Australia&China

Una nueva jornada de pérdidas ha cerrado los mercados financieros asiáticos hoy miércoles y que probablemente haya sido menores gracias a estar cerrados los mercados financieros chinos.

La jornada ha estado marcada por dos noticias fundamentales, la primera y exterior a los mercados asiáticos ha sido las claras señales por parte de la FED sobre el QE3, de momento ni se le ve ni se le espera, provocando el desencanto de los mercados financieros norteamericanos que en estos momentos tienen pérdidas superiores al 1%.

La segunda noticia ha sido el déficit comercial de Australia de $493M, frente a las previsiones de superávit de $1.100M. Previsible este déficit, si y ya lo habíamos avisado desde estas líneas que la repercusión de la disminución en el crecimiento de China afectaría de manera directa a la economía Australiana eliminado el colchón que suponían las exportaciones mineras.

Quizás lo que si me ha sorprendido es la rapidez en el deterior del saldo externo de Australia y la consecuencia que extraigo no sólo es que el gobierno australiano debe tomar medidas de estímulo con carácter urgente, sino que la crisis en China  se está desarrollando a una mayor velocidad de lo previsto por lo que no es difícil suponer que el crecimiento se vea resentido más de lo previsto y en este año quede en una cifra por debajo del 7%.

Por mercados, el ASX a pesar de ser el origen de las bajas del día fue capaz de recuperarse de la mala noticia del déficit comercial y no cerrar en mínimos de la sesión, consiguiendo un cierre plano del -0,07%, mientras que el Nikkei sí que asimiló de lleno la mala noticia y sufrió fuertes pérdidas que le llevaron a cerrar por debajo de los 10.000, 9.819, dejándose al cierre un -2,29%.

El Kospi también cerró a la baja y se dejó en esta sesión el -1,5% y el Sensex que había conseguido encadenar tres sesiones continuas de benéficos no pudo con la ola vendedora y se dejó al cierre de sesión un -0,6%.

Cada día resulta más claro que en este nuevo escenario de la crisis económica mundial quienes van a determinar la dirección de la economía no será ni Estados Unidos, ni Japón, tradicionales fuerzas económicas, sino dos nuevos actores, China y un pequeño país Europeo que marcará el nuevo ritmo de la crisis España.

En el caso de China la crisis en el crecimiento se acelera y ya desde el año pasado hemos mantenido que la cifra del crecimiento estaría por debajo del 8%, pero tal y como se están desarrollando los acontecimientos no descarto una cifra en torno al 6,5%. Estoy seguro que alguno se llevará las manos a la cabeza y dirá que esto es imposible, pero los síntomas evidentes están ahí, por un lado el PMI HSBC indica que la contracción económica se acrecienta y por otro el déficit australiano que muestra el rápido deterior en el crecimiento de China.

Otra opción es seguir escuchando los comunicados oficiales que hablan de un crecimiento en el primer trimestre del 8,4% y un IPC dl 3,5%. Mi punto de vista es que al menos la cifra del PIB ni se acercará al 8,4% y que en el mejor de los casos se aproximará en esta primera esta de disminución del crecimiento a la cifra base del 7,5%. En cualquier caso el próximo 9 de abril conoceremos los datos oficiales del IPC y el 13 de abril los del PIB, por lo que ya habrá tiempo para realizar un mayor análisis de los mismos.

También me gustaría comentar las declaraciones de un funcionario del RBI de la India admitiendo que la institución tiene ahora un mayor margen de maniobra por el mayor control de déficit y la estabilidad de la inflación. Este punto de vista del RBI al menos me parece sorprendente e inverosímil.

La India sufre un déficit público endémico y no sólo no creo que este controlado, sino que pienso que aumentará a lo largo del año y esto lo sabe el RBI por lo que si actúa será por razones de otro tipo y no por los datos del déficit  ni los macroeconómicos que apuntan a una clara disminución en el crecimiento de la India.

Como ejemplo de la situación de la economía de la India hoy hemos conocido que el nivel de morosidad en las empresas a alcanzado su máximo en los diez últimos años y por si esto fuera poco, el gobierno en su lucha por obtener más ingresos que tapen su déficit está promoviendo políticas que perjudican a la inversión extranjera y que supondrá la salida de capitales extranjeros tan necesarios para la economía de la India.

Volviendo a China, he de destacar la postura de Wen Jiabao respecto a los bancos estatales y reconociendo su carácter de monopolio y como consecuencia de ello un lastre para la liberalización del mercado financiero.

El dirigente chino parece apostar por la apertura de este monopolio de hecho y para ello se multiplicara por tres las instituciones extranjeras que pueden invertir en China relajando el control hasta ahora férreo de los capitales.

De la intervención de Jiabao me parece muy interesante que siga incidiendo en la necesidad de cambiar el modelo de crecimiento desbancando a las dos principales fuerzas del modelo en vigor como son el sector inmobiliario y las exportaciones e inclinando la balanza hacia el consumo interno y la flexibilización de las inversiones. Desde mi punto de vista un criterio acertado que puede evitar una caída en picado durante los próximos años de la economía china.

Mientras acabo este análisis las pérdidas en los mercados financieros norteamericanos se van haciendo más profundas, Down -1,30%, S&P -1,26% Nasdaq -1,73%.
 
Top