Mercados Financieros

Como anunciaba ayer el efecto QE3 Bernake o la traducción de algunos inversores sobre la llegada en el corto plazo del QE3 va desvaneciéndose y buena muestra de ello es el cierre en general en negativo de los mercados financieros asiáticos, aunque como sucede en las últimas jornadas también hubo sus excepciones.

Por mercados financieros el Shanghái Composite encabezó las pérdidas con una caída del -2,65% (Ayer -0,15%), el Hang Seng que en la jornada de ayer martes terminó en positivo hoy ha cerrado en rojo -0,77% dejándose la mitad de las gancias de la jornada anterior. El Nikkei también se ha unido a las pérdidas y se ha dejado un -0,71%; tampoco el Kospi ha sido ajeno aunque su cierre ha sido más modesto dejándose sólo un -0,39% y por último el Sensex después de la fuerte subida de ayer hoy retrocede 135.74 puntos, un -0,8%.

En el otro lado de la balanza Australia cerró en positivo con unos benéficos del 0,98%  y el Taiex en plano, perro en verde, su cierre fue de un avance de 0,11%.

En la jornada de hoy miércoles pesó demasiado el dato que ya explicamos ayer de la reducción de los benéficos en un 5,2%, este descenso continua dando la razón aquellos inversores que creen que la economía china sufrirá un aterrizaje forzoso y que no será capaz de amortiguar la repercusión de la crisis económica sobre la economía China.

También existen temores fundados en que la inflación va a repuntar de nuevo lo que significaría por un lado el fracaso de las autoridades chinas en el control inflacionista y por otro el retraso de las tan esperadas medidas de estímulo de la economía China. Como mantuve en el artículo de ayer, el gobierno tiene que tomar una decisión, o aceptar un nivel razonable de inflación ayudando a un aterrizaje suave de la economía y estimulando una vuelta al crecimiento y seguir con su política de control de la inflación y hacer que la economía sufra un aterrizaje duro y le sea más difícil recuperar la senda del crecimiento.

Aunque también existe una tercera alternativa “La paradoja del asno de Buridán” y que el gobierno no se decida a actuar en ninguna de las dos direcciones anteriores y la economía china sufra una fuerte caída encadenando el estallido de la burbuja inmobiliaria y llevándola a niveles inferiores al 5%.

En definitiva, lo más conveniente es que las autoridades chinas tomen una decisión y la lleven adelante aceptando las repercusiones negativas que pueda tener dicha decisión.

Continuando con otros mercados, me resulta curioso lo sucedido en el ASX australiano en la jornada de hoy y no me explico el porqué de la subida. Si tenemos presente que en estos momentos existe una fuerte interconexión entre la economía australiana y la China. Si además los datos sobre esta última no son indican que vayan a mejorar, resulta extraña una subida de casi el 1%.

Otro elemento no muy positivo es la relativa fortaleza del dólar australiano que dificulta la competitividad en las exportaciones australianas.

Al final la única explicación que encuentro es el comentario del RBA sobre la fortaleza de la banca australiana y proveyendo sus estabilidad en el corto plazo.

Para terminar la crónica de hoy un elemento positivo y dos negativos. El positivo es el tímido avance de la apertura a capitales extranjeros y a la inversión privada en Wenzhou aunque este proyecto está pendiente de aprobación y si bien se conocen detalles de la propuesta, puede que esta sea modificada substancialmente. En cualquier caso estaremos atentos a conocer que sucede en el asunto Wenzhou.

Continuando en China, hoy hemos sabido que este país se enfrenta a problemas en la extracción de su propio petróleo y que esta está disminuyendo desde sus máximos de 4.6M barriles diarios al 4.1M b/d. Si unimos esta disminución de la producción y el aumento espectacular de la demanda, China se enfrenta a riesgos inflacionistas más potentes de lo esperado por el fuerte repunte del crudo haciendo peligrar su política de control de la inflación.

Y para finalizar tengo que comentar la carta enviada por las asaciones de valores y mercados financieros de la India sobre la nueva reforma fiscal y que afecta a las inversiones extranjeras. En concreto se refieren a la FIIS ya la GAAR y  que afectaran a los $200.000M de fondos extranjeros.

El aviso de estas asociaciones se refiere al impuesto de transferencias de activos indirectos, que podría llevar al absurdo de darse una doble o triple tributación.

Una situación como la anteriormente descrita provocaría la desinversión de los fondos extranjeros y repercutiría muy negativamente en la economía de la India. Como dato recuerdan que el 17% de los mercados bursátiles de la India proceden de estos fondos.
 
Top