Mercados Financieros
El cierre en negativo de los mercados financieros asiáticos era previsible después de conocer la rebaja de calificación por parte de S&P al cierre del mercado norteamericano de la mayoría de los países de la Unión Europea y en especial, la pérdida de triple A de Francia.

Los mercados financieros asiático han sufrido un recorte medio del 1,3% , sufriendo el mayor recorte el mercado financiero chino, el Shanghái Composite perdió un -1,71%. El resto de los principales mercados también sufrieron pérdidas, el Nikkei perdió un 1,4% siendo las empresas exportadoras las más perjudicadas de la jornada ante una perspectiva de reducción de sus ventas a Europa.

El Hang  Seng se dejó un -1%, el ASX -1,16%, el Kospi un -0,9% y el Taiex un -1,1. La otra cara de la moneda ha sido el Sensex con un 0,22% de subida debido a la sorprendente cifra de inflación que hemos conocido hoy.

Resulta curioso que tras conocerse la recalificación europea tanto Chin, como Japón han intentado reducir el impacto sobre sus mercados. En el caso de Japón, el BOJ ha filtrado que de sus última revisión de las regiones japonesas, el número de regiones que o bien estaban desacelerando su crecimiento o que estaba parado han pasado de nueve a siete y según estas mismas fuentes la causa de mantenimiento de esta situación es la fortaleza del yen y la crisis de la deuda soberana europea.

Por otro lado Hideo Hayakawa, director del BOJ afirma que la crisis de la deuda europea aún no ha golpeado a la economía japonesa directamente. Mi pregunta es sencilla, ¿afecta, o no la crisis de la deuda soberana europea a la economía japonesa?

Creo que sí y que ya está comenzando a recibir directamente los efectos de la crisis. También lo creen los inversores que castigan continuamente aquellas compañías con más intereses en Europa. A su vez se hace patente esta disminución de las exportaciones tanto en los datos macroeconómicos, como en otros elementos indirectos. Recordemos que las dos compañías de transporte marítimo más importantes entre Europa y Asía han recortado la frecuencia de sus líneas por falta de mercancías.

Agradezco al funcionario del BOJ que ha dicho que la rebaja de siete regiones no supone un signo bajista de la economía japonesa y para demostrarlo nos regala el dato de los pedidos de maquinaria que crecieron un 5,6%. Este dato no es más que una gota de agua en un mar de malas cifras y ralentización económica.

Quizás el gobierno japonés tendría que ir preparándose para una drástica reducción de su crecimiento durante el 2.012 y comenzar a explicar las medidas que van a tomar para reducir el impacto de la crisis de la deuda soberana europea en Japón.

En el caso de China, el gobierno continua prometiendo una reforma en el mercado financiero que permita la entada de capitales extranjeros que compensen la pérdida de liquidez producida tanto por el temor a las repercusiones de la deuda soberana europea en China, como la salida de capital.

Estos dos acontecimientos no son lo únicos que se producen como consecuencia de la crisis europea. Otro hecho sin precedentes sobre el que no se ha hablado es la salida de fabricantes extranjeros de China. Se está comenzando a observar como fábricas que producen para empresas norteamericanas y algunas europeas están empezando a cerrar sus  puertas por la subida de los costes. Esta subida de costes ha hecho que los directivos de estas empresas decidan que a un precio similar prefieren abrir nuevamente su fábrica en su país de origen. Si bien de momento no es numeroso el número de empresas no sería de extrañar que a medida que las consecuencias de la crisis europea se hagan más evidentes, el número de empresas aumente y esto provoque un problema sobre las cifras de exportación chinas y por ello en dos elementos fundamentales para cualquier economía el empleo y el crecimiento.

El ctual rumbo de la economía mundial va exigir a los mandatarios un esfuerzo en la apertura económica a capitales extranjeros, un búsqueda de estándares internacionales en el sector de transacciones bancarias y una mayor flexibilidad de yuan con el fin de poder internacionalizarlo y permitirle realizar un mayor número de operaciones denominadas en yuanes.

Por último destacar la sorprendente disminución de la inflación en India que ha pasado al 7,5% en diciembre, mientras que en noviembre la cifra había sido del 9,1%. Este dato si bien sorprendente, no significa que se haya conseguido un control de los precios, sino que se han dado una serie de circunstancias estacionales, como la moderación de los productos básicos en el mercado mundial. En definitiva, los problemas de la India siguen siendo los mismos y necesitan de un estímulo por parte del Banco de la Reserva India y que este no está dispuesto hacer de momento.

Mi reflexión sobre la recalificación de la deuda europea aún no ha mostrado sus consecuencias y que veremos en los próximos días o semanas representados por los movimientos del EFSF y EMS, los cuales se verán necesariamente afectados y deberán utilizar nuevas formular con el fin de evitar la reducción de su calificación y como consecuencia de ello la perdida de apalancamiento.
 
Top