La última jornada de la semana en los mercados financieros asiáticos ha terminado con bajadas como ya preveíamos ayer y los inversores han preferido recoger beneficios aprovechando las ganancias de la semana e incluso recogiendo la subida en la sesión fruto de la noticia del aumento por parte el BOJ de la compra de activos por $61.88B.

Los mercados asiáticos apartaron la bajada de dos escalones en la calificación de España por S&P que coloca a este país a un escalón del bono basura. Creo que esta bajada no ha sido lo suficientemente evaluada por los inversores y desde mi punto de vista supone un elemento más que nos acerca a un nuevo escenario en la crisis económica mundial.

Como en mantenido desde estas líneas, en estos momentos hay dos países que son los que van a marcar el desarrollo de la crisis, China es uno y el otro España. En el primer caso porque en estos momentos China es la locomotora del crecimiento en el mundo y si esta disminuye su velocidad de crecimiento se producirá una desaceleración global ya que Estados Unidos crece sobre una base poco sólida. Por lo que respecta a España, es una de las mayores economías de Europa y si esta cae en una profunda crisis estructural arrastrara con ella al resto de los países de la Unión Europea.

Si vemos el fracaso del rescate de Grecia no es difícil imaginar las consecuencias de sobre la zona euro del hundimiento de la economía española. Estas consecuencias irían desde la incapacidad de absorber el impacto por parte de los cortafuegos creados por el UE y el FMI, hasta la desaparición del euro como moneda obligando a los países europeos a volver a uso antiguos monedas.

Las consecuencias a nivel global también serían catastróficas pues arrastrarían al resto de economías llevándolas a reducir su crecimiento a cero o cerca de cero.

Esto en el caso de China supondría el estallido de la burbuja inmobiliaria que arrastraría a la economía China a niveles de crecimiento del 3%.

Además la actual situación de España demuestra la ineficacia de las medidas de ajuste y la necesidad de bsucar medidas de ajuste sostenible y gasto que estimule el crecimiento del tejido económico del país. En este sentido es absolutamente necesario dejar de inyectar dinero en los bancos y que sea el propio mercado el que salve a los buenos gestores y castigue a los malos, de tal manera que tan sólo sobrevivan los más eficientes.

En conclusión, las medidas económicas para salir de la actual crisis pasan por el gasto y el estímulo de la economía real y no por la subvención de los intereses particulares de los políticos o de la banca.
Después de esta pequeña reflexión, el cierre de los mercados financieros asiáticos ha sido el siguiente el Nikkei cerró con pérdidas del -0,48% aun cuando en la sesión llegó a ganar un 1% después del anuncio del BOJ del aumento del plan de compra de activos.

Ninguno de los dos merados financieros chinos se salvó de cerrar con suaves pérdidas, el Hang Seng -0,33% y el Shanghái Composite -0,35%.

En este cierre semanal en ASX cerró en negativo con un retroceso del -0,30% y como única excepción el Kospi consiguió un cierre positivo del 0,58%.

Además de la rebaja de calificación de España por parte de S&P y a la que probablemente se unan el resto de agencias, la otra noticia de la jornada de hoy ha sido el anuncio del BOJ en aumentar su programa de compra de activos en $61.88B muestra como la presión ejercida por el gobierno japonés sobre el BOJ está teniendo efectos. Este aumento del BOJ tiene como objetivo asegurar los bajos tipos de interés aumentando su compra de largo plazo de 2 años, a 3 años y buscando nuevos estímulos para luchar contra la deflación y buscar el aumento de la producción industrial.

Esta medida aplaudida en u primer momento por los mercados y permitiendo al yen retroceder frente al dólar por encima de 81, posteriormente los temores volvieron a los mercados dando más peso a los temores de una reducción de la producción industrial, en marzo creció un 1% menos que en febrero y a la inflación que si bien en el conjunto nacional creció un 0,5%, en el IPC Tokio cayó un 1%. Esto al final llevó nuevamente al yen por debajo de 81 frente al dólar.

Por último comentar que el yuan continúa su camino hacia su valor real gracias al aumento de la fluctuación del 1%. Esta flexibilización por parte de las autoridades chinas acerca al yuan a su objetivo de convertirse en  divisa. Los cálculos de algunos expertos valoran el RMB en 6,2800 y el cambio actual es de 6,2786.
Este acercamiento al valor real del RMB no sólo permitirá a China convertir en divisa al yuan, sino que reducirá las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos que perjudican el sano comercio entre ambas naciones.

Para finalizar y como todos los viernes mis mejores deseos para este fin de semana a todos mis lectores y nos vemos el martes ya que el lunes es festivo en mi país “el día de los trabajadores”.
GA.
 
Top