Declaración de Vítor Constâncio, vicepresidente del BCE, presentando el informe de situación del año 2011 del BCE ante la Comisión de Asuntos económicos de la unión Europea.

Traducción al castellano

Señora Presidenta,

Honorables miembros de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios,


Es un gran placer de presentarles el Informe Anual del Banco Central Europeo para 2011, que forma una parte fundamental de nuestra responsabilidad ante el Parlamento Europeo. La primera vez que va a revisar muy brevemente la evolución económica y monetaria durante el año pasado y explicar nuestras decisiones de política monetaria. Luego me referiré a los actuales desafíos fiscales de la zona euro y de los progresos realizados para reforzar el marco de la gobernanza económica de la UE. Por último, me gustaría abordar cuestiones relacionadas con la estabilidad financiera y la regulación, con la que el Comité se ocupa ampliamente.

Antes de hacerlo, me gustaría destacar un acontecimiento importante en 2011: la ampliación de la zona del euro a un miembro de diecisiete, Estonia. No hay mejor manera de demostrar el papel fundamental en el proceso de integración europeo más amplio de la zona del euro, que está abierto a los países y las economías que son totalmente compatibles con los criterios de ingreso de una manera convincente y sostenible.

La evolución económica y monetaria en 2011

2011 siguió siendo un año excepcional, frente al BCE en lugar de nuevo con las difíciles condiciones económicas y financieras.

En la primera parte del año, la recuperación económica en la zona del euro continuó, apoyada por el crecimiento global y el fortalecimiento de la demanda interna. Las tasas de inflación se elevó de manera significativa a principios de 2011 debido al aumento de precios de la energía y las materias primas, y el balance de riesgos para las perspectivas de inflación pasó a la parte superior. Para preservar la estabilidad de precios y mantener las expectativas de inflación en la zona del euro firmemente ancladas, el Consejo de Gobierno elevó los tipos de interés oficiales del BCE en abril y julio de 2011 en 25 puntos básicos en cada ocasión, después de haber mantenido en niveles muy bajos durante casi dos años.

A partir de mediados de julio, las tensiones en los mercados financieros una vez más intensificado, impulsado principalmente por las preocupaciones de los participantes en el mercado sobre la evolución de las finanzas públicas en varios países de la zona del euro. La confianza que resulta endurecimiento de las condiciones financieras y el rápido deterioro económico, junto con la disminución de la demanda global, afectaron a la actividad económica en la zona del euro la segunda mitad de 2011. Alta incertidumbre de los mercados financieros, junto con las presiones de desapalancamiento de los balances de los bancos también se ven afectados el crecimiento del dinero, que disminuyó hacia el final del año. En vista de ello, el Consejo de Gobierno redujo posteriormente los tipos de interés oficiales del BCE en noviembre y diciembre por un total de 50 puntos básicos. Desde entonces, las tasas se han mantenido en el nivel históricamente bajo del 1,0%.

Mientras las tensiones en los mercados financieros afectados negativamente el mecanismo de transmisión de la política monetaria, el Consejo de Gobierno también aprobó una serie de medidas no convencionales de política monetaria a partir de agosto de 2011. Entre ellos la reactivación del Programa de Mercados de Valores, la puesta en marcha de un segundo programa de compra de bonos cubiertos y medidas para proporcionar liquidez en moneda extranjera. Además, el Eurosistema decidió mantener el procedimiento de tipo de interés fijo con adjudicación plena en todas las operaciones de refinanciación al menos hasta finales de junio de 2012.

En diciembre, el Consejo de Gobierno adoptó medidas adicionales de apoyo al crédito, incluyendo la realización de dos a más largo plazo las operaciones de refinanciación con vencimiento a tres años, el aumento de la disponibilidad de garantías reales y una reducción en el coeficiente de reservas al 1%. El objetivo principal de estas medidas fue para atender las necesidades de financiación a corto plazo del sector bancario de la zona a fin de mitigar los efectos de las tensiones en los mercados financieros sobre la oferta de crédito a hogares y empresas.

Las políticas fiscales, los mercados de bonos y la gobernanza económica

La crisis ha demostrado que garantizar unas finanzas públicas saneadas es un prerrequisito para la estabilidad macroeconómica y financiera, así como para el buen funcionamiento de la unión monetaria. En respuesta a la crisis de la deuda soberana y los efectos secundarios negativos, y con el fin de restaurar la credibilidad, varios países de la zona del euro, incluyendo los más afectados, implementó la consolidación fiscal y en negrita las medidas de reforma estructural y el fortalecimiento de sus marcos presupuestarios en 2011.

Como resultado, el déficit agregado de las administraciones públicas en la zona del euro se redujo significativamente desde el 6,2% del PIB en 2010 al 4,1% del PIB en 2011. Esta reducción en el déficit presupuestario fue impulsado tanto por las medidas de consolidación (en particular, los recortes en la inversión pública y el empleo, así como los incrementos en los impuestos indirectos) y algunos acontecimientos favorables de ingresos derivados de las condiciones cíclicas de más apoyo. La situación fiscal también se reflejó en los mercados de bonos: en promedio, los rendimientos de la deuda pública se redujo en la zona del euro en su conjunto entre el inicio y el final del año.

Una característica clave de los mercados de la zona del euro de la deuda pública en 2011 fue el desarrollo divergente de los rendimientos de los distintos países, principalmente como consecuencia de las percepciones de los distintos países los mercados de los fundamentos fiscales. Las acciones de los bancos centrales para apoyar la liquidez en el sistema financiero mundial ha contribuido a aliviar las tensiones en los mercados de deuda soberana. En el contexto de la zona del euro otras medidas operasted también para reducir las tensiones. Me refiero a la reactivación del programa de leche desnatada en polvo en agosto de 2011, el resultado de la reunión de la zona del euro Jefes de Estado o de Gobierno el 9 de diciembre, lo que condujo a la adopción del "pacto fiscal", y finalmente a la decisiones del BCE de reducir los tipos de interés y organizar dos 3 años operaciones de financiación a largo plazo.

Por último, el progreso se ha logrado reforzar el marco de gobernanza económica de la UEM - tanto en materia de prevención de crisis y resolución de crisis. Las normas de la UE que guían el diseño e implementación de las políticas fiscales nacionales se han fortalecido, así como en los marcos jurídicos de los Estados miembros. Un nuevo marco de supervisión macroeconómica ha sido creado. Las nuevas disposiciones incluidas en los elementos para el marco de la UE la gobernabilidad fiscal son pasos importantes en la dirección correcta. Sin embargo, el diablo está en los detalles de la aplicación. En particular, el Semestre Europeo de 2012 se debe utilizar para hacer cumplir con rigor el mecanismo de vigilancia reforzada fiscal y macroeconómica.

El BCE jugará un papel importante en el marco de la gestión de crisis. Junto con la Comisión y el FMI, los expertos del BCE llevará a cabo un análisis riguroso de sostenibilidad de la deuda de un Estado miembro que solicite apoyo a la estabilidad financiera en el contexto del Mecanismo de Estabilidad Europea (ESM). El BCE también participará en el diseño y seguimiento del programa. EFSF y ESM intervenciones en el mercado secundario de bonos se llevará a cabo sobre la base de un análisis del BCE reconoce la existencia de circunstancias excepcionales de los mercados financieros y los riesgos para la estabilidad financiera. El BCE acoge favorablemente la reciente decisión del Eurogrupo de aumentar el tamaño total del firewall de la zona del euro a alrededor de 800 millones de dólares. Sin embargo, permítanme ser claro en un punto: el firewall no será lo suficientemente alto para ser un sustituto de los ajustes fiscales y estructurales necesarias en los Estados miembros de la zona.

Problemas del sector financiero

En cuanto a la reforma en curso de la regulación financiera, la UE ha dado pasos importantes en el año 2011. Me gustaría hacer hincapié en tres áreas.

Permítanme empezar con la regulación bancaria. Con la introducción de la CRD IV / CRR de la Unión Europea será uno de los primeros en poner en práctica el marco de Basilea III, un desarrollo de base para fortalecer la estabilidad financiera.

A medida que el IV CRD está avanzando hacia la conclusión, me gustaría mencionar que el BCE apoya el establecimiento de un único código normativo europeo para las instituciones financieras - el arbitraje regulatorio y mitigar el falseamiento de la competencia - que al mismo tiempo que permite una gran flexibilidad a nivel nacional por los Estados miembros a aplicar los requisitos prudenciales más estrictas que los riesgos sistémicos. Para ello, es importante que los Estados miembros son capaces de ajustar temporalmente, es decir, mientras que los riesgos específicos siguen siendo, las relaciones y límites cuantitativos de algunos requisitos de la política de prudencia, dejando intactas las definiciones. El BCE es partidario de la inclusión en esa lista de instrumentos: el ratio de capital, las operaciones de gran riesgo, los ratios de liquidez y el ratio de apalancamiento, como se expresa en nuestra opinión publicada. Esta disponibilidad de calibración diferencial de herramientas macroprudenciales es particularmente importante en la zona del euro, donde la política monetaria única se centró en condiciones normales no permite que los países miembros a utilizar los instrumentos de política monetaria para evitar los auges de crédito específicas excesivo y / o desajustes de precios de activos.

Espero que las instituciones de la UE será capaz de llegar a un acuerdo sobre estos y otros asuntos CRDIV en el verano de este año.

Permítanme ahora referirme a la reforma integral del marco de la UE para los valores y derivados de la regulación, que cobró impulso en 2011. El BCE acoge con satisfacción el reciente acuerdo sobre EMIR, que pondrá en práctica el mandato del G-20 para mejorar la seguridad y la resistencia de los mercados de derivados OTC y establecerá las normas comunes de la UE para las Contrapartes centrales y los registros de operaciones. Al mismo tiempo, el BCE considera una necesidad constante para el seguimiento de las inconsistencias de la normativa de la UE con los mundiales de CPSS-IOSCO principios. También vamos a mantener una estrecha vigilancia de los riesgos potenciales a la independencia del banco central derivado de las futuras propuestas en materia de acceso a la CCP liquidez del banco central. Por último, habrá una necesidad de abordar las posibles divergencias en la supervisión y vigilancia de los registros de operaciones, dada la falta de cooperación con los bancos centrales de TR en EMIR.

Por otra parte, el BCE acoge con satisfacción la revisión de la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros y apoya el objetivo que se persigue en la propuesta de la Comisión sobre las agencias de calificación crediticia. Reducir la dependencia de las calificaciones crediticias es de suma importancia. La propia mecánica del Eurosistema no se basan en estas evaluaciones, ya que es consciente de las limitaciones en cuanto a metodologías. Yo, sin embargo, agregar una palabra fuerte de precaución contra la imposición de restricciones legales sobre el uso de las calificaciones por el BCE en su marco de garantías. El Tratado prevé que el BCE con la competencia exclusiva para determinar de forma independiente las condiciones en que las operaciones de crédito deben ser llevadas a cabo.

Estas iniciativas de regulación para fortalecer el mercado financiero único y su infraestructura se complementarán con un proyecto del Eurosistema importante, los valores de TARGET2, el futuro de la plataforma informática para la liquidación de valores en dinero del banco central. El desarrollo de la plataforma va por buen camino y su puesta en funcionamiento se establece en el año 2015. Después de dos años de negociaciones, los depositarios centrales de valores (DCV) ya han sido pedirá que firme - en junio de 2012, a más tardar - un contrato legal obligatorio para participar en T2S. Esto marcará un hito clave en el proyecto. En combinación con la futura legislación sobre CDV y las ECC, así como la MiFID, T2S ofrecerá el marco operativo para estimular la competencia en el entorno de post-contratación.

Pasando a la administración de la crisis, apoyamos plenamente la iniciativa de la Comisión de introducir una recuperación bancaria de la UE y el marco de la resolución que debe contribuir a superar los obstáculos actuales para la gestión eficaz de las crisis de las instituciones financieras transfronterizas. Cada Estado miembro debe tener un amplio conjunto de herramientas, tales como los planes de recuperación y resolución, la separación de activos y los bancos de los puentes. Por lo que respecta más específicamente en el rescate, un justo equilibrio debe lograrse entre la necesidad de cumplir con las normas internacionales (FSB atributos clave para la resolución) y la necesidad de evitar indeseables efectos negativos sobre la financiación bancaria también a la luz de las condiciones actuales del mercado. En esta perspectiva, cualquier decisión sobre el uso de "bail-in-capaces de que los títulos se debe demorar por algunos años. Al mismo tiempo, cualquier emisión obligatoria de "bail-in-capaz de" instrumentos debe reservarse a las instituciones de importancia sistémica a nivel nacional y europeo. Las instituciones más pequeñas que tienen dificultades en la colocación de estos títulos en el mercado y son más fáciles de resolver, sin estos instrumentos. Para las entidades sistémicas que veo "bail-in-capaz de" títulos de deuda como una herramienta importante para ser capaz de apoyar el proceso de resolución mediante la absorción de las pérdidas con un reparto de la carga eficiente en el sector privado lo que se reduce el apoyo de los contribuyentes.

Otra dimensión importante del régimen de resolución se refiere a la creación deseable de fondos de resolución que serían financiados por el sector financiero y desempeñará un papel importante, sobre todo en la resolución de las entidades transfronterizas. En esta perspectiva, se dijo en la opinión del SEBC, publicado en mayo del año pasado, que: "... el establecimiento de una red de fondos nacionales no debe excluir la posibilidad de establecer, en una etapa posterior, un Fondo Europeo-de-fondos para frente a los problemas que puedan surgir en relación con los bancos transfronterizos. ... Tampoco debe ser excluido para mover el establecimiento de un fondo europeo de resolución en el orden del día. "

En vista de la importancia de la adopción de un régimen de resolución clara a los bancos y para eliminar la incertidumbre, sería importante que las propuestas de la Comisión son liberados antes del verano.

Por último, permítanme decir unas palabras sobre el ejercicio EBA Capital. Apoyamos los esfuerzos de la EBA para fortalecer la resistencia del sector bancario europeo frente a la angustia más amplia en los mercados financieros. Hemos tomado nota de la EBA de las deliberaciones sobre los planes de capital de los bancos para cumplir con los requisitos del ejercicio y está satisfecho con el mensaje de que el desapalancamiento está mal para la financiación de la economía será muy limitada. Las acciones de los bancos para cumplir con los requisitos a finales de junio de 2012 Fecha límite deben ser estrechamente vigilados por las autoridades competentes.

Conclusión

Señora Presidenta, Señorías,

2011 ha sido, sin duda, una vez más, un año difícil para la zona del euro, especialmente debido a la interacción negativa entre los problemas de la deuda soberana y el sector financiero. Confío en que el vasto programa de la gobernanza económica y las reformas regulatorias financieras que, como colegislador de la UE, han sido o están adoptando en la actualidad contribuirá a reforzar la estabilidad y la resistencia de la zona del euro. Una condición fundamental que, sin embargo, se reunieron para cosechar los beneficios de todas estas reformas legislativas: una aplicación rápida y fiel. Estoy seguro de que el Parlamento Europeo desempeñará plenamente su papel para la consecución rigurosa de ese objetivo.

Gracias por su atención.
 
Top