Por fin vemos un cierre en positivo de los mercados financieros asiáticos, el Nikkei ganó un 0,4%, el Hang Seng también un 0,4%, el Shanghái Composite un 0,8%, mientras que el ASX perdió un -0,4% y el Sensex -0,5%. Este cierre está en línea con lo que dije en el análisis de ayer, ganancias ridículas o pérdidas menores, en definitiva, se puede afirmas que la última jornada del año ha cerrado en plano.

El balance por mercados sería el siguiente, el Nikkei ha tenido unas pérdidas anuales del -18%, si lo comparamos con el 2010 que fueran de tan sólo un -3%. Esta situación de deterioro de la renta variable asiática es común a todos los principales mercados financieros asiáticos. Así el Shanghái Composite ha caído un -22%, en 2010 un -14%, el Hang Seng ha retrocedido un -20%, mientras que el año pasado sólo perdió un -5% y el ASX ha caído un -15% frente a tan sólo un -2,6% del 2010.

Las cifras expuestas tan sólo muestran la punta de Iceberg de la situación de las economías asiáticas. Asía se enfrenta a grandes retos en el año 2012 y dependiendo la manera como los solvente, recibirá una u otra respuesta por parte de los inversores.

Los mercados financieros asiáticos se enfrentan a problemas que podríamos clasificar en tres categorías, la primera sería la local, segunda regional y tercera mundial.

El problema local común es la desaceleración del crecimiento en la mayoría de los países como consecuencia de una disminución apreciable de las exportaciones y como consecuencia de ello disminución de la producción industrial, aumento del paro y contracción de la demanda interna.

Analizando los problemas locales por países, observamos a China con crecientes problemas de crecimiento, disminuyendo hasta el 8% previsto para el 2012. Yo me atrevería a decir que esta cifra tendrá que ser revisada y terminará quedando por debajo del 8%.

Otro problema local de la economía China es el estallido de la burbuja inmobiliaria, estrechamente unida a los niveles de crecimiento. Si estos son menores al 6%, la economía de China entrara en una fase de contracción y se sumaría a Europa y Estados Unidos en el grupo de países en crisis.

El último dato del PMI HSBC de China sigue mostrando que la economía China se sigue contrayendo y si bien este dato subió a 48.7 desde 47.7, los subíndices de exportaciones y empleo descendieron, en el primer caso desde 52.1 hasta 49.7 y en el segundo de 50.1 a 49.2.

Japón también  tiene problemas locales que están ralentizando aún más si cabe su crecimiento. Estos serían la fortaleza del Yen que está castigando la competitividad de sus exportaciones. A esta debilidad de las exportaciones habría que añadir la enorme deuda del Estado japonés que si sufriera cambios en su prima de riesgo, expondría al país al borde del abismo.

Otro elemento a destacar en la economía japonesa es la débil demanda interna, este elemento es común a la mayoría de los países asiáticos.

Australia, que aparentemente crece con fortaleza, su crecimiento depende demasiado de las exportaciones mineras, mientras que el resto de sectores o crecen lentamente o se han contraído. Este crecimiento en las exportaciones de minerales se ha producido por la alta demanda de China y esto hace vulnerable a la economía australiana. Si la burbuja inmobiliaria China estalla, Australia perdería el motor de su crecimiento al disminuiría drásticamente las importaciones de mineral  de China.

La India se enfrenta a un problema de liquidez que está ahogando a las empresas. Esta falta de liquidez presiona a unas empresas expuestas a unos préstamos seis veces superiores a sus ingresos  corrientes y a esto unimos que muchas de estas empresas adquirieron créditos en dólares y se han visto afectados por la depreciación la Rupia, un 18%. La consecuencia directa de esta crítica situación es la disminución de la producción industrial de un -5,1%

Los problemas regionales los reduciría a dos, el primero el escaso comercio entre los países de la zona y las bajas líneas swap bilaterales.

Los problemas globales, son la crisis de la deuda soberana europea y el enfriamiento de la economía norteamericana, ambos han supuesto para las economías una disminución substancial de las exportaciones y una reducción de las inversiones en la zona.

Estoy seguro la lista de problemas se podría  aumentar, pero creo que para ser el último análisis de este año es suficiente.

Para terminar quiero desear a todas las personas que han leído los artículos de mi blog un Feliz fin de Año y un mejor comienzo en el 2012 y agradecer su paciencia conmigo.
¡¡¡FELIZ 2.012!!!
 
Top