Crisis de la deuda soberana europea

Un nuevo estudio por parte de Fitch en el que afirma que la crisis de la deuda soberana en Europa afecta a la perspectiva global del crédito y que esta afirmación se base en el débil crecimiento de la eurozona, las salidas de capital y los elevados costes de la deuda soberana.

Fitch Ratings afirma en su última revisión semestral mundial Soberano y el informe de Outlook que la crisis sistémica que envuelve la presión de la zona euro y la zona del euro a la baja sobre las calificaciones soberanas es poco probable que disminuya hasta que los líderes europeos articular una creíble y sustantiva hoja de ruta hacia una mayor integración fiscal, financiera y política.

Este deterior se observa en la degradación de España a BBB en perpectiva negativa, el descalabro de Grecia con la deuda en el grado de Bono Basura, CCC y en el posible contagio de Italia con A- y en perspectiva negativa.

En definitiva, la crisis soberana ha llevado a Fitch a degradar a 6 soberanos y 16 bajadas. Por otro lado, los países emergentes están enfrentando bastante bien las actual situación de la economía global y mantienen unos niveles de crecimiento razonable que hace que sus calificaciones se mantengan relativamente estables.

La conclusión de Fitch es sencilla, mientras los líderes europeos no tracen una hoja de ruta crible  y tome medidas "positivas" para estabilizar la situación, la crisis en la zonaeuro continuará y con ello el deterior de las economías de la Eurozona.

Nota de Prensa

La gravedad de la crisis de la deuda zona euro se intensificó de nuevo en Q212, con el debilitamiento de las perspectivas de crecimiento, la aceleración de las salidas de capital privado del sector de los llamados países periféricos, elevados rendimientos de los bonos soberanos y una creciente reacción que existe contra la política de austeridad.

La Cumbre de Líderes de la UE los días 28-29 de junio, es poco probable que para resolver la crisis, pero ofrece una oportunidad para tomar medidas positivas para estabilizar la situación. Una mayor claridad en el camino hacia una mayor unión fiscal, financiero y político que marcaría un hito importante hacia la eventual resolución de la crisis.

Ha habido un deterioro dramático en España (BBB / perspectiva negativa) la solvencia de este año, debido al aumento del costo de la recapitalización de los bancos, una recesión más profunda, revisiones al alza de los déficit fiscales y las metas, las proyecciones el aumento de la ratio de deuda pública y el endurecimiento de las condiciones de financiación . El tamaño de España y un posible contagio a Italia (Outlook A-/Negative) hace más de importancia sistémica de Grecia (CCC) y, más sintomático de los defectos de diseño fundamentales en la Unión Económica y Monetaria.

El riesgo a corto plazo de una salida griega del euro ha caído tras la victoria de Nueva Democracia en el segundo griego del año las elecciones parlamentarias y la formación de un nuevo gobierno que apoya el programa de la UE y el FMI. Sin embargo, la contracción económica continúa a buen ritmo y la posición de liquidez del país se está deteriorando, lo que subraya la urgencia de llegar a un acuerdo con la UE / FMI sobre el programa y la reanudación de los desembolsos. La austeridad fiscal y la reforma estructural dolorosa combinado con una fuerte oposición encabezada por Syriza significa riesgos políticos siguen siendo elevados.

La crisis afectó más fuerte en las calificaciones en el H112, como Fitch rebajó seis soberanos la zona del euro por un total de 16 cortes (12 con exclusión de Grecia). España se vio particularmente afectada por dos rebajas de varios escalones, teniendo su calificación a BBB. En marzo, Grecia estableció un récord de EUR199bn cesación de pagos, el primero por un país avanzado en la era moderna. En mayo, Fitch también rebajó el Japón, el segundo mayor deudor del mundo, a A + / Perspectiva Negativa. 12 los países avanzados están en perspectiva negativa y ninguna en perspectiva positiva.

Nuevos choques adversos se centraron en la zona del euro se están desacelerando la recuperación mundial, que está creando un telón de fondo más difícil para el crédito soberano. Fitch pronostica crecimiento del PIB mundial se desacelerará del 2,7% en 2011 a apenas 2,2% en 2012, pero luego quiso reafirmar a un 2,8% en 2013 y 3,1% en 2014. Los riesgos están sesgados a la baja, a pesar de menores precios del petróleo podrían ofrecer un respiro.

En general, los mercados emergentes (EM) las economías siguen mostrando capacidad de recuperación impresionante de las difíciles condiciones globales y superar a los llamados países avanzados. Sin embargo, varios de los grandes mercados emergentes, incluyendo China (A + / Estable), India (Outlook BBB-/Negative), Brasil (BBB / perspectiva estable) y Turquía (BB + / Estable Outlook), se enfrentan a una desaceleración del crecimiento y la política macroeconómica o el reequilibrio de los desafíos . La incertidumbre económica y financiera mundial y la posibilidad de fuertes impactos de relieve la importancia de las reservas fuertes en términos de los balances del gobierno, las finanzas externas, y los marcos de políticas sólidas para la EM perfiles de crédito soberano. Los principales productores de productos básicos con balances más débiles y los marcos de política que enfrentan las circunstancias más difíciles en el caso de una caída mayor y sostenido de los precios internacionales de productos básicos.

Impulso al alza en las calificaciones soberanas de EM se ha estancado. No ha habido mejoras EM soberanos en lo que va de 2012, después de unos 18 en 2011 y 13 en 2010. Sólo hubo dos bajadas (Hungría (BB + de Outlook / Negativo) y Egipto (B + / Negativa de Outlook)), pero perspectivas negativas superan a las positivas. El cambio en la dinámica global y refleja tanto nacionales riesgos económicos y políticos.
 
Top