Bandera de Chipre


Esta revisión a la baja de Fitch es fruto de la inevitable sobreexposición de los los bancos chipriotas a la economía griega. Esta exposición con el aumento del riesgo ha llevado a Fitch a rebajar a Chipre desde BBB- a BB+.

Este riesgo de los grandes bancos chipriotas supone la necesidad de obtener una financiación extra para poder mantener la necesaria liquidez del sistema financiero. Este es el caso del Banco Popular de Chipre, esta entidad necesitaría €1.800M, el equivalente al 10% del PIB. 

Pero esta necesidad de financiación puede no reducirse únicamente al Banco Popular de Chipre y alcanzar a las otras dos grandes entidades del país, Banco de Chipre y Banco Helénico que según Fitch podrían necesitar unos €4.000M, equivalente al 23% del PIB de Chipre.

Estas necesidades de liquidez parecen complicadas de resolverse en el mercado privado, por lo que el Estado chipriota tendría que inyectar este dinero con las consiguientes consecuencias para las cuentas públicas. Estas consecuencias serian las ya conocidas en otros países de la zona euro y supondrían recortes con el fin de poder controlar el déficit público que en estos momentos se provee que llegará al 3,9%, gasto superior al previsto del 3%.

Todos estos elementos expuesto anteriormente hacen que Fitch establezca una perspectiva negativa que puede ser modificada en función de como se enfrente los retos internos de financiación de la banca o control del gastos público y de elementos externos como el desarrollo de la crisis griega.

Nota de prensa

Fitch Ratings ha rebajado la República de largo plazo de Chipre Default Rating en moneda extranjera y local de emisor (IDR) a 'BB +' desde 'BBB-'. El IDR a corto plazo también se ha rebajado a 'B' desde 'F3'. La perspectiva de las IDR a largo plazo es negativa. Fitch ha afirmado al mismo tiempo el techo de país de la eurozona para Chipre en 'AAA'.

La rebaja de las calificaciones soberanas en Chipre refleja un aumento sustancial en la cantidad de capital Fitch asume que los bancos chipriotas se requieren en comparación con su estimación anterior en el momento de la última revisión formal de las calificaciones soberanas de Chipre en enero de 2012. Esto se debe principalmente a la empresa griega y la exposición a los hogares de los tres mayores bancos, el Banco de Chipre, Chipre Banco Popular (CEC) y el Banco Helénico y, en menor grado el deterioro esperado en su calidad de activos nacionales.

APOYO SECTOR BANCARIO 
Además de la EUR1.8bn (10% del PIB) se requiere para Chipre Banco Popular ('BB +' / Rating Watch Negative), Fitch evalúa que los bancos chipriotas se requieren inyecciones más importantes de capital, potencialmente hasta EUR4bn (23 % del PIB). Mientras que la mayor parte del aumento de las pérdidas se asocia con exposición de los bancos chipriotas griego, el no informó tasa de morosidad de los préstamos nacionales chipriotas también ha aumentado notablemente durante el último año, como la economía chipriota se ha contraído y el desempleo ha aumentado. Aun suponiendo que Grecia se mantiene en la zona euro, los bancos chipriotas tendrán que soportar importantes pérdidas de préstamos adicionales a la economía griega sigue contrayéndose a medio plazo, así como la degradación de la calidad de bienes nacionales.

Fitch reconoce que sus estimaciones de las pérdidas y las necesidades de capital de los bancos chipriotas están sujetas a una considerable incertidumbre y son conservadores. Sin embargo, a juicio de Fitch, los bancos chipriotas se requieren importantes inyecciones de capital con el fin de asegurar la confianza en su viabilidad financiera. Los jueces de Fitch de que el margen para la captación de capitales del sector privado es limitada y por lo tanto se supone que la capital tendrá que ser proporcionada por el gobierno. Con el costo fiscal de apoyo a los bancos posiblemente tan alto como EUR6bn, la deuda de las administraciones públicas es probable que supere el 100% del PIB, frente al pronóstico anterior de la agencia del 88%.

RENDIMIENTO fiscales y de financiamiento 

El presupuesto no ha llegado a las expectativas del gobierno en el primer semestre de 2012. A pesar de las medidas correctivas es probable que se presentó, el ​​funcionario de déficit / PIB objetivo del 3% es probable que se pierda y se prevé por parte de Fitch para llegar a 3,9% del PIB. Sin embargo, el ajuste fiscal necesario para estabilizar la deuda pública como porcentaje del PIB es relativamente moderada a varios pares europeos. Dicho esto, la reforma fiscal significativa se requiere para absorber los costos económicos y financieros de un envejecimiento de la población y como parte de un esfuerzo más amplio de reformas estructurales necesarias para mejorar la productividad y la competitividad internacional,

Los analistas de Fitch el riesgo de liquidez a corto plazo que enfrenta el soberano a ser baja. Vencimientos de los bonos son moderados en 2012 y 2013 y el financiamiento fiscal es seguro para el resto de 2012. En 2013 el gobierno tiene EUR2.25bn de necesidades de refinanciamiento, incluyendo un rescate EMTN EUR1.5bn en julio de 2013. Fitch espera que Chipre para asegurar un préstamo bilateral, probablemente de la Federación de Rusia ('BBB' / Estable), que será suficiente para cubrir el requerimiento bruto de financiación presupuestaria hasta finales de 2013. Sin embargo, la agencia también espera que Chipre tendrá que obtener un préstamo de la EFSF / ESM para financiar la recapitalización más amplio del sector bancario. La falta de acceso a los mercados de financiación a largo plazo económico pone de relieve la flexibilidad financiera limitada del soberano para responder a shocks adversos.

Las perspectivas económicas a corto y medio plazo de Chipre es débil. Fitch espera que la economía se estanque este año y el próximo y, posteriormente, para recuperar sólo lentamente a medida que los desequilibrios macroeconómicos relajarse y persisten los vientos en contra de las crisis en curso la zona del euro y el griego. Sin embargo, como estos desequilibrios se resuelvan, Fitch espera que los fundamentos subyacentes de la economía para apoyar la reanudación del crecimiento económico en el mediano plazo. Combinado con el costo de los intereses sigue siendo eficaz y moderada en el supuesto de que el gobierno reduce el déficit presupuestario por debajo del 3% del PIB en 2013 y más allá, la sostenibilidad de la deuda pública está al alcance.

Perspectiva Negativa 

La perspectiva de Chipre sigue siendo negativa, lo que indica un mayor riesgo de rebajas adicionales. La perspectiva negativa refleja principalmente los riesgos asociados con un empeoramiento de la crisis de la eurozona, el contagio sobre todo lejos de Grecia.

En el caso de una salida griega de la eurozona, Fitch revisará las calificaciones soberanas de Chipre. En un escenario de estrés, las estimaciones preliminares de Fitch son que los bancos chipriotas podría requerir de capital significativamente mayor de lo que actualmente incorporado en las calificaciones soberanas de Chipre 'BB +'. Sin embargo, Fitch también reconoce que podría haber margen para que la soberana para limitar la responsabilidad derivada de los bancos en este escenario. Sin embargo, la incertidumbre que rodea a las perspectivas de Grecia es un factor material negativo en la calificación y perspectivas de Chipre. El progreso en la reducción del déficit, la recapitalización del sector bancario y la reforma para hacer frente a desafíos a medio plazo derivados de una población que envejece y el crecimiento de baja productividad se apoyo a la estabilización de la clasificación. Combinado con una resolución de la crisis de la eurozona, los fundamentos subyacentes de Chipre sería reafirmarse y apoyar el retorno a grado de inversión.
 
Top