Año chino del dragón 2012

El primer día del nuevo año chino no parece haber animado a las compras en los mercados financieros asiáticos, más aun se nota el cierre de los mercados financieros chinos por vacaciones.

La realidad es que los mercados que se mantienen abiertos han cerrado en plano. Por mercados el Nikkei perdió un -0,01%, el ASX tuvo unas pérdidas algo mayores, un -0,34% y el Sensex mantuvo unas ganancias del 0,08%.

Parece claro que los mercados financieros están a la espera de un acuerdo por parte de los prestamistas con Grecia, en este sentido fue frustrante la ruptura de negociaciones el domingo y que después de tanto tiempo no se haya llegado a cerrar el descuento del 50%.

El gobierno griego parece haber optado por dilatar las negociaciones con el fin de obtener descuentos superiores al 70%. Esta manera de estirar la cuerda sólo puede llevar a una nueva situación crítica del país heleno, obligando a la Unión europea a plantear la salida de Grecia del euro.

Aunque a primera vista esta solución podría parecer extrema, tiene múltiples ventajas. Permitiría a la Unión Europea cerrar el continuo gasto para sostener a la economía griega y limitar las ayudas al país heleno, permitiendo destinar los fondos a problemas más acuciantes como son la estabilidad de España e Italia.

Como ha sucedido en otras ocasiones la directora gerente del FMI avisa a los países europeos de la urgente necesidad de aumentar el tamaño del EFSF u del ESM y de la necesidad acuciante de que Europa sea capaz de tomar decisiones de forma conjunta y coordinada con el fin de evitar un contagio mundial que llegue a la economía a una situación similar a la cris de 1.929.

La respuesta europea no se ha hecho esperar y Alemania ha votado en contra del aumento de las aportaciones a los fondos de rescate. Como se puede ver nos encontramos ante unos dirigentes europeos que no sólo no son capaces de crear un cortafuegos para evitar la propagación de la crisis de la deuda soberana, sino que además se dedican a poner impedimentos a medidas que pudieran ser eficaces en la lucha contra la crisis de la deuda. Al fina y como casi siempre terminan primando los interesases locales y miserables, frente a bien común.

Esta falta de acuerdo en Europa se continuará reflejando en la reducción de las exportaciones en los países de Asia y por ello en una reducción del crecimiento.

Nuevamente cito a Lagarde directora gerente del FMI que recomienda a economías como la China que cambie su política económica centrada en las exportaciones y comience a priorizar el mercado interno.

Este punto de vista sobre la importancia de estimular el consumo interno lo he defendido en numerosos artículos que he publicado en este blog. Sólo debemos ver el pesao de la demanda interna en los países desarrollados para comprender su importancia y la enorme capacidad de creación de riqueza que tiene.

Un consumo interno en crecimiento permite al país disminuir su dependencia del exterior y absorber los vaivenes cíclicos de los mercados internacionales.

Además mejora el empleo y el nivel económico de un mayor número de ciudadanos permitiendo una mejor distribución de la riqueza, implementando la creación de una clase media solvente.  

Por ejemplo, Australia está creciendo gracias a sus exportaciones de minerales a China, pero el resto de los sectores están en recesión y esta recesión produce una reducción de la demanda interna.

Supongamos que estalla la burbuja inmobiliaria china, lo cual  no es improbable, la consecuencia directa sobre Australia es que sus exportaciones de mineral descenderían drásticamente y pasaría de crecimiento a  de recesión ya que el único factor de contención de esta pérdida de exportaciones sería la demanda interna pero esta es muy débil y no podría soportar este golpe.

Por continuar con China, debería aumentar su demanda interna del actual 35% del PIB a más el 50% para minimizar las consecuencias de la crisis de la deuda soberana  sobre su economía y porque no decirlo, para evitar el estallido de la burbuja inmobiliaria que podría llevar a gigante asiático a crecimientos del 5%.

La tarea que se presenta para la mayoría de la economías de Asia es compleja pues necesitará una sabia, mezcla entre estimulación de la economía y el consumo por un lado y el control de la inflación por el otro

Un ejemplo de falta de visión, es el del gobierno de la India: La economía de ese país vive a agobiada por la falta de liquidez, la constante subida de la rupia respecto a al dólar y un gran número de empresas que pidieron créditos en dólares y que en la actualidad  cumplen con dificultades el pago de dichos créditos. En esta situación el RBI ha decidido mantener los tipos de interés aun cuando la inflación ha disminuido al 7,47% desde el 9,11% del mes anterior. Medidas como esta hacen que la liquidez siga disminuyendo y que el acceso al crédito sea cada vez más difícil por lo que la final repercutirá sobre el crecimiento. De hecho la cifra del crecimiento previsto rondaba el 9% y en estos momentos ya se podría pronosticar que el crecimiento será menor y se quedará en el entorno del 7%.

Comienzo de la sesión en los mercados financieros norteamericanos en plano, lo cual no augura un buen cierre, ni una buena apertura de los mercados asáiticos.
 
Top