Crisis Grecia


Parece evidente que la presión sobre Grecia no va a disminuir al menos hasta que se produzcan las elecciones y dependiendo del resultado, puede aumentar o disminuir.

Fitch analiza la repercusión sobre los bancos de la zona euro a una posible salida de Grecia de la Unión Europea y mantiene que la exposición real sobre los activos de los bancos europeos es muy limitada exceptuando a los propios bancos griegos y por influencia a los chipriotas.

Parece que el mayor temor de Fitch es que el próximo fin de semana ganen las elecciones los partidos contrarios a los acuerdos con la Troika comunitaria y estos hace que si bien el efecto sobre los activos son limitado como ya se ha dicho, esto no es igual para el conjunto economía europea que sufriría un aumento de stress y  como consecuencia de ello esta sobrepresión repercutiría sobre la banca Europea.

Personalmente me resulta curioso que aquellos países que han cumplido con las exigencias de la Troika, como son Irlanda y Portugal sean los primeros países que queden expuestos al contagio griego volviendo a necesitar nuevas lineas de crédito de contención para evitar la caída de sus receptivos sistemas financieros.

Y esto me lleva a una pregunta ¿la ayuda que recibirá España supondrá una mayor exposición de contagio a Grecia? Desde luego si seguimos la lógica de Fitch sería muy probable.

La primera consecuencia de la salida de Grecia de la Unión Europea según Fitch sería el contagio de Irlanda y Portugal creando la necesidad de implementar lineas de crédito por parte de la Unió Europea similares a la de España.

Nota de Prensa 

En un nuevo informe, Fitch Ratings afirma que una hipotética salida griega habría limitado directa repercusión transfronteriza en los países vecinos. Mientras que los bancos griegos y chipriotas se vería seriamente expuesta, el impacto directo en la mayoría de los otros bancos de la eurozona sería modesto. De éstos, los bancos con filiales o sucursales en Grecia serían los más afectados, y el impacto que enfrentan dependerá de la medida en que ellos están financiando activos griegos transfronterizos.

Sin embargo, Fitch cree que el impacto indirecto de una reconversión monetaria griega sobre los bancos en toda la zona del euro podrían ser graves, sobre todo en los países del programa, así como España e Italia. Una respuesta firme por parte de los políticos estarían obligados a prevenir el contagio, y Fitch esperaría que una fuerte declaración pública de compromiso por parte de los funcionarios del BCE y la eurozona para proporcionar apoyo, si es necesario. Por otra parte, esta declaración tendría que estar respaldada por las acciones de política específicas. La voluntad de ampliar una línea de crédito EUR100bn a España para respaldar a sus bancos es una señal clara de la voluntad de las autoridades para hacer lo que sea necesario.

Mientras que una salida griega no es el escenario base de Fitch caso, una segunda elección griega el 17 de junio y la posibilidad creciente de que un populista, anti-austeridad partido llegó al poder ha aumentado los riesgos para algunos bancos. Fitch Ratings de Issuer Default (IDR) en los cinco bancos griegos a los que clasifica ahora están todos en 'CCC'. Valoraciones de los bancos de viabilidad (VRS), que dejan de salir potencial de un apoyo extraordinario, son todos a la 'f'. La redenominación de la moneda y la conversión de depósitos y otros pasivos se considera un intercambio de deuda en dificultades (DDE) para los bancos griegos bajo los criterios de Fitch, ya que esto sería una moneda notoriamente devaluada. Reconversión también daría lugar a la escalada de los préstamos deteriorados de estas instituciones, mientras que se ejecuta de depósito previo a la congelación forzadas y la pérdida de liquidez del BCE afectaría la financiación.

Después de los bancos griegos, los bancos chipriotas están más expuestos a la reconversión griega corre el riesgo debido a su exposición directa a los préstamos griegos y para la economía griega a través de sus grandes redes de sucursales en el país. Los exámenes a fondo de los tres bancos calificados en Chipre son 'BB +' y en Rating Watch Negativo (RWN), mientras que VRS son 'B-' / RWN mejor de los casos.

Fitch cree que el impacto en la calificación IDR de los bancos en el resto de la zona del euro dependerá de la eficacia de la respuesta política. Los bancos en Portugal e Irlanda son más vulnerables a los riesgos de contagio ya que estas naciones podría ser percibido "siguiente en la línea" para una salida del euro. Si la respuesta política de la UE no logra controlar los riesgos de contagio y si las corridas bancarias y la fuga de capitales se convirtiera en una realidad, los bancos de estos países sería bajo un estrés severo. La línea de crédito EUR100bn se extendió a España para apoyar a sus bancos deberían ayudar a reducir algunos de los que el contagio no.

Los bancos en los países de la eurozona más fuertes bajo la presión de la mayoría de calificación de una salida griega serían los más débiles con los perfiles de financiación y el más alto de exposición directa a los países periféricos.
 
Top