Diario Crudo Brent

Los mercados financieros asiáticos cierran la semana con un sabor agridulce, por un lado el cierre del último día ha sido plano, con la excepción del mercado financiero continental de China que ha cerrado con avances. Al contrario de la sesión de hoy el saldo semanal ha sido positivo con la excepción del Shanghái Composite que ha perdido un -1,3%, el resto de los mercados han conseguido un cierre semanal en positivo. El Nikkei avanzó en el computo semanal un 2%, el ASX un 1,5%, el Hang Seng un 1,1%, el Kospi un 0,8% y el Taiex un 0,5%.

Por lo que respecta al cierre de hoy viernes, el Shanghái Compite fue el único mercado capaz de cerrar en positivo 1,30%. Esta alza es producto de la depreciación de importantes valores del índice y esto propicia la aparición de los cazadores de gangas. Aun así cierre semanal como hemos dicho antes ha sido negativo. Continuando con el resto de los mercados financieros, el Nikkei perdió un -0,05%, el ASX -0,04%, el Hang Seng -0,17%, el Taiex -0,08% y el Kospi que fue el que sufrió mayores pérdidas, un -0,46%.

A primera vista la visión de los mercados financieros puede resultar gratificante, el año en curso las subidas superan a los días de bajadas y podríamos concluir que estamos recuperando la tendencia alcista, pero desde mi punto de vista esto no es así. En primer lugar los mercados financieros asiáticos están creciendo gracias a los atractivos precios de los valores de alto rendimiento que están funcionando  no como una inversión basada en la subida de los precios, sino más bien como una inversión defensiva que permita reducir las pérdidas  o minimizarlas cuando lleguen nuevas olas bajistas.

En segundo lugar, el escenario macroeconómico substancialmente pero que hace nueve meses, no se corresponde con loa actuales movimientos de compra de los mercados financieros. Seguro  que algunos analistas e inversores están absolutamente en contra de este argumento basándose en la sobreventa de muchos valores, en el aparente control de Europa sobre la crisis de la deuda soberana y en un último y definitivo argumento “comprar con el rumor, vender con la noticia”.

Esta argumentación podría ser correcta en otro momento, pero en la actual situación no es válido. Primero, es cierto que existe una sobreventa de valores, pero también es cierto que muchos de esos valores pertenecen a sectores que o bien están comenzando a sufrir las consecuencias de la deuda soberana europea o  de hecho ya están afectando a sus rendimientos.

En segundo lugar, no sólo tendríamos que ver la reducción de las exportaciones en muchas economías de Asia, sino que también tendríamos que añadir problemas domésticos. Podré algunos ejemplos, Japón reducción en su producción industrial y un consumo interno pasivo que ha llevado a la economía japonesa a un crecimiento cero. También es cierto que el debilitamiento del yen frente al dólar parece que está produciendo un efecto benéfico en la economía japonesa aunque todos sabemos que depender de un mercado tan volátil como el de las divisas  tiene sus peligros.

China hasta el momento motor del crecimiento mundial sufre una disminución en su crecimiento y unos de los sectores que encabezaron el crecimiento, el inmobiliario está tocado e intenta sobreviré con el escaso crédito que gotea el gobierno central y sin poder apoyarse en los gobiernos locales que están asfixiados por la deuda.

Como consecuencia de esta política de enfriamiento la disminución del crédito es constante. Hoy hemos conocido que los préstamos de las instituciones financieras en RMB han disminuido $1.268M.

Un tercer ejemplo es el de Australia, con una economía en ¿crecimiento? Así lo muestra el PIB, pero frente al crecimiento global de la economía australiana, la obstinada realidad nos muestra el hundimiento del sector inmobiliario con una caída en la venta de viviendas nuevas del 7,3%, unos intereses altos, un aumento preocupante del desempleo, un sector turístico en decadencia, etc. Pero las cifras nos muestran un crecimiento que se debe casi en exclusividad a la exportaciones e minerales y mi pregunta es ¿Cuándo disminuyan las exportaciones por la disminución de ventas a China qué medidas tomara el gobierno australiano?

Como ocurre casi siempre los políticos australianos acudirán al recorte y al aumento de impuestos en vez de ir tomando medidas ahora que aún están en crecimiento.

El último ejemplo es la India, también en crecimiento como Australia, pero con una inflación que no acaba de ser controlada, unos tipos de interés alto, un mercado del crédito estrangulado y un gobierno que sigue gastando sin mostrar un interés real en cumplir sus propios objetivos de déficit público.

Sin ir más lejos el objetivo de déficit del gobierno indio se marcó en un 5,1% para este año y resulta que ya lo han alcanzado y estamos en el primer trimestre. Por si esto fuera poco, el presupuesto para este año en un 18% superior al del año pasado. Este presupuesto está basado en una cifra de crecimiento del 7% un 2% inferior a la del año pasado. A veces me pregunto de donde salen las personas que nos gobiernan o mejor, dejadme de auto justificaciones, simplemente tenemos lo que nos merecemos.

El tercer argumento en contra de mi planteamiento es “comprar con el rumor y vender con la noticia”, este argumento que en un entorno estable permite avances significativos a los mercados financieros, en el actual entorno sólo promueve la especulación en el corto plazo y perjudica notablemente a los pequeños inversores que terminan siendo las víctimas de esta olas d especulación.

Por último y como siempre por buscar una noticia positiva, hoy se ha sabido que algunos banquero del Reino Unido están interesados en el yuan y que han instado al Banco de Inglaterra a la compra de RMB con el fin de poder establecer un sistema swap de comercio. Esta iniciativa puede ser un nuevo espaldarazo a la política de internacionalización del yuan y que poco a poco está produciendo buenos resultados. A esto uniríamos una mejora del comercio entre ambas naciones y a su vez evitarían la utilización de swaps en dólares que encarecen los costes financieros.

Como siempre, deseo que este fin de semana sirva a todos mis lectores para descansar y relajarse ante la próxima semana que se presenta llena de tensiones y de unos mercados financieros expectantes y que se pueden girar en cualquier momento.
G.A.
 
Top