Agencia de Calificación Fitch

Vista la repercusión del informe de Fitch acerca del mantenimiento de la calificación del Reino Unido en triple A pero con cambios en el outlook que pasa de estable a negativo y debido a que no todas las personas interesadas en esta noticia han accedido al comunicado original sino que ha leido la interpretación del mismo. 

Por ello, teniendo en cuenta que no todo el mundo habla inglés, publico la traducción del comunicado traducida.

Además no hay mejor interpretación de los datos que la obtenida de las fuentes originales.

El texto original, para aquellos que hablan inglés esta después de la traducción.

Fitch Ratings ratifica las del Reino Unido en 'AAA', revisa la perspectiva a negativa   

14 de marzo 2012 16:08 (EDT)
Fitch Ratings-Londres-14 de marzo de 2012: Fitch Ratings ha afirmado (Reino Unido) las calificaciones soberanas del Reino Unido de la siguiente manera:
- A largo plazo en moneda extranjera Default Rating (IDR) ratificada en 'AAA' 
- IDR de Largo Plazo en Moneda Local ratificado en 'AAA' 
- Techo País ratificada en 'AAA' 
- calificación de corto plazo en moneda extranjera se afirmó en 'F1 +'

Las perspectivas sobre los exámenes a fondo a largo plazo se han revisado de estable a negativa.

La afirmación de las calificaciones de 'AAA' del Reino Unido, refleja los progresos realizados en la reducción del déficit presupuestario del gobierno estructural y la credibilidad del esfuerzo de consolidación fiscal. La calificación del Reino Unido de 'AAA' se basa en una economía de altos ingresos, diversificado y flexible, así como la estabilidad política y social. El perfil de crédito soberano del Reino Unido también se beneficia de la flexibilidad macroeconómica y la financiación que se deriva de la política monetaria independiente y el estado de la libra esterlina como "moneda de reserva" internacional. Sin embargo, el déficit del gobierno presupuestario estructural es el segundo en tamaño sólo a los EE.UU. ("AAA" / negativa) y el endeudamiento es significativamente superior a la de 'AAA' media, aunque en la actualidad ampliamente en línea con Francia ('AAA' / Negativa) y Alemania ( 'AAA' / Estable).

Fitch jueces de consolidación fiscal del gobierno tiene previsto para ser creíble, lo que refleja el firme compromiso político y la capacidad institucional. El próximo presupuesto que se espera para reafirmar el compromiso del gobierno para la reducción del déficit tal como se establece en los presupuestos 2010 y 2011, la Revisión de Gastos de 2010, y la Declaración de otoño de 2011. El ajuste se centra en la reducción permanente del gasto corriente respaldados por la reforma estructural a los servicios públicos y el bienestar. La consolidación fiscal de carga frontal está llevando a cabo en línea con el camino trazado por el gobierno. El déficit primario ajustado al ciclo reducido a la mitad en los últimos dos años, hasta el 3,5% del PIB en 2011-12 del 7% del PIB en 2009-10, a pesar de los planes del Gobierno incluyen la reducción en el gasto más allá del término de la actual legislatura.

La combinación de políticas monetarias y fiscales 'suelto' permitidos por la flexibilidad monetaria y el régimen de tipo de cambio, como "flexibilización cuantitativa" (QE), apoya el necesario reajuste de la economía del Reino Unido. Aunque Fitch reconoce que el propósito de QE es para evitar las presiones deflacionarias y promover el flujo de crédito privado, que también ha reducido el costo del gobierno de la financiación fiscal y su confianza en el mercado, por lo menos en el corto y mediano plazo. Combinado con un plazo promedio de vencimiento de la deuda pública de más de 14 años - aproximadamente el doble de sus pares 'AAA' y una resistencia a la Nota sobre las políticas actuales - el riesgo de una crisis de financiamiento fiscal es evaluado para ser insignificante.

En opinión de Fitch, la credibilidad del compromiso fiscal del gobierno se vio reforzada por el anuncio en la Declaración de Otoño de medidas adicionales para asegurar que el objetivo del gobierno de un superávit presupuestario ajustado al ciclo actual de 2016-17 y la deuda pública neta del sector (con exclusión financiera intervenciones en el sector, la ex PSND) está disminuyendo en 2015 a 16 en respuesta a la Oficina de (OBR) Responsabilidad Presupuestaria del importante re-evaluación del potencial de crecimiento económico del Reino Unido y las perspectivas de crecimiento. Sin embargo, la deuda bruta del gobierno general (GGGD) y la medida preferida del gobierno - ex PSND - Según los pronósticos, por el OBR a su punto máximo en 2014-15 al 93,9% y el 78% del PIB, respectivamente, en comparación con su pronóstico anterior de 87,2% y 70,9 % en 2013-14 en el momento de la Marcha Presupuesto 2011 y el anterior revisión formal de Fitch de la calificación soberana del Reino Unido. De acuerdo con los criterios de calificación de riesgo soberano de Fitch y los precedentes históricos e internacionales, la cumbre prevista para el endeudamiento público está en el límite del nivel compatible con el Reino Unido mantiene su 'AAA' de estado. Con la deuda no se espera que llegue hasta el 2014-15, tres años fiscales a partir de ahora, los riesgos y la incertidumbre en torno a la realización de la reducción de la deuda a mediados de la década son materiales.

La evolución de la crisis de la deuda zona euro tiene importantes implicaciones para el Reino Unido a la luz de la sustancial del comercio y los vínculos financieros entre los dos. El alivio de las tensiones en los mercados financieros en la zona del euro en los últimos meses ha disminuido los riesgos para el Reino Unido, pero en opinión de Fitch, la crisis no se resuelve y podría intensificarse una vez más. Evaluación actual de Fitch es que los bancos del Reino Unido están relativamente bien situados para absorber futuros episodios de turbulencia financiera y las pérdidas en la exposición la zona del euro sin tener que recurrir más a los contribuyentes del Reino Unido para el capital. Bancos del Reino Unido han reforzado sus posiciones de capital en los últimos años y han reducido su exposición a las economías de la eurozona más débiles en 2011. Además, el gobierno del Reino Unido ha anunciado su intención de reformar el sistema bancario para que las futuras crisis menos frecuentes y costosos. Ambos factores deberían ayudar a reducir los futuros riesgos fiscales. De mayor preocupación sería el impacto económico más amplio de una intensificación de la crisis de la eurozona en la capacidad del gobierno del Reino Unido para cumplir con sus objetivos de reducción de déficit y colocar la deuda en porcentaje del PIB en una trayectoria descendente en el 2015-16.

La revisión de la perspectiva de la calificación de estable a negativa refleja el espacio fiscal muy limitado para absorber aún más las crisis económicas a la luz de tales niveles de deuda elevados y potencialmente más débil que la recuperación económica los pronósticos actuales. A la luz de la considerable incertidumbre en torno a las perspectivas económicas y fiscales, incluyendo los riesgos para la recuperación económica en curso por las tensiones financieras en la zona euro y en el contexto de un déficit presupuestario sigue siendo grande estructural y la deuda pública elevada y en aumento, la perspectiva negativa indica una ligeramente mayor que 50% de probabilidad de una rebaja sobre un horizonte de dos años.

Los factores desencadenantes que probablemente llevarían a una rebaja de la calificación son los siguientes: 
- la flexibilización fiscal discrecional que dio lugar a la deuda pública en horas pico más tarde y más alto que los pronósticos actuales, 
- los shocks adversos que implicaron mayores niveles de endeudamiento público y la deuda que actualmente proyectada, y 
- - Una revisión a la baja de material de la evaluación del potencial del Reino Unido, el crecimiento a medio plazo.

Por el contrario, el desempeño económico y fiscal en línea con las expectativas iniciales de Fitch con la deuda bruta del gobierno general en horas pico en torno al 94% en 2014-15 podría resultar en la estabilización de la perspectiva de la calificación. En ausencia de shocks adversos, Fitch no espera que para resolver la perspectiva negativa hasta el año 2014. La agencia a medio plazo las proyecciones económicas y fiscales se establecen en un nuevo Informe Especial sobre las finanzas públicas del Reino Unido, disponible en www.fitchratings.com.

Fitch última revisado formalmente las calificaciones soberanas en el Reino Unido el 14 de marzo de 2011 y ha completado la revisión actual de una manera consistente con sus obligaciones reglamentarias.


14 Mar 2012 4:08 PM (EDT)
Fitch Ratings-London-14 March 2012: Fitch Ratings has affirmed the United Kingdom's (UK) sovereign ratings as follows:
--Long-term foreign currency Issuer Default Rating (IDR) affirmed at 'AAA'
--Long-term local currency IDR affirmed at 'AAA'
--Country Ceiling affirmed at 'AAA'
--Short-term foreign currency rating affirmed at 'F1+'

The Outlooks on the Long-term IDRs have been revised to Negative from Stable.

The affirmation of the UK's 'AAA' ratings reflects the progress made in reducing the government's structural budget deficit and the credibility of the fiscal consolidation effort. The UK's 'AAA' rating is underpinned by a high-income, diversified and flexible economy as well as political and social stability. The UK sovereign credit profile also benefits from the macroeconomic and financing flexibility that derives from independent monetary policy and sterling's status as an international 'reserve currency'. However, the government's structural budget deficit is second in size only to the US ('AAA'/Negative) and indebtedness is significantly above the 'AAA' median, although currently broadly in line with France ('AAA'/Negative) and Germany ('AAA'/Stable).

Fitch judges the government's fiscal consolidation plans to be credible, reflecting the strong political commitment and institutional capacity. The forthcoming Budget is expected to reaffirm the government's commitment to deficit reduction as set out in the 2010 and 2011 budgets, the 2010 Spending Review, and the 2011 Autumn Statement. The adjustment is focused on permanent reductions in current spending underpinned by structural reform to public services and welfare. The front-loaded fiscal consolidation is proceeding broadly in line with the path set out by the government. The cyclically-adjusted primary deficit halved over the past two years, to 3.5% of GDP in 2011-12 from 7% of GDP in 2009-10, although the government's plans include further reductions in spending beyond the term of the current parliament.

The mix of tight fiscal and 'loose' monetary policies allowed for by the flexible monetary and exchange rate regime, including 'quantitative easing' (QE), is supportive of the necessary rebalancing of the UK economy. Although Fitch recognises that the purpose of QE is to forestall deflationary pressures and promote the flow of private credit, it has also reduced the government's cost of fiscal funding and its reliance on the market, at least over the short to medium term. Combined with an average maturity of government debt of over 14 years - around double that of its 'AAA' peers and a rating strength - on current policies the risk of a fiscal financing crisis is assessed to be negligible.

In Fitch's opinion, the credibility of the government's fiscal commitment was further enhanced by the announcement in the Autumn Statement of additional measures to ensure that the government's target of a cyclically-adjusted current budget surplus by 2016-17 and public sector net debt (excluding financial sector interventions, PSND ex) is falling in 2015-16 in response to the Office for Budget Responsibility's (OBR) substantial re-assessment of the UK's economic growth potential and growth prospects. Nonetheless, general government gross debt (GGGD) and the government's preferred measure - PSND ex - are forecast by the OBR to peak in 2014-15 at 93.9% and 78% of GDP, respectively, compared to its previous forecast of 87.2% and 70.9% in 2013-14 at the time of the March 2011 Budget and Fitch's previous formal review of the UK's sovereign ratings. Consistent with Fitch's sovereign rating criteria and historical and international precedent, the projected peak for government indebtedness is at the limit of the level consistent with the UK retaining its 'AAA' status. With debt not expected to peak until 2014-15, three fiscal years from now, the risks and uncertainty surrounding the realisation of debt reduction by the middle of the decade are material.

The evolution of the eurozone debt crisis has significant implications for the UK in light of the substantial trade and financial linkages between the two. The easing of financial market tensions in the eurozone in recent months has diminished the risks to the UK, but in Fitch's opinion, the crisis is not resolved and could once more intensify. Fitch's current assessment is that UK banks are relatively well placed to absorb future episodes of financial market turmoil and losses on eurozone exposures without additional recourse to the UK taxpayer for capital. UK banks have strengthened their capital positions in recent years and they have reduced their exposures to the weaker eurozone economies over 2011. In addition, the UK government has announced its intentions to reform the banking system to make future crises less frequent and costly. Both these factors should help reduce future fiscal risks. Of greater concern would be the broader economic impact of an intensification of the eurozone crisis on the UK government's ability to meet its deficit reduction targets and place the debt to GDP ratio on a downward path in 2015-16.

The revision of the rating Outlook to Negative from Stable reflects the very limited fiscal space to absorb further adverse economic shocks in light of such elevated debt levels and a potentially weaker than currently forecast economic recovery. In light of the considerable uncertainty around the economic and fiscal outlook, including the risks posed to economic recovery by ongoing financial tensions in the eurozone and against the backdrop of a still large structural budget deficit and high and rising government debt, the Negative Outlook indicates a slightly greater than 50% chance of a downgrade over a two-year horizon.

The triggers that would likely prompt a rating downgrade are as follows: 
-- Discretionary fiscal easing that resulted in government debt peaking later and higher than currently forecast; 
-- Adverse shocks that implied higher levels of government borrowing and debt than currently projected; and
-- A material downward revision of the assessment of the UK's medium-term growth potential.

Conversely, economic and fiscal performance in line with Fitch's baseline expectations with general government gross debt peaking at around 94% in 2014-15 would likely result in the stabilisation of the rating Outlook. In the absence of adverse shocks, Fitch does not expect to resolve the Negative Outlook until 2014. The agency's medium-term economic and fiscal projections are set out in a new Special Report on UK Public Finances, available at www.fitchratings.com.

Fitch last formally reviewed the UK sovereign ratings on 14 March 2011 and has completed the current review in a manner consistent with its regulatory obligations.
 
Top