Nada más amenazar con la rebaja de los países con riesgo de contagio de la crisis griega si los resultados de las elecciones en Grecia no estaban de acuerdo con las expectativas de los mercados, Fitch no ha esperado y degradado en tres escalones a España hasta BBB.

Los elementos que aduce la agencia calificadora son el costoso y complejo ajuste que requiere el sistema bancario español,  estimado un conse que variaría entre los €60.000M y €100.000M. Lo que equivale en porcentaje respecto al PIB de entre un 6% y un 9%

Un segundo elemento es el aumento de la deuda con una proyección en el año 2013 del 82%, llegando según sus estimaciones a un máximo en el 2015 del 95%.


Nota de prensa

Fitch Ratings ha rebajado a largo plazo en moneda extranjera y local de España en moneda Issuer Default Rating (IDR) a 'BBB' desde 'A'. El IDR a corto plazo también se ha rebajado a 'F2' desde 'F1'. La perspectiva de las IDR a largo plazo es negativa. Fitch ha afirmado al mismo tiempo el espacio común Euro Techo País de España en 'AAA'.

La rebaja de las calificaciones soberanas de España por tres escalones refleja los siguientes factores:

- La probable costo fiscal de la reestructuración y recapitalización del sector bancario español se estima por parte de Fitch para estar cerca de EUR60bn (6% del PIB) y tan alto como EUR100bn (9% del PIB) en un escenario de estrés más severo en comparación con el anterior, Fitch de referencia estimado de alrededor de EUR30bn (3% del PIB);

- La deuda bruta del gobierno general (GGGD) se proyecta por parte de Fitch a pico en el 95% del PIB en 2015, suponiendo una recapitalización de los bancos EUR60bn, respecto a las previsiones de Fitch a principios del año de 82% a finales de 2013;

- España se prevé que seguirá en recesión durante el resto de este año y el 2013 en comparación con la expectativa anterior de Fitch de que la economía se beneficiaría de una leve recuperación en 2013;

- Alto nivel de España de la deuda externa ha tornado especialmente vulnerables al contagio de la crisis actual en Grecia, y

- La gran flexibilidad de reducción de la financiación del gobierno español está limitando su capacidad para intervenir decisivamente en la reestructuración del sector bancario y ha aumentado la probabilidad de apoyo financiero externo.

La rebaja sigue una serie de medidas adoptadas recientemente por parte de Fitch:

- Los posibles costos fiscales de la reestructuración y recapitalización de los bancos españoles iniciaron en mayo (véase "Fitch: la reforma bancaria española requerirá la asistencia del Estado en www.fitchratings.com);

- Perspectivas de la economía española a la luz del último episodio de la crisis de la eurozona sistémico desencadenado por el resultado concluyente 06 de mayo griega las elecciones generales;

- El crédito y la financiación de perfil de los gobiernos regionales (ver 'Fitch rebaja calificación de 8 comunidades autónomas españolas; Perspectiva Negativa ", de 31 de mayo a las www.fitchratings.com), y

- El panorama general de las finanzas públicas tras el anuncio el 18 de mayo de una segunda revisión al alza en el déficit público en 2011 al 8,9% del PIB, frente al 8% estimado por Fitch en su última revisión de España en enero.

La dramática erosión del perfil de la deuda soberana de España y las calificaciones en el último año, en parte, refleja errores de política cometidos en el ámbito europeo que, en opinión de Fitch han agravado los desafíos económicos y financieros que enfrenta España, ya que tiene como objetivo reequilibrar y reestructurar la economía. La intensificación de la crisis de la eurozona en el segundo semestre del año pasado empujó la región y de España en la recesión, lo que agrava las preocupaciones sobre la solvencia soberana y bancaria. La ausencia de una visión creíble de una UEM reformado y 'firewall' financiera ha hecho que España y otros de los llamados países periféricos vulnerables a la fuga de capitales y socavar su acceso a financiamiento fiscal asequible. España ha sido especialmente vulnerables a un empeoramiento de la crisis de la eurozona debido al alto nivel de endeudamiento externo neto (alrededor del 90% del PIB) y la frágil confianza en su capacidad para aplicar la consolidación fiscal y la reestructuración bancaria en el momento oportuno.

Situación de España de grado de inversión sigue siendo el apoyo de una economía relativamente de alto valor añadido y diversa, así como la estabilidad política y social a pesar de un desempleo muy elevado. Competitividad y desempeño de las exportaciones están mejorando y la balanza comercial de bienes y servicios se espera que registre un superávit este año. La calificación también está respaldada por el compromiso del Gobierno español de una amplia reforma estructural para mejorar la eficiencia de los servicios públicos y fortalecer el marco presupuestario y fiscal, mejorar la flexibilidad del mercado laboral, y fomentar la competitividad y el potencial de crecimiento de la economía. Por otra parte, asegurar la sostenibilidad de la deuda pública está al alcance si el gobierno tiene éxito en la reducción de su déficit presupuestario al 3% del PIB en 2014 y en vista del potencial de crecimiento de la economía a largo plazo de entre el 1,5% y el 2% o más si la reforma estructural programa sigue siendo perseguido.

La calificación de España de grado de inversión se basa en la UEM se mantiene intacta y el juicio de Fitch de que el BCE, EFSF / ESM, y el FMI, que, in extremis, proporcionar apoyo financiero para evitar una crisis de financiamiento fiscal. Por otra parte, la calificación de España 'BBB' incorpora la expectativa de Fitch de que España va a asegurar el apoyo financiero de sus socios europeos para la reestructuración y recapitalización del sector bancario español, aunque no necesariamente una política de pleno derecho-condicional programa de financiamiento externo.

FINANZAS PÚBLICAS 
Desde el pasado mes de revisión formal de Fitch de la calificación soberana de España en enero, el resultado de la ejecución de 2011 para el déficit público en dos ocasiones ha sido revisado al alza a 8,9% desde el 8% del PIB. Los gobiernos locales y regionales representaron alrededor de dos tercios del exceso en relación con la meta de déficit de presupuesto de 2011 del 6% y siguen siendo una fuente de riesgo fiscal. Fitch rebajó recientemente, ocho gobiernos regionales a la luz del aumento esperado en el endeudamiento regional y empeoramiento del entorno económico y financiero.

La liquidación de los atrasos pendientes de pago efectuados por las administraciones subnacionales y otras operaciones 'excepcionales', aumentará GGGD por el 5,5% del PIB en 2012. Fitch espera que la recapitalización de los bancos se sumará otro 6% del PIB a la deuda pública durante 2012 y 2013. Combinada con unas perspectivas empeoraron para la economía y el aumento de los pagos de intereses, GGGD / PIB se proyecta por parte de Fitch a pico en un 95% en el 2015 frente a la proyección anterior de la agencia de un pico del 82% en 2013 (este último en términos generales corresponde a la corriente del gobierno las previsiones). Bajo un escenario en el que la recesión es más severa de lo esperado (-2,7% y -1,5% la contracción del PIB real en 2012 y 2013, respectivamente, en comparación con el -1,9% y -0,5% supone en las proyecciones de referencia de Fitch), la reducción del déficit menos rápido (3 % de déficit presupuestario primario en el 2013 frente al 1,4% asumido en la línea de base) y los gastos bancarios recapitulación son más altos (9% del PIB en lugar del 6%), la deuda pública alcanzaría su máximo por encima del 100% del PIB en 2014. Sin embargo, aún bajo este escenario negativo, la deuda pública se estabilice que refleja el análisis de Fitch y de la sentencia que la sostenibilidad de la deuda pública está a nuestro alcance, aunque a un alto nivel de endeudamiento que ofrece un espacio fiscal muy limitado para absorber shocks negativos más.

El gobierno español se espera mantener el acceso a la financiación del mercado para fines fiscales, aunque a un costo elevado. Resolución de la crisis bancaria, el progreso en la reducción del déficit y en curso de reforma estructural junto con los pasos a nivel de la política europea hacia la resolución de la crisis sistémica zona euro apoyaría la normalización de los costes de financiación y aumentar la confianza en la sostenibilidad de la deuda pública.

Costos fiscales de la reestructuración bancaria 
Fitch inició una revisión en mayo de su evaluación previa de que la recapitalización de la banca española incurriría en un costo fiscal de alrededor de EUR30bn (3% del PIB). El 25 de mayo, se anunció que Bankia / BFA se enfrenta a un déficit de capital EUR19bn. Fitch espera ahora que el costo fiscal de la reestructuración bancaria y recapitalización para estar en el rango de EUR50bn de EUR60bn y en un escenario de estrés negativo, el costo podría ascender a EUR90bn-EUR100bn. Una descripción detallada del análisis de Fitch de las potenciales necesidades de capital del sistema bancario español se expone en un comentario acompañante, "Fitch: Nuevo Caso Base Indica bancos españoles Necesitas EUR50bn EUR60bn de Capital".

Fitch espera que España para asegurar el apoyo financiero externo para la recapitalización de los bancos medianos y cajas de ahorro que ayuden a restaurar la confianza en el sector bancario en su conjunto. El núcleo del sistema - Santander, BBVA y La Caixa - no se requiere asistencia en el cumplimiento de aprovisionamiento más estrictas y requisitos de capital y apuntalar la confianza de Fitch de que los costos fiscales de la reestructuración del sector bancario siguen siendo manejables desde una perspectiva de la deuda soberana y la calificación.

El recurso a la financiación externa para la recapitalización de los bancos pone de relieve la flexibilidad financiera limitada del soberano para responder a shocks adversos. No obstante, asegurando bajo costo y la financiación de larga duración de los socios europeos para ayudar en la reestructuración del sector bancario español es coherente con la actual calificación soberana de España. Si es eficaz en la restauración de la confianza en el sector bancario y aliviar la carga fiscal de la reestructuración, tal apoyo sería de crédito positivo.

Perspectiva Negativa 
La perspectiva de las calificaciones soberanas de España sigue siendo negativa, lo que indica un mayor riesgo de rebajas adicionales. La perspectiva negativa refleja principalmente los riesgos asociados con un empeoramiento de la crisis de la eurozona, en particular, el contagio de la actual crisis griega (véase "Fitch: Re-Run elecciones sería crítica para Grecia, la zona del euro", de fecha 11 de mayo a las www.fitchratings. com). Calificaciones soberanas de España a 'BBB' son robustos a un mayor deterioro de las perspectivas económicas y fiscales y un poco mayor que el costo esperado fiscal de la reestructuración bancaria, así como a la recepción de temporal de apoyo financiero externo para la recapitalización bancaria. Sin embargo, el alto nivel de España de la deuda externa y la debilidad económica prolongada, ya que deleverages y reequilibra no la hacen vulnerable a los negativos impactos económicos y financieros. Una pérdida de acceso al mercado de la financiación presupuestaria y la consiguiente dependencia de la política exterior-condicionada la ayuda financiera que pedirá una nueva revisión de las calificaciones soberanas de España.

Acuerdo sobre las reformas de la zona del euro que puedan fortalecer la confianza en la viabilidad a largo plazo de la unión monetaria y las medidas para aliviar las fuertes tensiones financieras y económicas evidentes en la actualidad en toda la región sirvan de apoyo a la estabilización de las calificaciones soberanas de España. Junto con el éxito del ajuste de la economía española, apoyada por la actual reforma estructural que mejora la competitividad y el crecimiento potencial de presión, al alza en las calificaciones soberanas de España podría surgir en el mediano plazo.
 
Top