Mercados Financieros

Los mercados financieros asiáticos han rebotado en la jornada de hoy acogiéndose a los buenos resultados de Apple que permitieron el cierre en positivo del Nasdaq.

El Nikkei cerró con unas ganancias del 1,12% y exactamente con la misma subida cerró el ASX, mientras que el Kospi cerró plano con un 0,12% y el Sensex moderó el movimiento positivo de la jornada de ayer cerrando con una subida del  0,48%.

Los mercados financieros asiáticos parecen no haberse hecho eco de la disminución de la balanza comercial japonesa que ha sido negativa, ni la reducción del crecimiento mundial por parte del FMI. Esta reducción en el crecimiento afecta a las economías asiáticas más potentes.

Las previsiones de crecimiento de China se han revisado a la baja en 0,8% quedando la cifra de crecimiento del 8,2%, la de la India reduce un 0,4% quedando en el 7% y Japón reduce en el 2.102 su crecimiento hasta el 1,7% un 0,6%.

También ayudó a este clima de alegría compradora la estabilidad del IPC en el 3,1%,  por parte de Australia, los analistas esperaban un aumento del 0,2% hasta el 3,3%. Esta estabilidad de la inflación posiblemente permita la bajada de los tipos de interés del RBA en el corto plazo y con ello una inyección de liquidez en la econmía.

Otros dos elementos que han influido en esta visión alcista de los mercados financieros asiáticos han sido la mayor transparencia sobre la perspectiva de los tipos de interés anunciada por parte de la FED. El conocimiento de las previsiones sobre tipos de la FED proporcionará un conocimiento adicional a los mercados, no sólo sobre la economía norteamericana, sino sobre el estado general de la economía mundial.

El otro elemento fue la suave bajada del yen frente al dólar que permito relajarse al mercado japonés.

No queriendo ser negativo, pero sigo manteniendo mi perspectiva negativa sobre los mercados financieros asiáticos a lo largo del 2012. Las razones son múltiples y la primera de ellas es que aún no se han sentido de manera completa las consecuencias de la crisis de la deuda soberana europea, tan sólo han llegado las primeras olas reflejadas en la disminución de las exportaciones, pero estamos pendientes de las consecuencias más graves.

Sin ir más lejos ya se está hablando de la necesidad de un segundo rescate a Portugal, al mismo tiempo la quita griega no termina y los gobierno europeos siguen sin tomar las medidas pertinentes para contener la crisis de la deuda soberana.

Un segundo elemento que resulta inquietante es la promesa de Obama de reducir los impuestos a las empresas que estén en el exterior, o exporten y reviertan sus beneficios a Estados Unidos. Esta medida puede tener consecuencias muy importantes en toda Asia ya que promueve la vuelta a casa de empresas afincadas en China, India, etc. Este proceso que ya ha comenzado a consecuencia del aumento de los costes de producción en dichos países no ha sido lo suficientemente estudiado y creo que supondrá un cambio profundo en las economías asiáticas que perderán una importante aportación de capital al mismo tiempo que verán una reducción en las exportaciones.

El fenómeno descrito en el párrafo anterior estoy seguro que cuando se evidencia llenará muchas columnas de sesudos analistas intentado explicarlo.

Otro elemento preocupante es la situación de déficit de los estados asiáticos. Hoy mismo el Banco Central de India ha avisado del desequilibrio fiscal de las cuentas del estado, advirtiendo que no se cumplirá el objetivo de déficit del 4,6% y esto sería un serio inconveniente en los planes de estímulo económico del gobierno de la India.

Esta situación de aumento del déficit y del endeudamiento público no es exclusiva de la India, Japón es el país más endeudado del mundo y en China los gobierno locales, que no el central, mantienen unos niveles de endeudamiento casi imposibles de mantener.

En la apertura de mañana veremos unos mercados financieros asiáticos en negativo impulsados por el cierre en negativo de Europa y probablemente de Estados Unidos por lo que es muy probable que veamos una recogida de benéficos en la jornada de mañana excepto que como acorriera ayer surgirá algún dato que cambiara este ánimo y se volviera a la senda de las compras, peo no lo creo.


 
Top