Bonos Garantizados
Nuevamente Fitch sobre las consecuencias de la crisis soberana europea y en este caso ofrece un análisis del impacto de la crisis sobre los Bonos Garantizados.

Este análisis interrelacióna el riego soberano como factor esencial en la disminución de liquidez de los bancos europeos y como consecuencia de ello  aumento de costes para los bonos garantizados.

También es un factor fundamental la desconfianza de los inversores en los activos subyacentes que soportan a los bonos garantizados y con ello se multiplica la dificultad de mantener su alta calificación.

En definitiva, el riesgo soberano pone en riesgo la ya débil financiación de algunas entidades que cifraban sus esperanzas de liquidez en sus bonos garantizados y que con el aumento de la morosidad ven como disminuyen sus opciones por una financiación a costes razonables.

Comunicado de Fitch

El hecho de que los bonos garantizados en ocasiones puede alcanzar grados más altos que el soberano en cuestión no debe ocultar el impacto del riesgo soberano en las calificaciones de bonos hipotecarios garantizados, así como los del sector público de los bonos garantizados, Fitch Ratings afirma.

Solvencia soberana afecta a los bonos garantizados a través de empeoramiento de las condiciones macroeconómicas más débiles y sistemas bancarios. Liquidez interbancaria disminuye y se vuelven más costosa. Estos factores negativos han tenido un impacto significativo a través de nuestras calificaciones de bonos garantizados (incluidos los programas del sector público) desde la crisis de la deuda soberana de la eurozona se inició. En 2010 y 2011, que rebajó 39 programas de bonos garantizados (alrededor del 30% de los que la tasa), muchos de ellos varias veces. La mayoría de las rebajas fueron causadas por rebaja calificación de emisor o una revisión del riesgo de liquidez tras rebaja soberanos.

En términos de calidad de garantía, las exposiciones frente a entidades del sector público se puede poner en riesgo directamente de las dificultades encontradas en su nivel soberano. Donde el sector público tasa de los bonos garantizados por encima de la soberana, Fitch ya se aplica supuestos conservadores para las tasas de morosidad y recuperaciones en caso de impago de la deuda del sector público.

Para cédulas hipotecarias, el deterioro de las condiciones macroeconómicas provocadas por la crisis soberana se ha incrementado nuestras pérdidas esperadas para las cestas de garantías hipotecarias en todos los países europeos. Como resultado, hemos aumentado nuestros supuestos para el riesgo de incumplimiento del prestatario y la disminución del valor de mercado de las propiedades, e hizo nuestros escenarios de estrés más severo.

Las rebajas de los bancos que pueden acompañar a consecuencia rebaja soberana en la planta baja de las calificaciones de bonos garantizados. En términos más generales, un entorno de deterioro económico puede mella el desempeño de las instituciones financieras, dañando su calificación de viabilidad.

Y si los fondos los mercados de capital se vuelve más incierto y costoso para los bancos en los países más débiles, que pueden tener un impacto en el mantenimiento de la calificación de bonos garantizados en los niveles superiores que las calificaciones de emisor.

En primer lugar, los compradores potenciales de los activos subyacentes cubiertos podría estar menos dispuestos o en condiciones de comprarlos, por lo que la continuidad de los pagos de los bonos garantizados después de un emisor por defecto menos seguro. Como resultado, en algunos casos se han comprimido el diferencial máximo entre una calificación de emisor y una calificación de bonos garantizados.

En segundo lugar, el aumento de los costes de financiación para los compradores que se consigue reducir el producto de la liquidación de los activos de los subyacentes cubiertos, ya que los compradores aumentar el descuento aplicado a los flujos de ingresos futuros.

Esto reduce la valoración hizo hincapié en la cobertura de los activos, pero los emisores han demostrado hasta ahora ser sobre todo dispuesto a aumentar sobrecolateralización para contrarrestar esto. De los programas de bonos garantizados descalificados por Fitch en 2010 y 2011, sobrecolateralización insuficientes se ha invocado sólo en el 10% de los casos.

Fitch dará a conocer un proyecto de exposición sobre los cambios los criterios de esta semana que se debatirá el papel cada vez mayor de las calificaciones soberanas en nuestro análisis de la discontinuidad.
 
Top