Tras una nueva jornada de cierre en negativo de los mercados asiáticos y de las fuertes pérdidas en el día de ayer de la renta variable europea, hoy Europa abre con suaves subidas que van perdiendo fuerza a medida que van pasando los minutos.

Esta subida técnica, sino se ve acompañada de alguna noticia positiva que la acompañe, supondrá el peor cierre de semana de los mercados en los dos últimos años.
La pregunta sería, ¿por qué han reaccionado los mercados de manera tan negativa ante la medida de estímulo de la FED?

La respuesta se basa, tanto es factores reales, como en psicológicos. Lo psicológicos serian, la falta de confianza, la aversión al riesgo, inexistente credibilidad hacia las promesas de los políticos. Los reales, un posible escenario de doble recesión, la incapacidad de implementar actuaciones reales por parte de los políticos y las autoridades económicas y por si esto fuera poco, los indicadores macroeconómicos en su mayoría apuntan a una nueva contracción de la economía de los países desarrollados.


El primero de los factores psicológicos, la falta de confianza, raya con la realidad, pues se basa en la decepción de los inversores ante las continuadas declaraciones enfocadas a tranquilizar a los mercados que no terminan de cuadrar con la realidad actual, ni futura.

La segunda, aversión al riego tiene su se ve justificada por la enorme volatilidad de los mercados y los continuos descalabros de la deuda soberana. Esto provoca en los inversores la búsqueda de valores refugio como los bonos norteamericanos/alemanes, la compra de dólares/francos suizos y la inversión en oro, valor refugio por excelencia.

El tercer factor psicológico, inexistente credibilidad de políticos e instituciones económicas, tiene su reflejo en las luchas intestinas entre republicanos y demócratas ante la crisis del aumento del techo de endeudamiento de la administración norteamericana y en Europa la incapacidad de llegar a un acuerdo sobre la crisis griego.

En los reales, en primer lugar el convencimiento que estamos frente a una doble recesión, o expresado en palabras de un analista que he leído “estamos pasando de un recesión a una depresión”. Este escenario catastrófico se apoya en los otros dos factores que he mencionado.

La falta de actuaciones reales por parte de los políticos y las autoridades monetarias. Esto lo vimos el miércoles con “la operación Twist”. La FED implementa una medida con el fin de reducir los tipos de interés en el largo plazo para apoyar las inversiones e incentivar el mercado residencial. Pero quizás habría que recordarle a Bernanke, que en estos momentos los tipos de interés a largo están en niveles en mínimos históricos, el Bono a 10 años a 1,72% y el de 30 años a 2,8%.

Lo que necesita la economía norteamericana en estos momentos es liquidez y medidas para la estimulación del empleo y no medidas de maquillaje como la operación Twist.

En este punto Europa no se queda por detrás de Estados Unidos y hoy 23 de septiembre sigue sin implementarse ninguna medida del acuerdo adoptado el 21 de julio por la Unión Europea. Esta ineficacia y lentitud imperdonable por parte de las instituciones políticas supone la ineficacia de las medidas adoptadas por el cambio de escenario y la adopción de nuevas medidas que volverán a ser ineficaces por la tardanza de su puesta en marcha.

Esta ineficacia la justifican los políticos culpando a factores externos como las agencia de rating, la crisis mundial o al señor que pasea por la acera. Europa necesita una fuerte autocrítica que le permita reconocer sus errores con el fin de poder solucionarlos y el mejor ejemplo es el posible default de Grecia (93,08% de posibilidad) el próximo octubre.

El último factor real, viene de la mano de las cifras macroeconómicas que apuntan a una fuerte disminución del crecimiento mundial. Sin ir más lejos, los PMI de China y Europa se cifraron por debajo de 50, lo que supone una contracción de la economía.

Al final, los políticos y las autoridades se verán obligados a tomar medidas. En el caso de Europa, ajuste fiscal acompañado de multa si se incumple; bajada de tipos del interés de entre el 0,5% y el1% y  salda controlada de los miembros de la Unión Europea que incumplan de manera sistemática las medidas de ajuste fiscal y pongan en peligro el equilibrio de la institución.

Con respecto a Estados Unidos, tendrá que activar el QE3 si no quiere caer en una segunda recesión.

No quiero dejar pasar por alto la situación China que puede dar el golpe de gracia a la actual crisis.

En esto momentos China con una cifra de PMI por debajo de 50 y aunque sigue creciendo, se encuentra expuesto a una crisis del crédito como ya ha ocurrido en los países desarrollados. En estos momento y a pesar del esfuerzo de la autoridades chinas para contener la inflación y el crédito, con un crecimiento del 50% y una cifra de riesgo del 27% del PIB. Cifras muy peligroso si la economía China se contrae o se ve afectada sustancialmente por la crisis de la deuda soberana europea.

Por último y como todos los días, el VIX en niveles del 40,35%, con una subida ayer del 10,80%. Este nivel no es aún el máximo del año, pero tal y como van las cosas, no sería de extrañar que llegara a ese máximo y lo superara.



 
Top