Fitch Ratings

Fitch de nuevo da un varapalo a la economía española a través de su punto más débil, las comunidades autónomas. Tras haber realizado una bajada de los ratings de los bancos ahora lo hace con Cataluña, el País Vasco, Madrid, Asturias, Andalucía, Murcia y Canarias, estas tres últimas comunidades autónomas son las que han sufrido una bajada más fuerte.

Resulta evidente que los motivos de Fitch son el elevado déficit, la disminución de los ingresos provenientes de los impuestos y las pocas probabilidades de reducción de la deuda en el corto plazo unido a saldo negativo de los gastos operativos.

En definitiva, las comunidades autónomas se ven presas de la situación económica española como un todo y sin olvidar sus propias carencias que hacen prever una perceptiva negativa que aún podría suponer una nueva rebaja si el control que comienza a ejercer el gobierno central sobre las mismas se relaja o reduce.

Sin lugar a dudas la mejora económica de España esta sujeta a una mejor gestión de las autonomías y a la consecución del objetivo del 1,5% de déficit, que al menos de momento va a ser imposible.

Nota de Prensa de Fitch 

Fitch Ratings ha rebajado de ocho comunidades autónomas españolas. La agencia también ha afirmado una comunidad autónoma. Las perspectivas son negativas. Además, la agencia ha rebajado tres vinculados de crédito-entidades del sector público (PSE) y asigna perspectiva negativa. Las emisiones de bonos respectivas o senior unsecured también se han degradado. Una lista completa de las acciones de calificación está por debajo.

Fitch colocó ocho Comunidades Autónomas en Rating Watch Negativo (RWN), el 9 de marzo de 2012, e indicó que resolvería la RWN a finales de mayo. A raíz de las rebajas, las calificaciones a largo plazo de todas las Comunidades Autónomas de régimen común que se encontraban en RWN se encuentran ahora en la categoría de 'BBB', mientras que el País Vasco es calificado 'A +' y de la Comunidad Autónoma de Madrid, que no era ha puesto en RWN, es calificado como 'A-'.

Las acciones de calificación reflejan el entorno económico negativo y el mercado en España, que ha dado lugar a la depresión los ingresos fiscales y los déficit fiscales estructurales de las administraciones regionales, que se necesitarán considerables esfuerzos adicionales para reducir, y también las dificultades en el acceso a largo plazo financiación.

En la resolución de la RWN, Fitch evaluado específicamente los cuatro elementos:

- Las comunidades autónomas sufrido alguna falta de financiación por el Estado en 2011, lo que empeoró los resultados generales. Gran gasto extraordinario que debería haber sido registrada en años anteriores también contribuyó al deterioro significativo.

- La reciente introducción de la estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera (BSL) la ley es un paso positivo por parte del gobierno central para inculcar la disciplina presupuestaria en las regiones. Se establece severas sanciones para el incumplimiento y permite al gobierno central para intervenir directamente en las finanzas de las regiones, si éstas no cumplen con los objetivos de déficit presupuestario. Las calificaciones también factor en los importantes esfuerzos que las comunidades autónomas han hecho para alcanzar los objetivos presupuestarios.

- El gobierno central aprobó los planes económicos y financieros (EFP) de 16 comunidades autónomas, el 17 de mayo. Sólo el plan del Principado de Asturias no fue aprobado, pero esto todavía no es un motivo de preocupación. La mayoría de los planes de mostrar una reducción prevista de los ingresos corrientes en 2012 y una fuerte recuperación en 2013. Sin embargo, a pesar de la reducción de los gastos de funcionamiento, la mayoría de las comunidades autónomas esperan para reportar un resultado operativo negativo en 2012. Muchas de las medidas de austeridad se han introducido, pero hasta la fecha sólo las reformas estructurales limitados han llevado a cabo esa dirección de la sostenibilidad de los servicios básicos financiados por comunidades autónomas (en particular salud y educación).

- Las regiones todavía se enfrentan a la presión de una importante financiación en el año 2012 como una gran proporción de la deuda vence en la segunda mitad del año. Fitch entiende que el gobierno central está buscando activamente maneras de facilitar liquidez a las regiones y también mirando a la creación de instrumentos para facilitar la financiación a largo plazo a tasas más asequibles.

La rebaja de la Comunidad Autónoma de Madrid es, en parte debido al aumento significativo de la deuda contraída en el período 2010-12, lo cual Fitch considera muy poco probable que se reduzca, así como el entorno económico negativo en España.

Fitch señala que la calificación intrínseca de las regiones más débiles podrían ser inferiores a su calificación real, pero las medidas de control y vigilancia establecidas por el gobierno central y el hecho de que el servicio de la deuda es un elemento de gasto prioritario ayudar a soportar por lo menos una calificación de grado de inversión. El gobierno central ha indicado que algunos de los mecanismos para apoyar la liquidez y, en particular para permitir a las regiones para pagar su deuda que vence en 2012 pronto se diseñó. Sin embargo, Fitch continuará monitoreando la capacidad y la voluntad permanente del gobierno central para apoyar y controlar las finanzas regionales. Cualquier debilitamiento de ese apoyo se traduciría en más acciones de calificación negativas. Las rebajas más graves de las regiones de Andalucía, Murcia y las Islas Canarias reflejan sus grandes presiones de refinanciación en 2012 y su más débil que el promedio nacional de medio ambiente económico, lo cual Fitch considera que retrasará su recuperación financiera.

Las perspectivas negativas reflejan el ambiente general del mercado en España y en el contexto sigue siendo débil económica y fiscal de las comunidades autónomas, lo que aumenta el riesgo de ejecución de la aplicación de las medidas de austeridad. El incumplimiento de la EFP, así como la creciente presión de liquidez podría llevar a más acción de calificación negativa.

El gobierno central ha presentado su presupuesto de 2012, y la reducción de la financiación de las comunidades autónomas significa que los ingresos corrientes fueron revisadas a la baja, lo que equivale a un descenso medio del 1,3% en comparación con 2011. A pesar de las reducciones en los gastos de funcionamiento, la mayoría de las comunidades autónomas esperan reportar los saldos negativos de operación en el año 2012, lo que representaría aproximadamente el 6,2% de sus ingresos operativos combinados. Fitch considera que los saldos de explotación negativos pueden persistir en el mediano plazo. La agencia tiene un poco de consuelo de la legislación reciente que hace servicio de la deuda un gasto prioritario sobre las obligaciones comerciales.

El déficit individual regional como proporción del PIB para el año 2011 fue mayor de lo previsto. El cumplimiento de la meta de déficit de 2012 de 1,5% sigue siendo un reto. Sin embargo, aún es posible llegar a él, gracias a una reducción en la inversión de capital y no como resultado de la implementación exitosa de las reformas estructurales. También dependerá de la voluntad del gobierno central para aplicar la BSL.
 
Top