Mercados Financieros


En la última jornada de la semana los mercados financieros asiáticos en su conjunto han conseguido cerrar en positivo y la ganancia media de la sesión ha sido del 0,7%, aunque como siempre hay excepciones, en este caso el Shanghái Composite ha cerrado con un fuerte descenso del -1,34%. Esta bajada supone un efecto de montaña rusa del principio de semana donde el Shanghái Composite ayudó al alza del resto de los mercados, para al final cerrar en negativo en la última sesión. Esta bajada se puede explicar por el descenso significativo de las reservas de divisas de hecho es la primera disminución en diez años.

Cada día resulta más claro que los inversores están dejando de considerar a China como un lugar de inversión preferente y están deshaciendo posiciones en China. Si unimos este dato, a los ya conocidos del PMI, el descenso del IPC y la ralentización en el crecimiento, no parecen augurar un buen año para China.

Es probable que esta batería de datos negativos haga que Beijing adopta reformas tanto  en los tipos de interés, como en los coeficientes de reservas mucho antes de lo previsto. Pero aun cuando tome con mayor celeridad medidas de estímulo, el gobierno central tendrá que hacer frente a problemas que podrían desvirtuar la potencia de las medidas de estimulación. Me refiero al precio de los alimentos, el aumento de control sobre el negocio inmobiliario con el fin de evitar la desmedida especulación que ha habido hasta ahora y por último buscar por un lado ampliar la flexibilidad del yuan y controlar el nivel de endeudamiento de los gobiernos locales.

No puede haber estimulación de la economía si existen tensores que limitan el impacto de las medidas a tomar.

Por lo dicho anteriormente estoy en desacuerdo con el artículo de Michael A. Gayed, quien mantiene que la economía China volverá al crecimiento en niveles de dos dígitos. Para ello compara la tímida recuperación de la economía norteamericana y la mejora del sector inmobiliario.

Sinceramente creo que no son casos comparables los de Estados Unidos y China. En China aún no ha estallado la crisis inmobiliaria, en Estados Unidos si y lo niveles de crecimiento son distintos, además de haber diferencias importantes en cuanto a los problemas locales. Por ejemplo los niveles de inflación chinos han sido muy superiores a los norteamericanos y en estos momentos aún no existe un control adecuado de la inflación, donde los alimentos y si se sobre estimular el sector inmobiliario dispararían nuevamente los niveles de inflación.

Creo que no sólo China no relanzará su economía a lo largo del 2.012, sin o que su cifra de crecimiento estará por debajo del 8% arrastrada por los efectos de la crisis de la deuda soberana y por el débil crecimiento de Estados Unidos.

Por lo que respecta al resto de mercados financieros, el Nikkei cerró con una subida de 1,4%, el Kospi y el Hanag Seng un 0,6% y el ASX un escaso 0,36%.

Estos mercados subieron basándose en los resultados de las subastas de deuda soberana de España e Italia que fueron razonables en entorno que nos movemos y en el  mantenimiento de los tipos de interés por parte del BCE. Este cierre en positivo hubiera sido diferente si se confirma la rebaja en las clasificación de S&P de la mayoría de los países de UE. Si esta rebaja de confirma, veremos a los mercados financieros norteamericanos con un fuerte cierre en negativo que afectará a los mercados financieros asiáticos en su apertura el lunes.

Tampoco hay que olvidar las elecciones en Taiwán, que provocan desconcierto, ya que si las ganas el KMT no se sabe si será positivo o negativo. Lo que probablemente que si suceda, es que si por fin se alza con la victoria el KMT, las relaciones con China se relancen y esto podía ser muy positivo en el actual entorno de debilidad.

También influirá en la apertura del lunes el eventual deterior de las negociaciones de Grecia con sus prestamistas que propicia un empeoramiento de la crisis de la deuda soberana europea y una cada vez más cierta salida de Grecia del Euro.

Por último, desear a todos mis lectores un estupendo fin de semana. La semana que viene  se presenta complicada y el descanso es la mejor forma de enfrentarla.
 
Top