Tras una semana desastrosa par los mercados, comenzamos una nueva semana con bajada media  en los mercados asiáticos del 3,5%  y en Europa con subidas moderadas apoyadas en un suave rebote técnico y en un mejor dato de lo esperado del IFO alemán.

Asia ha sido la primera en recoger las declaraciones del Secretario del Tesoro norteamericano Geithner avisando que si Europa no toma medidas de fondo para afrontar la crisis de la deuda soberana se producirá un default en cadena de la banca europea. El Secretario del Tesoro aduce que este futuro default es la consecuencia de la falta de agilidad de las instituciones europeas para responder con eficacia a los problemas generados por la crisis de la deuda soberana primando los intereses particulares frente al beneficio común.

Si bien estoy completamente de acuerdo con esta posición me gustaría que Geithner aplicara esta misma contundencia en cuanto a su propio país que se debate en luchas intestinas entre demócratas y republicanos que impiden la toma de decisiones adecuadas para el estímulo de la economía. Sólo basta recordar dos acontecimientos, el primero la aprobación en el último momento del techo de endeudamiento de la administración norteamericana y el segundo la carta enviada por los líderes republicanos a Bernanke pidiéndole que no interfiriera en el desarrollo para ellos natural de la economía.


Centrémonos en Europa, esta semana donde nuevamente la política dominará s decisiones de los inversores, el miércoles se votará en Finlandia la remodelación del EFSF y el jueves le tocará a Eslovenia y a Alemania.
La votación finlandesa es importante puesto que es uno de los países que exigía garantías adicionales a Grecia para apoyar el segundo rescate y en el caso de Alemania es fundamental por varios elementos. El primero por su influencia en el resto de las economías europeas. El segundo porque se verá la fortaleza de actual gobierno y el apoyo a su política en el manejo de la crisis.

El gobierno alemán se encuentra en estos momentos en una difícil encrucijada. Por un lado, existe una corriente de opinión pública en  crecimiento contraria a los rescates y a la ampliación del EFSF y que cada día cuanta con más apoyos dentro de la coalición de gobierno actual.

Esta oposición, podría provocar debilitamiento de la coalición de gobierno sino contara con un amplio apoyo de los partidos que lo sustentan.

En este caso, asistiríamos a una crisis de gobierno que añadiría un nuevo foco de tensión en Europa y además supondría un duro golpe a la ampliación del EFSF que quedaría tocado en su línea de flotación antes de su nacimiento.

Respecto a la crisis griega, lo único que hay que apuntar es que al final los fondos del sexto tramo se tendrán que liberar si no se quiere un default incontrolado. Otra cosa es la aprobación del segundo recate. Desde mi punto de vista, este no se dará y los fondos serán utilizados para proporcionar liquidez a la banca europea.

Lo opción más razonable, es asignar los fondos necesarios para un default controlado de Grecia y cortar la fuga de fondos que está produciendo su rescate.

Los políticos europeos siguen sin reconocer la realidad de los datos. Lo que me parece claro, es que mientras no se llamen a los problemas por su nombre, no comenzara el camino de la recuperación.

En cuanto a Asia, los temores de la inflación y el miedo de globalización de la crisis europea están creando dudas en los analistas sobre el crecimiento del gigante asiático y comienzan a prever una reducción en su crecimiento. Habrá que estar muy pendiente del dato final del PMI chino, pues el previo estuvo por debajo del rango 50, lo que supone una contracción de la economía.

En cuanto a Estados Unidos, esta semana asistiremos a una nueva comparecencia de Bernanke que develará los primeros efectos de la “operación Twist” y de su eficacia.

Esperemos que una vez vista su ineficacia, la FED por fin anuncie el QE3 y comience a dar pasos hacia adelante y no de forma lateral como hasta ahora.

En el plano macro económico, la semana está cargada de citas. Hoy ya hemos conocido el índice IFO en Alemania que ha sido mejor de lo esperado. Mañana el GFK y el viernes la producción industrial.

En Estados Unidos, el martes la confianza del consumidor del Conference Board, el jueves el PIB del 2T, y el viernes el índice manufacturero de Chicago y el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que determinaran la dirección final de la semana.

Pero me gustaría insistir que los datos macro son en estos momentos secundarios frente a los movimientos y declaraciones políticas.

El índice VIX sigue muy alto, 41,25%, el cual certifica la extraordinaria complejidad para la inversión en la renta variable.

 
Top