Discurso del Presidente del Banco Central Europeo ante la Comisión de asuntos económicos y financieros del Parlamento Europeo

Señora Presidenta,

Honorables miembros de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios,

Es un placer estar de vuelta aquí en el Parlamento y en frente de su Comité para nuestro intercambio periódico de puntos de vista.

Doy la bienvenida a los resultados de las reuniones de primavera para aumentar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 430 millones de dólares. La zona del euro ha hecho su parte mediante el aumento de su protección y se comprometió a suministrar al FMI una suma adicional de 150 millones de euros. Me alegro de que ahora los demás accionistas del Fondo han ofrecido a pagar su contribución para aumentar los recursos.

Ahora es crucial que el Mecanismo Europeo de Estabilidad está en pleno funcionamiento. El BCE podrá brindar apoyo en este sentido. Por supuesto, incluso con un servidor de seguridad general, los países de la zona del euro debería seguir aplicando los ajustes fiscales y estructurales necesarias.

Como de costumbre, en primer lugar se abordará la situación económica actual en la zona del euro. Entonces voy a pasar a las cuestiones que usted ha propuesto: la evaluación de las medidas especiales adoptadas por el BCE y la evaluación de la unión monetaria de los desequilibrios económicos.

Desarrollos Económicos y Monetarios

Permítanme en primer lugar se centran en la evolución económica y monetaria en la zona del euro desde nuestra reunión anterior, el 19 de diciembre del año pasado.

Los indicadores disponibles para el primer trimestre de 2012 confirman, en general una estabilización en la actividad económica en un nivel bajo. Las últimas novedades en datos de la encuesta son mixtos, poniendo de relieve la incertidumbre que prevalece. De cara al futuro, el crecimiento debe ser apoyado por la demanda externa, los muy bajos a corto plazo las tasas de interés, así como nuestras medidas no convencionales. Al mismo tiempo, riesgos a la baja se refieren en particular a una intensificación renovada de las tensiones en los mercados de la zona del euro de la deuda soberana y su posible extensión a la economía real. Nuevos aumentos en los precios de los productos básicos también puede obstaculizar la actividad económica.

La zona del euro anual de la inflación fue del 2,7% en marzo, sin cambios desde los tres meses anteriores. La inflación es probable que se mantenga por encima del 2% en el curso de este año, debido a los recientes aumentos en los precios energéticos y los impuestos indirectos. El Consejo de Gobierno sigue esperando que las tasas de inflación se sitúe por debajo del 2% a principios de 2013.

Mirando hacia el futuro, en un entorno de crecimiento moderado en la zona del euro y bien ancladas las expectativas de inflación, las presiones subyacentes de precios debería seguir siendo modesto. Los riesgos para las perspectivas de evolución de los precios están en general equilibrados. Los riesgos al alza podría deberse a precios superiores a los del petróleo y se espera que siga aumentando los impuestos indirectos; riesgos a la baja podría surgir de más débil que la actividad económica esperada.

Permítanme subrayar que el Consejo de Administración prestará especial atención a cualquier señal de paso a través-de precios de la energía a los salarios, beneficios y generales de fijación de precios. Es esencial que a mediano plazo las expectativas de inflación para la economía de la zona del euro siguen firmemente ancladas en línea con el objetivo del Consejo de Gobierno de mantener la inflación en tasas inferiores, aunque próximas, al 2% a medio plazo.

El análisis monetario , en particular el ritmo moderado de crecimiento del dinero de base, confirma la perspectiva de la evolución de los precios que quedan en línea con la estabilidad de precios en el horizonte de política relevante. Dinero y crédito de datos hasta el punto febrero a una estabilización de las condiciones financieras. Al mismo tiempo, la demanda de crédito sigue siendo débil en la luz de la actividad económica sigue siendo baja y el continuo proceso de ajuste de los balances de los sectores no financieros.

Lo considero de vital importancia que los bancos refuercen su capacidad de recuperación aún más, incluso mediante la retención de ingresos, y de retención de los pagos de bonos. La solidez de los balances de los bancos será un factor clave para facilitar tanto una adecuada provisión de crédito a la economía y la normalización de sus canales de financiación.

La eficacia de los últimos del BCE medidas no convencionales

Ahora me gustaría volver a la eficacia de las últimas Eurosistema medidas no convencionales de política monetaria , en particular, las operaciones de financiación a largo plazo (LTRO).

Permítanme en primer lugar, tener claro por qué hemos implementado las OFPML de tres años.

Como se recordará, el segundo semestre de 2011 estuvo marcado por una intensificación de las tensiones en los mercados de deuda soberana y un ambiente de alta incertidumbre. Esta cada vez más obstaculizado el acceso de los bancos de la zona del euro en el mercado basado en la financiación. Si no se han tomado medidas, esto podría haber dado lugar a fuertes tensiones en los préstamos bancarios a empresas y familias y una venta generalizada de activos.

Las OFPML contribuido a aliviar estas condiciones de financiación muy difíciles. Los bancos podrían satisfacer sus necesidades de liquidez adicionales, que se refleja en una inyección de liquidez neta de alrededor de € 520 mil millones, teniendo en cuenta el cambio de la liquidez de otras operaciones. Por otra parte, los bancos se han beneficiado de una mayor certeza acerca de su financiamiento a mediano plazo debido a la madurez más larga de las nuevas operaciones.

Entiendo que usted está particularmente interesado en la transmisión de las OFPML a la economía real. Este es de hecho un punto crucial: asegurar que la política monetaria del BCE sigue siendo transmitida efectivamente a la economía real fue una motivación clave de la decisión del Consejo de Administración. Es alentador observar que un gran número de pequeños bancos han participado en las dos OFPML. Los bancos pequeños están en mejores condiciones para refinanciar la economía real, especialmente de las pequeñas y medianas empresas, que son el mayor generador de empleo en la economía.

Estamos seguros de que la liquidez del banco central se ha acercado mucho a la economía real. Por supuesto, esto no quiere decir que esta voluntad por sí mismo aumentar los préstamos a empresas y familias. En primer lugar, el banco central no puede interferir con el uso de los bancos de la liquidez, ya que es su decisión de negocios. Pero confiamos en que lo usarán para refinanciar la economía real, porque esa es la función de un sistema bancario. En segundo lugar, la evolución futura de crecimiento del crédito dependerá esencialmente de la demanda. En el entorno actual, es probable que esto siga siendo moderada. Por lo tanto, el crecimiento monetario y del crédito puede permanecer débil durante algún tiempo antes de que la situación económica general mejore. La encuesta sobre préstamos bancarios, con un poco de información nueva acerca de las condiciones de financiación, se publicó a las 10 am esta mañana.

Algunos de ustedes pueden preocuparse por los posibles riesgos inflacionarios derivados de estas medidas no convencionales. Quisiera hacer hincapié en que nuestras medidas no convencionales no son una restricción sobre la configuración de los tipos de interés en línea con lo que se requiere para garantizar la estabilidad de precios en el mediano plazo. En particular, la tasa de interés de las OFPML de 3 años no es fijo, pero vinculada a la tasa actual de interés de política principal. Por otra parte, para la medición de la liquidez monetaria, no es el balance del Eurosistema que es relevante, pero el balance del sector bancario en sí. Sólo este último muestra la interacción con la economía real. Y este es capturado por los datos monetarios y los datos de crédito que, como ya he dicho, todavía están muy sometidos. Usted puede estar seguro de que el Consejo de Gobierno utilizará todos los instrumentos a su alcance para hacer frente a posibles riesgos al alza para la estabilidad de los precios en caso de materializarse.

También escuchamos las preocupaciones de que el Eurosistema se está exponiendo a riesgos excesivos. Me gustaría subrayar que la expansión de nuestra hoja de balance está siendo manejado con extrema prudencia. Continuamente revisar la elegibilidad de la garantía y nuestro marco de control de riesgos. Por otra parte, la aplicación de medidas conservadoras de control de riesgos, tales como cortes de pelo, en todas las operaciones de política monetaria protege a la solidez de la posición financiera del Eurosistema.

Quisiera concluir este punto, recordando que todas las medidas no estándar son de naturaleza temporal. Por otra parte, apoyo a la liquidez, no puede sustituir a la capital o de sólidas políticas fiscales y estructurales que dan lugar a un crecimiento sostenible y la estabilidad en la economía europea.

Tratar con los desequilibrios macroeconómicos en una unión monetaria

Ahora, me gustaría discutir el segundo tema seleccionado para nuestro intercambio de opiniones, a saber, los desequilibrios macroeconómicos en la zona del euro.

Por supuesto, las divergencias de la evolución económica son una característica normal dentro de una unión monetaria. Estas divergencias también se puede observar en el otro lado del Atlántico. Sin embargo, no debe convertirse en un carácter persistente y estructural.

Desafortunadamente, los desequilibrios muy grandes se les permitió acumular en los últimos años en varios países europeos. Estos desequilibrios provenía de diferentes fuentes: disciplina fiscal insuficiente, los excesos financieros, la falta de aplicación de las reformas estructurales, especialmente pero no exclusivamente, en los mercados de trabajo y de productos y pérdidas significativas de competitividad. Todo esto obliga a la adaptación urgente y decidida.

Es evidente que no puede ser responsabilidad del BCE para hacer frente a estos desequilibrios. Desde la perspectiva de la política monetaria, nuestro principal objetivo es mantener la estabilidad de precios en la zona del euro en su conjunto. Para ello, el BCE monitorea continuamente toda la información pertinente de los países y de diversos sectores empresariales de la zona del euro. Pero la postura de política monetaria del BCE tiene que centrarse en la zona del euro. No se puede abordar las divergencias entre los distintos países de la zona del euro.

Esa es la tarea de los gobiernos: se debe llevar a cabo determinadas acciones de política para abordar las deficiencias importantes en los ámbitos fiscal, financiero y estructural. Tomamos nota de que se está avanzando en muchos países. Estas medidas deben ser complementadas por la que fomenten el crecimiento las reformas estructurales para facilitar las actividades empresariales, la puesta en marcha de nuevas empresas y la creación de empleo. Aquí, los gobiernos deberían ser más ambiciosos.

En el ámbito europeo, ha habido avances sustanciales hacia el fortalecimiento del marco de gobernanza económica. Hemos visto un fortalecimiento de las reglas fiscales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la introducción del Pacto Fiscal, del que hemos hablado en el Parlamento en diciembre pasado. Y estamos aplicando el nuevo enfoque en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos.

La reciente crisis ha demostrado que un buen funcionamiento de la UEM no sólo necesita una fuerte estructura institucional para la política monetaria en el centro, sino también una de las políticas económicas.

Garantizar la competitividad de todos los países de la zona del euro debe ser visto como una responsabilidad común. Estoy seguro que muchos de ustedes aquí en el Parlamento Europeo estará de acuerdo en que necesitamos un cambio en la mentalidad de cómo las políticas nacionales se lleva a cabo y se percibe.

Las políticas económicas de los países de la zona del euro son, en última instancia, las políticas internas de la zona del euro. Precisamente a causa de los efectos indirectos, que deben ser objeto de vigilancia mutua, y corregir si es necesario en el interés colectivo de la zona del euro en su conjunto. Esto debe aplicarse tanto a las políticas fiscales y macroeconómicas.

Pero la vigilancia no es suficiente. Los ciudadanos también esperan de las respuestas de Europa comunes a los retos comunes que todos los países de la zona euro se enfrentan. En un contexto de competencia global y la consolidación fiscal en curso, los países de la zona del euro deben unir sus fuerzas. Teniendo en cuenta que comparten una moneda única, que tienen razones aún más fuertes que otros países para trabajar juntos. Esto puede ser en el campo de la investigación y el desarrollo, la educación o las infraestructuras, que deben esforzarse para la cooperación tanto como sea posible.

Permítaseme añadir que, al igual que la competitividad, veo claramente la estabilidad financiera como un bien común de manera responsable en una unión monetaria. Durante la crisis, hemos observado fuertes negativos efectos indirectos en todos los países de la zona euro y entre el sector bancario y su soberanía respectiva. Los supervisores nacionales y los del Tesoro también se enfrentan con el problema bien conocido que durante los buenos tiempos, los grandes bancos funcionan como instituciones europeas, sino en los malos tiempos caen sobre los hombros de nacionales. Garantizar un buen funcionamiento de la UEM implica el fortalecimiento de la supervisión bancaria y la resolución a nivel europeo.

La integración europea ha traído la paz y la prosperidad. Aunque me atrevo a esbozar el punto final a largo plazo del proceso de integración, estoy convencido de que debemos dar un paso activamente a nuestras reflexiones sobre la visión a largo plazo para Europa como lo hemos hecho en el pasado en otros momentos decisivos en la historia de nuestra unión.

Gracias por su atención.
 
Top