CBO

Me ha parecido muy interesante el documento del CBO sobre la política fiscal de los Estados Unidos y como dicha política repercutirá negativamente sobre el crecimiento de la economía norteamericana si no va acompañada por las correspondientes medidas de estímulo.

Bajo las actuales condiciones fiscales, el CBO augura una contracción de la economía en datos anualizados del 1,3%, esta contracción económica tendrá como primera consecuencia la reducción en la recaudación fiscal y elevara de nuevo las cifras de desempleo. Pero si se compensan estas medidas de reducción fiscal o se eliminan, se produciría un efecto rebote para el crecimiento pudiendo llegar a un crecimiento de la economía del 4,4%, muy superior al 0,5% previsto.

El documento original se puede consultar pinchando aquí.

Documento traducido


Si las políticas fiscales vigentes en la actualidad se continúan en los próximos años, los ingresos recaudados por el gobierno federal están muy por debajo del gasto federal. Esa brecha crecerá con el tiempo como el envejecimiento de la población y el creciente costo del cuidado de la salud continuará impulsando el gasto federal con las políticas actuales. Por lo tanto, poner el presupuesto en una trayectoria sostenible requiere cambios significativos en las políticas de gasto, las políticas fiscales, o ambas cosas.

Los políticos se enfrentan difíciles disyuntivas en la decisión de la rapidez con la implementación de políticas para reducir los déficits presupuestarios. Por un lado, la reducción del gasto o aumentar los impuestos poco a poco llevaría a una mayor acumulación de la deuda pública y podría plantear dudas acerca de si a largo plazo la reducción del déficit en última instancia, entraría en vigor. Por otro lado, la implementación de recortes de gastos o aumentos de impuestos abruptamente dar a las familias, las empresas y los gobiernos estatales y locales de poco tiempo para planificar y ajustar. Además, y de especial importancia dado el estado actual de la economía, recortes inmediatos del gasto o aumentos de impuestos supondría un lastre añadido a la expansión económica débil.

Bajo la ley actual, el déficit del presupuesto federal se caerá drásticamente entre 2012 y 2013, debido a los aumentos previstos de los impuestos y, en menor medida, las reducciones previstas en el gasto-un desarrollo que algunos observadores se han referido como un "precipicio fiscal." La reciente o programados vencimientos de las disposiciones fiscales, tales como los que menores ingresos y las tasas de impuestos de nómina y limitar el alcance del impuesto mínimo alternativo (AMT), aumentará considerablemente los ingresos fiscales en 2013 en comparación con las sumas que se recogerán en 2012. Los procedimientos de ejecución automática establecidos en la Ley de Control de Presupuesto de 2011 (Ley Pública 112-25) reducirá el gasto en 2013 en comparación con los gastos en 2012. Y otras disposiciones de la ley va a generar la reducción del déficit adicional en 2013.

En conjunto, la CBO estima que, esas políticas se reducirá el déficit del presupuesto federal por $ 607 mil millones, o 4.0 por ciento del producto interno bruto (PIB), entre los años fiscales 2012 y 2013. El debilitamiento de la economía
reducirá los ingresos fiscales y aumentar el desempleo, generando una reducción en los ingresos tributarios y un aumento en el gasto en artículos tales como seguro de desempleo.

Con esa información económica incorporada, el déficit se reducirá en $ 560 mil millones entre los años fiscales 2012 y 2013, los proyectos de las organizaciones comunitarias.

Si se mide por años naturales 2012 y 2013, la cantidad de la restricción fiscal es aún mayor. La mayoría de los cambios en las políticas que reduzcan el déficit se prevé entrará en vigor al comienzo del año calendario 2013, por lo que las cifras del presupuesto para el año fiscal 2013-que comienza en octubre de 2012-sólo reflejan cerca de tres cuartas partes de los efectos de esas políticas en un con carácter anual. Según las estimaciones de la CBO, las políticas fiscales y de gasto que estarán en vigor de conformidad con la ley actual se reducirá el déficit del presupuesto federal en un 5,1 por ciento del PIB entre los años naturales 2012 y 2013 (con la información económica resultante incluyó, la reducción será menor).

En esas condiciones fiscales, que tendrá lugar bajo la ley actual, el crecimiento en términos reales (ajustado por inflación) del PIB en el año calendario 2013 será sólo del 0,5 por ciento, la CBO

espera que, con la economía proyectada para contratar a una tasa anual del 1,3 por ciento en el primer semestre del año y se expanden a una tasa anual del 2,3 por ciento en el segundo semestre. Dado el patrón de recesiones pasadas, identificadas por la Oficina Nacional de Investigación Económica, una contracción de la producción en el primer semestre de 2013 probablemente se consideró que una recesión.

La proyección de crecimiento económico para el año 2013 bajo la ley actual es un poco más débil que la proyección anterior de la CBO, publicado en enero, que mostró el PIB real aumentó un 1,1 por ciento en la revisión a la baja 2013.The se deriva de la promulgación en febrero de extensiones hasta el final del calendario año 2012 las prestaciones por desempleo de emergencia y de 2 puntos porcentuales de corte en la parte del empleado de los impuestos de nómina. Según estimaciones de la CBO, las extensiones aumentará el PIB en el año calendario 2012 y tendrá poco efecto sobre el PIB en el año calendario 2013, lo que reduce el crecimiento del PIB entre esos años. Los datos económicos hasta ahora en 2012 han sido ampliamente consistentes con las proyecciones de la CBO de enero, por lo que la agencia no ha actualizado sus previsiones para el presente informe para incorporar los nuevos datos económicos, siguiendo su práctica habitual, la CBO espera dar a conocer un pronóstico totalmente actualizada económica en agosto.

¿Qué pasaría si los legisladores cambiaron la política fiscal a finales de 2012 para eliminar o compensar todas las políticas que están programados para reducir el déficit del presupuesto federal en un 5,1 por ciento del PIB entre los años naturales 2012 y 2013? En ese caso, las estimaciones de la CBO, el crecimiento del PIB real en el año calendario 2013 que se encuentran en una amplia gama en torno al 4,4 por ciento, muy por encima del 0,5 por ciento proyectado para el 2013 bajo la ley actual.

Sin embargo, la eliminación o la reducción de la restricción fiscal programada para el próximo año, sin imponer la restricción similar en los próximos años podría reducir la producción y los ingresos en el largo plazo con respecto a lo que ocurriría si el sistema de seguridad previsto fiscal se mantuvo en su lugar. Si todas las políticas actuales se extendieron por un período prolongado de la deuda, federales en poder del público-en la actualidad alrededor del 70 por ciento del PIB, su marca más alta desde 1950, seguirá aumentando mucho más rápido que el PIB. Esta ruta de acceso de la deuda federal no podía mantenerse indefinidamente, y los cambios de política sería necesario en algún momento.

Cuanto más aumento de la deuda antes de que las políticas han cambiado, la mayor serían las consecuencias negativas. Los grandes déficits del presupuesto nacional se reduciría de ahorro, con lo cual reduciendo la inversión en capital productivo y la disminución de la producción futura y los ingresos. Los pagos de intereses sobre la deuda consumiría una parte creciente del presupuesto federal, con el tiempo que requiere, ya sea impuestos más altos o una reducción de beneficios y servicios gubernamentales. Además, el aumento de la deuda cada vez más a limitar la capacidad de las autoridades para utilizar las políticas fiscales y de gasto de responder a los desafíos inesperados, como las crisis económicas o las crisis internacionales. Crecimiento de la deuda también se incrementaría la probabilidad de una crisis fiscal repentina, durante el cual los inversores pierden la confianza en la capacidad del gobierno para gestionar su presupuesto y el gobierno perdería su capacidad de pedir prestado a precios asequibles. Por otra parte, cuanto más tiempo los ajustes necesarios en las políticas se retrasaron, los individuos más inciertos y las empresas sería de alrededor de futuras políticas gubernamentales, y las más drásticas de los últimos cambios en la política tendría que ser.

¿Qué podría hacer los políticos en estas circunstancias? Se podría hacer frente al desafío económico a corto plazo mediante la eliminación o la reducción de la restricción fiscal programada para el próximo año, sin imponer la restricción similar en futuros años, pero que tienen importantes costes económicos en el largo plazo. Alternativamente, podrían moverse rápidamente para hacer frente al problema presupuestario a largo plazo, al permitir la plena medida de austeridad fiscal ya consagrados en la ley actual entre en vigor el próximo año, pero que tienen importantes costes económicos en el corto plazo. O bien, si las autoridades querían reducir al mínimo los costos de corto plazo de reducir el déficit rápidamente a la vez que minimiza los costos a largo plazo de permitir que los grandes déficits de persistir, podrían adoptar una combinación de políticas: cambios en los impuestos y el gasto que se ampliaría el déficit en el año 2013 con respecto a lo que ocurriría bajo la ley actual, pero que reducir el déficit de finales de la década en relación con lo que ocurriría si las políticas actuales se prorrogaron por un período prolongado.

La austeridad fiscal en el 2013 Bajo la ley actual

Bajo la ley actual, muchos cambios temporales en las políticas fiscales y de gasto que se hayan aprobado o prorrogado en los últimos años expirará a finales de diciembre de 2012, mientras que las demás disposiciones en vigor. Todos dichos, las políticas fiscales se reducirá el déficit federal entre los años fiscales 2012 y 2013 por $ 607 mil millones, las estimaciones de la CBO, con exclusión de cualquier información de su impacto en la economía (ver Tabla 1). Alrededor de dos tercios de ese efecto (o $ 399 millones de dólares) se debe a los siguientes cambios en las políticas fiscales:

 Las disposiciones de la desgravación fiscal, Reautorización de Seguro de Desempleo, y la Ley de Creación de Empleos de 2010 (PL 111-312) que limitaron el alcance de la AMT expiró el 31 de diciembre de 2011. El incremento resultante en las obligaciones fiscales para el año 2012 no se pagará por la mayoría de los contribuyentes hasta el año 2013, ya que presenten sus declaraciones de 2012. Otras disposiciones de la Ley del Impuesto sobre 2010, que amplió los tipos impositivos más bajos y los créditos y deducciones expandidas originalmente aprobadas en el Consejo Económico El crecimiento y el Alivio de Impuestos Ley de Reconciliación de 2001 (PL 107-16), los empleos y el crecimiento de Socorro Impuestos Ley de Reconciliación de 2003 (PL 108-27), y el americano Recuperación y Reinversión de 2009 (PL 111-5) están a punto de expirar el 31 de diciembre de 2012. El aumento de los impuestos sobre la renta individuales afectará el pago de impuestos a partir de año 2013, cuando los horarios de retención se reflejan los vencimientos. En conjunto, estos cambios se reducirá el déficit por $ 221 mil millones entre los años fiscales 2012 y 2013.

 El Socorro Medio Clase de Impuesto y la Ley de Creación de Empleos de 2012 (PL 112-96) amplió al 31 de diciembre de 2012, de 2 puntos porcentuales de reducción en el impuesto sobre la nómina que primero entró en vigor en enero de 2011. El vencimiento de esta disposición será aumentar los ingresos por $ 95 mil millones.

 Otras disposiciones que afectan al código tributario también programado para expirar a finales de este año o expiró a finales de 2011, pero se han quedado los efectos sobre los ingresos. El más grande de esta disposición implica la expiración a finales de 2012 de la contabilización como gasto parcial de las inversiones inmobiliarias. Estos cambios aumentarán los ingresos de $ 65 mil millones entre 2012 y 2013.

 Algunas de las disposiciones fiscales de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, incluyendo el aumento de las tasas de impuestos sobre las ganancias y los ingresos de inversión para contribuyentes de altos ingresos, se prevé entrará en vigor en enero de 2013. Estas disposiciones serán aumentar los ingresos en $ 18 millones.

Otras políticas reducirán los gastos por $ 103 mil millones entre los años fiscales 2012 y 2013:

 Las disposiciones de la Ley de Control de Presupuesto que establece los procedimientos automáticos de aplicación diseñados para contener tanto los gastos discrecionales y obligatorios se ha tenido en vigor en enero de 2013. La CBO estima que las reducciones de impuestos durante el año fiscal 2013 reducirá los gastos en $ 65 mil millones en ese año (y en otros $ 41 mil millones en los años siguientes).

 El Socorro Clase de Impuesto Medio y la Ley de Creación de Empleos de 2012 la extensión de beneficios de desempleo de emergencia hasta diciembre de 2012. La caducidad de los beneficios reducirá el gasto en $ 26 mil millones en el año fiscal 2013.

 La reducción prevista en las tasas de los pagos de Medicare para los médicos reducir el gasto en $ 11 mil millones.

Otros cambios en los ingresos y gastos (sin incluir la retroalimentación de su impacto en la economía) se reducirá el déficit en $ 105 millones de dólares entre los años fiscales 2012 y 2013, con lo que la reducción bruta en el déficit de todos los cambios en la política fiscal de $ 607 mil millones.

El debilitamiento de la economía que será el resultado de que las restricciones fiscales reducirá los ingresos fiscales y, por tanto, los ingresos, y se aumentará el gasto en algunas categorías-de seguro de desempleo, por ejemplo. Esas respuestas automáticas elevará el déficit federal en $ 47 mil millones, en la estimación de la CBO, dejando una reducción neta en el déficit proyectado entre los años fiscales 2012 y 2013 de $ 560 millones de dólares. Como resultado, el déficit presupuestario se reducirá un 3,7 por ciento del PIB entre esos dos años fiscales, según estimaciones de la CBO.

El cambio en la política fiscal es más agudo cuando se mide en base al año calendario, porque la mayoría de los cambios de política se prevé entrará en vigor al comienzo del año calendario 2013 y, por lo tanto, hasta la mitad hasta el año fiscal 2013, como resultado, el año fiscal 2013 incluye tres cuartas partes de la pena de los efectos de esas políticas, y el año calendario de 2013 incluye cuatro trimestres de la pena. En base al año calendario, sin la retroalimentación de la debilidad de la economía incorporada, el déficit se reducirá en un 5,1 por ciento del PIB entre 2012 y 2013, las estimaciones de la CBO. La información económica que se compensará parcialmente por una disminución de estima que un 0,4 por ciento del PIB entre los años calendario 2012 y 2013. En total, el déficit del presupuesto federal se reducirá un 4,7 por ciento del PIB entre el año calendario 2012 y el año calendario 2013.



Crecimiento económico en el corto plazo con la restricción fiscal bajo Ley actual

En su pronóstico económico más reciente, publicado en enero, la CBO proyecta que el PIB real crecería un 2,0 por ciento en el año calendario 2012 y un 1,1 por ciento en el año calendario 2013 (medido por el cambio desde el cuarto trimestre del año anterior). Ese pronóstico era consistente con el gasto proyectado y los impuestos federales bajo la ley entonces en vigor. También refleja la CBO, que era vista compartida por muchos analistas del sector privado de que las fuerzas que frenan el ritmo de la actividad económica poco a poco fueron disminuyendo, de modo que, en ausencia de la restricción fiscal próximo, el crecimiento de la economía se recoja durante el próximo pocos años.

Los datos económicos hasta ahora en 2012 han sido ampliamente consistentes con las proyecciones de la CBO de enero, por lo que la agencia no ha actualizado sus previsiones para el presente informe para incorporar los nuevos datos económicos. Sin embargo, la CBO ha actualizado sus previsiones para incluir los efectos de la legislación promulgada a partir de enero-en particular, la extensión hasta finales de 2012 del impuesto sobre la nómina para los empleados y reducir los beneficios de emergencia por desempleo. Ese cambio en la política fiscal impulsará el PIB real a finales de 2012 alrededor de 0,6 por ciento, pero tendrá poco efecto sobre el nivel del PIB a finales de 2013, las estimaciones de la CBO. En consecuencia, la CBO anticipa ahora un crecimiento más rápido del PIB este año, pero un crecimiento más lento de lo que el próximo año proyectado en enero.

El sistema de retención fiscal que se impondrá a la economía en 2013 bajo la ley actual que entorpezca el crecimiento económico ligeramente en el segundo semestre de 2012. CBO espera que los hogares restringirá su gasto un poco como los aumentos previstos en los tipos impositivos se acercan y que las empresas llevará a cabo fuera de la parte de la inversión y la contratación por temor a que la economía se debilitará el próximo año. En Además, las agencias gubernamentales pueden retirarse en el gasto en previsión de recortes en la financiación al principio del año. Aunque la cuantificación de los efectos anticipados es difícil, CBO estima que se reducirá el crecimiento del PIB real de aproximadamente 0,5 puntos porcentuales a una tasa anual en el segundo semestre de 2012.

La austeridad fiscal tendrá un impacto mucho mayor sobre la economía en 2013. Los aumentos de los impuestos y las disminuciones de los beneficios del gobierno va a llevar a los hogares a reducir sus compras de bienes y servicios, y la disminución de la financiación de los programas de gobierno dará lugar a nuevos recortes en las compras. Esa caída de la demanda, a su vez, llevar a las empresas a reducir su producción, el empleo y inversión. La magnitud de estas respuestas es difícil de juzgar. Por un lado, los hogares generalmente responden a la disminución de los ingresos al reducir tanto el gasto y el ahorro, lo que genera cambios en los gastos que son más pequeños que los cambios en el ingreso. Y los efectos sobre el ingreso de algunos de los aumentos de impuestos, por ejemplo, las reducciones en el crédito tributario por hijos reembolsable-podría no ser reconocida por los hogares hasta que presenten sus declaraciones de impuestos en 2014. Por otro lado, los recortes en el gasto inicial de tener efectos multiplicadores llamados en la economía, debido a reducciones en el empleo, por ejemplo, que los hogares a recortar sus compras de una manera más de refuerzo.

La incorporación de los efectos de la legislación promulgada a partir de enero, la CBO proyecta ahora que el PIB real aumentará un 0,5 por ciento el próximo año bajo la ley actual. Esa pequeña ganancia para el año en su conjunto refleja una contracción de la producción a una tasa anual del 1,3 por ciento durante el primer semestre de 2013 (medido como el crecimiento entre el cuarto trimestre de 2012 y el segundo trimestre de 2013) como el la austeridad fiscal en vigor y, a continuación una nueva expansión de la producción a una tasa anual del 2,3 por ciento en el segundo semestre de 2013 (medido como el crecimiento entre los trimestres segundo y cuarto de 2013).

Si la historia es una guía, una contracción de la economía en el primer semestre de 2013, probablemente se consideraría una recesión por la Oficina Nacional de Investigación Económica. Esa organización data de los picos y valles de las empresas EE.UU. ciclos mediante el examen de los cambios en una serie de indicadores económicos, incluidos los PIB, el empleo, la producción industrial y ventas al por menor. Los resultados económicos que la CBO espera que, bajo la ley actual, para el primer semestre de 2013 se parecen mucho a las recesiones leves que se produjeron en el pasado. Cabe destacar, sin embargo, que las previsiones económicas son muy inciertas. Muchos desarrollos, incluyendo la evolución de la banca y los problemas fiscales en Europa y la velocidad a la que el mercado inmobiliario de EE.UU. mejora, podrían hacer que los resultados económicos que difieren sustancialmente, en un sentido o en otro, de los que la CBO ha proyectado.


Los efectos económicos en el corto plazo de la reducción de austeridad fiscal

Si los legisladores cambiaron la política fiscal a finales de 2012 para eliminar o compensar todo de la restricción que está programado para reducir el déficit del presupuesto federal en un 5,1 por ciento del PIB entre los años naturales 2012 y 2013, el PIB real crecerá mucho más rápidamente en 2013 de lo que será en la ley actual. La CBO estima que, si todas las políticas actuales se extendieron, el crecimiento del PIB real en el año calendario 2013 sería un 4,4 por ciento (muy por encima del crecimiento en 2012 a causa de un fortalecimiento del gasto de los hogares y empresas). Esa cifra representa el presupuesto central de la CBO, que corresponde a la suposición de que los parámetros fundamentales de comportamiento económico-incluyendo la medida en que las multitudes de endeudamiento del gobierno a la inversión de capital y la respuesta de la oferta de trabajo a los cambios en el marginal las tasas impositivas son iguales a los puntos medios de los rangos utilizados por la CBO. Teniendo en cuenta las gamas completas de que la CBO utiliza para esos parámetros conduce a estimaciones de crecimiento del PIB real en 2013 que se encuentran entre 1,4 por ciento y 7,3 por ciento (ver Tabla 2).

Por lo tanto, la eliminación de la restricción fiscal prevista por la legislación vigente impulsará el crecimiento del PIB en el año 2013 por un punto porcentual estimado de 3.9 (que refleja la proyección 4.4 Tasa por ciento de crecimiento con restricción elimina menos el proyectado 0,5 la tasa de crecimiento por ciento bajo la ley actual). De acuerdo con la estimación central de la CBO , la eliminación de la restricción fiscal de esa manera aumentaría el empleo en 2,0 millones, en promedio, durante 2013, con estimados bajo diferentes supuestos que abarca un rango de 0,6 millones a 3,4 millones (ver Tabla 3). Del mismo modo, a tiempo completo equivalente (FTE) empleo (FTE cada año es de 40 horas de trabajo por semana durante un año) se incrementaría en 2,3 millones, con un rango de 0,7 millón a 3,9 millones. (Enfoque de la CBO para analizar los efectos económicos de los cambios en la política fiscal se resume en el Cuadro 1.)

En su presupuesto de enero y Perspectivas de la economía, la CBO examinaron los cambios en la política corta de la eliminación de todas las de la austeridad fiscal prevista que se produzca. La agencia analizó un escenario alternativo fiscal que refleja una combinación de los posibles cambios en la legislación vigente, incluyendo los cambios que se mantienen las principales políticas que han estado en vigor durante varios años. Este escenario incorpora el supuestos que expiran las disposiciones fiscales (aparte de la reducción de impuesto sobre la nómina) se extienden, la AMT está indexada a la inflación después de 2011, las tasas de Medicare de pago por servicios médicos se mantienen constantes en su nivel actual, y las reducciones del gasto automáticos requeridos por el control presupuestario Ley no se producen (aunque las tapas originales de los créditos discrecionales que la ley se supone que permanece en su lugar). La promulgación de ese conjunto de políticas que reducen las restricciones fiscales en 2013, pero no lo elimina. Por ejemplo, el vencimiento de la prórroga de la reducción de los impuestos sobre la nómina y las prestaciones por desempleo de emergencia, que el escenario no incluye, es una fuente significativa de la restricción fiscal del próximo año. En el escenario fiscal alternativo, el crecimiento real del PIB sería 2,1 por ciento en 2013, según estimación central de la CBO, con un rango de estimaciones de 0,8 por ciento a 3,4 por ciento (ver Ta b le 2). El empleo sería de 1,5 millones de dólares más en 2013, con un rango de 0,5 millones a 2,6 millones (véase tabla 3 página 7).

Los efectos económicos en el largo plazo de la reducción de austeridad fiscal

A pesar de la eliminación o la reducción de la restricción fiscal programada para el próximo año impulsará la economía en el corto plazo, ello podría reducir la producción y los ingresos en el largo plazo con respecto a lo que ocurriría de otra manera. La restricción fiscal consagrado en la ley actual se reducirá el déficit notablemente en los próximos años, a un promedio de 1,4 por ciento del PIB durante el período 2013-2022. Con pequeños déficit en relación con el tamaño de la economía, la deuda federal en manos del público se reducirá del 73 por ciento del PIB en 2012 a 61 por ciento en 2022, según las últimas proyecciones de la CBO de referencia del presupuesto. Esa disminución de la deuda en relación con el tamaño de la economía inducir la inversión privada adicional, elevando el stock de capital productivo y aumentar la producción y los salarios.

Por el contrario, si la restricción prevista fiscal fue eliminada mediante la extensión de todas las políticas actuales, no sólo en el corto plazo, pero por un prolongado período, la deuda seguirá aumentando mucho más rápido que el PIB. Por ejemplo, en el escenario fiscal alternativo, que incluye la extensión de algunas pero no todas las políticas actuales, la deuda federal en manos del público podría alcanzar el 93 por ciento del PIB en 2022. Si todas las políticas actuales se extendieron, la deuda sería sustancialmente mayor.

Sin embargo, la deuda no pueden aumentar constantemente como porcentaje de la economía: cambios en las políticas que se requieren en algún momento. Cuanto más tiempo los djustments necesarios en las políticas se retrasaron, y más que la deuda aumenta, la mayor serían las consecuencias negativas. En concreto, una mayor acumulación de la deuda tendría una serie de gastos:

 El aumento de la deuda haría que una parte creciente de ahorros de la gente para ir a comprar deuda pública en lugar de financiar las inversiones en capital productivo, como las fábricas y las computadoras. Por ejemplo, en el escenario fiscal alternativo, el producto nacional bruto (PNB) sería de 2.5 por ciento menor en 2022 de lo que sería bajo la ley actual, de acuerdo con la figura estimates.That CBO representa el efecto neto de la exclusión de la inversión de capital y el el estímulo que ofrecen tasas impositivas más bajas para el trabajo y el ahorro. Si todas las políticas actuales se extendieron durante toda la década, la reducción en el PIB para el 2022 probablemente sería sustancialmente mayor.

 cantidades más altas de la deuda requeriría mayores pagos de intereses sobre esa deuda, que finalmente se requieren impuestos más altos o una reducción en los beneficios y servicios gubernamentales.

 El aumento de la deuda cada vez que restringen la capacidad de las autoridades para utilizar las políticas fiscales y de gasto para responder a retos inesperados, tales como las crisis económicas, la inestabilidad financiera internacional, las crisis, o sobre todo-porque la deuda en poder del público ya se encuentra en relación con el PIB mucho mayor de lo que tiene sido en las últimas décadas.

 
Top