Tras el cierre de las bolsas asiáticas en plano, las bolsas europeas comenzaron la jornada con ligeras subidas que han ido perdiendo fuerza y en estos momentos los números rojos vuelven a los mercados de renta variable.

En el día de hoy tengo la sensación que nadie se atreve a decir nada evitar nuevos movimientos de los mercados. La calma tensa será la nota predomínate a la espera de la reunión de mañana de la Troika formada por el BCE el FMI y la Comisión Europea con el fin de decidir si liberan el sexto tramo de €8.000M del primer recate griego.

La de la autoridades europeas es patente, hasta el momento Grecia no ha cumplido ninguno de los acuerdos de ajuste pactados y aunque en el día de ayer el gobierno griego aprobó un nuevo impuesto con el que recaudará €2.000M, no es capaz de transmitir tranquilidad ni a sus socios, ni a los prestamistas internacionales.

Una de las consecuencias de esta falta de confianza fue el fuerte castigo a las entidades bancarias francesas y alemanas expuestas al default griego.

Con el fin de evitar males mayores, Trichet declaró que abriría líneas de crédito ilimitadas para las entidades perjudicadas por la crisis de la deuda soberana griega. Recordemos que las entidades francesas y alemanas soportan un montante de €34.000M de deuda griega y si añadimos la participación de entidades públicas la suma total es de €90.000M.

Ante esta delicada situación cada vez parece más probable que se puedan habilitar Eurobonos con la garantía de los países miembros de la Unión Europea. Esta medida sin lugar a duda tendría enormes ventajas pues supondría un mayor control del mercado de deuda y a su vez supondría un control real sobre los déficits públicos. Es cierto que también conllevaría la pérdida de soberanía por parte de los miembros de la UE, lo cual no están dispuestos a aceptar algunos de los países miembros.

Puede que este sea el momento de buscar un nuevo plan para Grecia. No basado en su rescate, sino en un default controlado que permita a la Unión Europea crear los mecanismos necesarios para sacar temporalmente del euro a Grecia y centrar sus esfuerzos en España e Italia. Si cualquiera de estos dos pises cayera sería un golpe mortal de necesidad para la zona euro. Es el momento de decisiones difíciles pero necesarias.

En lo referente a la compra por parte del Fondo Soberano de China CCI de deuda española e italiana, no voy hacer más comentario que acciones teatrales para calmar a los mercados no sirven de nada, más aún aumentan la desconfianza.

En Estados Unidos el plan anunciado por Obama comienza a tener problemas con la mayoría republicana del Congreso. Como ya es habitual, los republicanos son reacios a tocar impuestos para incentivar el empleo. Veremos si el plan Obama consigue avanzar por las cenagosas aguas de la política norteamericana.

En el aspecto macroeconómico no hay citas de gran interés en el día de hoy y los mercados miraran más a las declaraciones de los políticos que a las cifras macro.

La volatilidad del VIX sigue en peligrosos niveles del 38%.
 
Top