El cierre en el último de la semana en los mercados financieros asiáticos ha sido negativo, aunque con una excepción, el mercado continental chino y con el Nikkei cerrado por festivo.

Parece evidente que los mercados financieros siguen siendo cautelosos y los inversores rehúyen el riesgo a la espera de buenas noticias. Pero las buenas noticias no terminan de aparecer y la espera sobre los resultados de las nóminas no agrícolas en Estados Unidos ha terminado siendo decepcionante. Mientras que el mercado esperaba un crecimiento de 170K, la cifra final ha sido de tan sólo 115K y si bien la cifra de desempleo ha disminuido a 8,1% desde 8,2% no ha resultado suficiente para que los inversores crean que el empleo en Estados Unidos está mejorando, sino todo lo contrario, la sensación es de debilidad en la creación de empleo, además de ser un empleo de poca calidad, por lo que la esperanza de un mayor consumo, base fundamental para relanzar el crecimiento, se disuelve en los bajos salarios que no permiten a los trabajadores consumir, sino más bien sobrevivir.

Tampoco ayuda a esta mejora en la confianza de los mercados finacieros declaraciones como las de Jim Chanos (Kynikos Asociados) que avisa del estallido de la burbuja inmobiliaria en China en el corto plazo. Esta opinión está basada en la manera de calcular el PIB por parte de las autoridades chinas, que incluyen la producción, despreciando el dato de las ventas finales.

Chanos añade la curiosa diferencia entre los datos de inflación y de crecimiento en China. Este deterioro en los precios llevaría a Chaos a mantener que si la inflación es del 4%/5%, sería de esperar que el crecimiento fuera en el mismo entorno 4%/5%.

Un punto de vista muy parecido se ha mantenido desde estos comentarios y hablábamos sobre un crecimiento por debajo del 7% sin estallido de la burbuja inmobiliaria. Pero si estallara la burbuja inmobiliaria china, compartiría las cifras de Chaos, aunque mi previsión estaría más cerca del 5% que del 4%.

Otro factor preocupante, es la bajada del precio del petróleo. Si bien me alegra porque me saldrá más barato llenar el coche de combustible, también es un signo preocupante ya que muestra la disminución de la demanda y como consecuencia de  ello la disminución de la producción y del crecimiento económico. El petróleo independientemente del su carácter especulativo, es un buen indicador de crecimiento de la economía. Recordemos como subían los precios ante el aumento de la demanda de los `países emergentes, mientras que ahora muestra que aquellos que tiraban del consumo, ahora no lo hacen.

Por mercados financieros el Sensex encabeza la lista de perdedores, con una bajada del -1,9%, el Hang Seng cerró en negativo perdiendo un -0,77%, el ASX -0,75% y el Kospi -0,30%. En el lado positivo el Shanghái Composite que cerró con avances del 0,49%.

Otras noticias preocupantes sobre Asia son el aumento de los riesgos de impagos, lo que hace que los prestamistas comiencen a retraer la concesión de créditos. Un buen ejemplo sería la India, donde muchas empresas apostaron ante la fortaleza de la rupia por créditos en otras divisas, pero en estos momentos la situación ha cambiado en su contra y tienen que enfrentarse a unos compromisos en un entorno en que la rupia se ha debilitado y las ventas han caído en picado, por lo que se hace tremendamente complicado responder a las obligaciones adquiridas.

A la situación anteriormente descrita hay que añadir la de las empresas indias que emitieron bonos convertibles para vender en el extranjero y en estos momentos no pueden hacer frente al pago. Esta falta de pago ha hecho que se acojan a la posibilidad de recompra de los bonos, lo cual ha creado una espiral especulativa que está haciendo   que tengan que pagar más cara la compra de dichos bonos y que terminará de manera segura con el default de alguna de las empresas implicadas.

S&P afirma que el crecimiento de Asia ha solapado el problema de la mora en los préstamos y que prevé que este año sea el punto de inflexión en la curva de crecimiento del crédito, iniciando un descenso del mismo.

En este clima de deterioro económico aparece el ministro de finanzas de la India Pranab Mukherjee afirmando que su país volverá a la senda del crecimiento sostenido y o lo cifra en un crecimiento entre el 8% y el 1%. Sinceramente no sé si este señor habla mientras sueña o sueña mientras habla. Este caso parece más de “Expediente X”, más que de economía.

Lo que si le diría a este señor son dos cosas, la primera es que la distancia entre los políticos y el pueblo y la realidad es abismal. Y la segunda, como decía la serie de “Expediente X”, “la verdad está ahí fuera”. Nada más que decir.

Cambiando de escenario, el RBA australiano ha modificado su previsión de crecimiento desde el 3,5% al 2,75% para este año. También ha previsto que la inflación se mantendrá en el 2%/3%, niveles producto de la debilidad del mercado laboral y de la reducción de la producción.

La situación de Australia era previsible y por desgracia no se tomaron medidas a tiempo por lo que será necesario tomar medidas más agresivas que la mera bajada de 50 puntos básicos, y reducir los intereses entorno al 2,5%, además de implementar otras medidas de estímulo a la producción y a la mejora del empleo para reducir el impacto de la bajada de ventas de mineral e intentar girar hacia la demanda interna y a la mejora de las condiciones laborales a fin de que los consumidores tiren de la producción y del crecimiento.

En el lado positivo, hacer reseña de la mejora en el clima de negociación entre Estados Unidos y China, reconociendo la administración norteamericana los esfuerzos del gobierno chino por flexibilizar su economía e igualar el RMB a su valor real. En este sentido y el LME ha anunciado su intención de poner en marcha el 2014 los servicios de liquidación en RMB. Esta noticia acerca cada vez más a China hacia la internacionalización del RMB y su aceptación por el FMI en su bolsa de monedas.

Para finalizar y como siempre mis mejores deseos para este fin de semana a mis lectores y espero volver a verles el lunes en una nueva y apasionante semana en los mercados financieros. 
 
Top