Fitch Ratings



Fitch que publicó hace pocos días, en concreto el 7 de junio, la rebaja de la deuda soberana española a BBB, en la jornada de hoy publica una nota de prensa sobre las implicaciones sobre el rescate a la banca española en la calificación soberana.

Estas repercusiones supondrán para España alcanzar la previsión de Ficht del 95% del PIB  la deuda en 2015, hacerlo de forma inmediata si utiliza fondos por valor de €60.000M y su utilizará los 100.000€, la deuda estatal superaría el 100% del PIB. Es conveniente recordar que en el año 2011, la deuda del estado español era del 68% del PIB.

Fitch considera que si la medida de refinanciación puede ser positiva siempre y cuando sea suficientemente para  restaurar la confianza del sector bancario español y permita aliviar la carga fiscal de la reestructuración. 

En la otra cara de la moneda Fitch remarca la capacidad limitada de España para hacer frente a la recapitalización de su propia banca y la necesidad de la misma de acudir a financiación externa. Y la también limitada capacidad de España frente a los sochks adversos.Aunque concluye que la petición de ayuda a la Unión Europea de España esta en linea con la rebaja de calificación sufrida el pasado día 7 de junio.

Lo que no termina de contar Fitch es que sucedería si los bancos no pudiesen pagar. Siguiendo su propia lógica y admitiendo que España es incapaz de hacer frente a la financiación de la banca española, España entraría en una especie de quiebra estatal con una deuda similar a la de Japón (120% PIB) pero sin sus bajos tipos de interés y con unas cifras de paro insostenibles.

Mi pregunta es sencilla ¿no sería más fácil vender España a Alemania y dejar de sufrir  esta lenta agonía? Ahora los bancos españoles ya no dependen de España, sino que España depende totalmente de los bancos.

Las consecuencias de este préstamos son difíciles de cuantificar si la banca falla en sus pagos, pero como mínimo la soberanía española quedaría reducida a su mínima expresión, algo formal y otros tomarían las decisiones por nosotros, en definitiva nos volveríamos una colonia de los prestamistas.

Tras este alegre futuro de España y los españoles, el comunicado de prensa de Fitch

Fitch considera que los €100.000M para la  recapitalización de los bancos españoles cubre un colapso del mercado de la vivienda a la par con la que se observa en Irlanda y se encuentra en el extremo de las estimaciones de la tensión de Fitch Ratings. Se estimó que el capital requerido para los bancos españoles fue de aproximadamente EUR60bn cuando rebajó la soberana española a 'BBB' / negativo la semana pasada.

Fitch estima que las pérdidas en las carteras de préstamos de los bancos españoles nacionales podría EUR230bn bajo su escenario base y EUR295bn en un caso de estilo irlandés, en un informe la semana pasada. Esto se basa en una cartera de préstamos total de €1.783bn al cierre del ejercicio 2011 según lo informado por el Banco de España y EUR88bn de bienes adjudicados.

En ambos casos, las estimaciones de Fitch se basan en la cantidad de capital necesario para llegar a un común patrimonio a activos totales relación de 6,5% a finales de 2011. Esto es equivalente a un capital-riesgo ponderado de activos secundarios proporción de 10%, una vez que hizo hincapié en las pérdidas, netas de impuestos y los actuales reservas para pérdidas por préstamos, se deducirá del patrimonio. El patrimonio incluye obligaciones convertibles y de los fondos del FROB €150.000M ya inyectados.

De las pérdidas totales estimadas, EUR160bn (caso base) y EUR187bn (caso de Irlanda), está relacionada con el sector inmobiliario y de construcción, e incluye la propiedad embargada. Un EUR20bn más allá y EUR40bn, respectivamente, está relacionado con los préstamos residenciales (principalmente hipotecas) para los individuos. Morosidad de la cartera de crédito interno se situó en el EUR140bn a fines del 2011 en comparación con EUR32bn a finales de 2010.

Si España utiliza EUR60bn del fondo de rescate, la deuda del gobierno general (GGGD) en una trayectoria de máximo el 95% del PIB en 2015. El recurso a la financiación externa para la recapitalización de los bancos pone de relieve la flexibilidad financiera limitada del soberano para responder a shocks adversos. Sin embargo, la obtención de fondos de bajo costo y larga duración de los socios europeos para ayudar en la reestructuración del sector bancario español es coherente con la actual calificación soberana de España. Si es eficaz en la restauración de la confianza en el sector bancario y aliviar la carga fiscal de la reestructuración, tal apoyo sería de crédito positivo.
 
Top