En esta segunda sesión de la semana en los mercados financieros asiáticos han predominado las subidas frente a los números negativos, pero quizás lo más relevante es que los inversores siguen a la expectativa de los acontecimientos y aunque los mercados financieros norteamericanos están en máximos del año, los inversores asiáticos mantiene una amplia aversión al riesgo y observan los movimientos laterales de la renta variable con preocupación. A pesar de lo dicho con anterioridad y tras cuatro días de bajadas, los números positivos han vuelto a aparecer y los mercados han rebotado aunque como está sucediendo últimamente dudo que este rebote sea duradero en el tiempo y consiga romper la tendencia lateral de los mercados financieros asiáticos

Por mercados el Hang Seng subió un 1,31%, el Kospi Coreano avanzó un 0,99% y el Sensex un 0,68%. El resto de las subidas fueron más bien testimoniales como el avance del ASX del 0,18%.

En el lado de las pérdidas el Taiex sufrió pérdidas significativas del -1,30% y el Nikkei afectado por la apreciación  del dólar frente al yen se dejó -0,59%.

La actual situación se asemeja al burro con orejeras, si las tienes puestas sólo ves el camino que marcan las instituciones, en el caso de Europa se oyen palabras como estabilización, comienzo de la recuperación económica o mejora de la confianza de los mercados. En el caso de Asia mejora de las exportaciones, PMI en crecimiento, estimulación de la economía.

Cuando te quitas las orejeras y no sólo ves el camino que está delante de los ojos, sino también el entorno en Europa ves empeoramiento del empleo, con países como España que ha superado el 23% llegando al 23,6% o Grecia rompiendo la barrera del 20% , debilidad de los nuevos bonos griegos, movimientos laterales de los mercados, empeoramiento del crecimiento del país que será la clave para saber si la sangría y el contagio de Europa sigue, España que además de la cifra de desempleo citada anteriormente el déficit sube al 8,5% y pasa del 60% del PIB al 78%.

En Asia asistimos a un suave pero constante deterior de la situación macroeconómica, mientras que las cifras oficiales en China hablan de una mejoría del PMI, las no oficiales de HSBC muestran un ritmo constante de caída y una economía en contracción empujada por un sector inmobiliario con crecimiento cero y un stock de viviendas pendientes de vender en aumento que si bien consigue mantener un cierto nivel respecto a los precios, no mejora en cuanto a la construcción de nuevas viviendas.

Este sector que ha sido vital en el crecimiento de China y que supone el 17% del PIB afecta a las empresas medianas y pequeñas que no serán capaces de aguantar por falta de liquidez, por el contrario las grandes que operan con una mayor liquidez se están viendo menos afectadas por la restricción al crédito y la disminución del precio de la vivienda,  por lo que en esta selección natural tienen más posibilidades de sobrevivir.

También se observa en países como Australia o la India la lenta reacción de las instituciones para contener las consecuencias de la actual crisis. En el caso de Australia, hoy hemos conocido que el RBA tiene intención de reducir los tipos de interés en mayo y lo primero que me viene a la cabeza es ¿servirá para algo la reducción de mayo en la mejora de la economía australiana? Mi opinión es que esta reducción posiblemente llegue tarde y su repercusión sea muy limitada ya que para entonces el sector minero puede verse comprometido en sus exportaciones a China y la fortaleza el dólar australiano deteriore aún más dichas exportaciones.

No me cansaré de repetir que la jugar sólo a la baza de los minerales como elemento de contención de la crisis económica mundial y   permitir a Australia mantenerse en la senda del crecimiento, cualquier inconveniente que sufra este sector que supone el 20% del PIB llevará a la economía australiana hacia la contracción. Esta contracción puede tener efectos dramáticos en los sectores que en estos momentos o no crecen o se están contrayendo.

La conservadora política del gobierno australiano y del RBA puede provocar en el medio plazo que Australia este durante más tiempo en el terreno de la contracción económica y que su recuperación sea más lenta.

Tampoco la India va por el mejor camino con un gobierno que no sólo no reduce el déficit público sino que lo aumenta y el RBI que no está dispuesto a variar los tipos de interés. La consecuencia de esta política sin sentido es el dato que hemos conocido del PMI que desde enero con 57.5 ha retrocedido hasta 54.7 y sigue en el camino de 50, lo que marcaría una nueva etapa de contracción económica en la India.

Es seguro que las cifras de crecimiento para este año del 6,9% tendrán que ser revisada en más de una ocasión presionada por la caída del consumo interno, la fortaleza de la rupia y el estrangulamiento del crédito debido a la política restrictiva del RBI.

Tampoco Japón pasa por su mejor momento, si bien es cierto que la debilidad del yen y las medidas de apoyo del gobierno japonés han mejorado las exportaciones el país, también es cierto que la base monetaria ha caído por primera vez desde 2008 un 0,2%. Si bien es cerito que debido al terremoto en marzo de 2011 alcanzó su máximo la masa monetaria, esta disminución produce un efecto de confusión en los mercados y pone en entredicho las anunciadas medidas de estimulación de la economía  por parte del gobierno japonés.

En la jornada de hoy también hemos conocido dos noticias en si m mismas aparentemente contradictorias, por un lado la floreciente economía de Vietnam está cayendo por la ineficacia de la gestión de las empresas públicas y por un alto nivel de inflación, en el otro lado de la moneda está el informe de Moody’s que afirma que las empresas estatales chinas funcionan mucho mejor que las empresas privadas y son más eficientes.

La contradicción a la que me refería es que si bien los sistemas de gobiernos de ambos países son similares, está claro que la línea de apertura controlada de China se está adaptando mucho mejor al sistema capitalista que la vietnamita y permitiendo la supervivencia en el futuro de una empresa pública rentable y eficiente.

Con los días festivos en el mercado financiero continental chino asistiremos a una semana que distorsionada hasta el jueves que vuelvan a estar en funcionamiento.
 
Top