Tras el cierre de las bolsas asiáticas en negativo, las bolsa europeas sufren un suave rebote técnico después de las fuertes bajadas de estos días. Parte de esta subida también está motivada por la esperanza de que la Troika consiga negociar un acuerdo de compromiso con Grecia que permita la liberación del sexto tramo del primer rescate y de esta manera se consiga por un lado el default de octubre y por otro se ganen al menos tres meses con el de encontrar una solución definitiva al problema griego.

Esta esperanza de los mercados se puede ver frustrada por las exigencias que posiblemente este imponiendo Grecia a la Troika para aceptar los fondos, o por la rebelión por parte de Grecia de cumplir sus compromisos de ajuste impidiendo la liberación de los fondos del EFSF.

Desde estas líneas se ha defendido la necesidad de cerrar la herida que está provocando Grecia en la cohesión europea. Este sangrado de fondos, está resultando inútil pues el débil gobierno griego se ve incapaz de ejercer el control sobre la situación económica de su país.

La única solución que comienza a ser viable, es la salida de Grecia de la Unión Europea de manera ordenada. Esto supone la necesidad de volver a su antigua moneda y realizar los pagos a deudores nacionales con dracmas y los pagos internacionales en Euros. Aquí sí que sería necesario el apoyo de la Unión Europea para que Grecia pudiera hacer frente a los pagos internacionales mediante un fondo específico de ayuda gestionado por el EFSF.

Esta drástica solución permitiría a la Unión Europea habilitar políticas de apoyo a los países con riesgo de contagio para impedir el hundimiento definitivo de la Zona euro.

Grecia está al límite de su resistencia y el gobierno griego y los políticos en general, deberán asumir su crítica situación económica y responder ante sus ciudadanos de su pésima gestión. Está claro que si Grecia sigue bajo el paraguas de la Unión Europea, su actual situación se enquistará y no será capaz de tocar fondo para comenzar su recuperación.

Este argumento se ve reforzado por la bajada en el día de ayer de S&P de Italia de A+ a A. Esta bajada sorpresiva se basa en la desconfianza que la agencia de calificación tiene en el gobierno italiano y en su capacidad para llevar a la realidad el plan de ajuste de €54.000M.

Es necesario hacer notar que  un país como Italia resultaría imposible ser rescatado con lo cual es imprescindible tomar medidas de contención antes de que ocurra el desastre. En este punto es donde los fondos del EFSF deben priorizar la supervivencia de la zona euro evitando que Italia y España caigan en zona de rescate.

Esta situación comprometida de España e Italia ha tenido su reflejo inmediato en la deuda soberana de ambos países aumentado el diferencial sobre el bono alemán y cotizando en estos momentos en CDS para Italia en 503.02 pbs y el de España en 409.92 pbs.

De todas formas hay que reconocer que la situación de Italia en estos momentos es más delicada que la de España. Aunque aún no se han reconocido oficialmente las cifras de crecimiento de Italia, se prevé una revisión a la baja, pasando este año de niveles de 1,1% al 0,7% y el 2012 crecerá a niveles inferiores al 1%.

Como nota curiosa, en el día de hoy ha habido subasta de Letras del Tesoro español que han sido cubiertas en su tramo máximo sin problemas y con unos diferenciales que han subido un 7,6%. De los €4.500M previstos, se han cubierto 4.460M€. En Letras a 12 meses €3.590M, con un diferencial del 3,59%, superior a la subasta anterior que fue de 3,33%y con un ratio de cobertura algo mejor de 2.7, frente al anterior de 2.14. En el caso de la Letras a 18 meses colocó €870M con un diferencial del 3,86%, frente a la anterior subasta que fue de 3,59% y con un ratio de 2.74, frente al anterior de 3.23.

En el terreno macroeconómico en Europa, el índice ZEW ha sido bastante peor de lo esperado, en el caso de Alemania para condiciones actuales el consenso preveía 54.0 y el dato ha sido 46.6; en el sentimiento  económico se preveía -45.0 y el dato ha sido -43.3 y en cuanto a la zona Euro, el sentimiento económico previsto por el consenso era de -45.0 y el dato ha sido -44.6. En cualquier caso, aunque los datos macroeconómicos continúen siendo peor de lo esperado, en estos momentos son sólo una muestra de la realidad que no decidirá nada en el corto plazo. Las decisiones fundamentales están en estos momentos en manos de los políticos y no en los datos objetivos.

En Estados Unidos, entre hoy y mañana sí que tendremos datos fundamentales, y no hablo de los datos de construcción, sino de las posibles filtraciones de la reunión FMOC y el comunicado de mañana donde por fin se sabrá si la FED apuesta por un nuevo QE3 para estimular el crecimiento en Estados Unidos o por otro tipo de medidas que seguramente decepcionarían a unos mercados que están al límite de su frustración. 

Habrá que estar muy atento a cualquier noticia que podría cambiar la dirección de los mercados.

El VIX en el día de ayer subió un 5,65% llegando al nivel de 32,73% que sigue demostrando la enorme debilidad de los mercados.


 
Top