Los mercados financieros asiáticos han cerrado la última jornada de la semana con una subida media  superior al 1%. Esta subida se ha basado en los buenos datos macroeconómicos de Estados Unidos. El dato de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan subió hasta 69.9, la cifra más alta de los últimos seis meses y las peticiones de desempleo descendieron hasta 364.000 el nivel más bajo desde abril de 2.008. En el lado negativo, la revisión del PIB norteamericano al 1,8% desde el 2%.

Por mercados el cierre fue le siguiente, el Shanghai Composi te avanzó un 1,5%, el Kospi y el ASX 1,2%, el Han Seng un 1,1% y en la cola d las subidas en Sensex con un cierre plano del 0,1%.

En estas últimas jornadas del año se puede apreciar en los mercados financieros asiáticos una disminución del volumen de contratación debido a las fiestas y a que muchos operadores internacionales han dado por finalizado el año y han cogido vacaciones, pero esto no impide que los datos sigan fluyendo al mercado.

A destacar el informe de PIMCO que prevé un crecimiento de la economía China del 7%, esta previsión está muy por debajo de otros informes que prevén que el crecimiento para el 2012 sea superior al 8%. Esta revisión por parte de PIMCO me hace pensar que la economía China se acerca cada vez más a cifras que pueden hacer estallar la burbuja de crédito y con ello provocar una drástica disminución en el crecimiento chino. Este deterior de la economía china podría provocar un efecto rebote sobre el resto de las economías de la zona y agudizar los afectos de la crisis de la deuda soberana en la economía mundial.

Será fundamental un continuo seguimiento de las cifras de la economía china y de las medidas de estímulo al crecimiento del gobierno chino con el fin de estar preparados para una eventual caída de la economía china.

En el lado positivo, la visita del ministro de finanzas japonés a China que busca invertir en deuda soberana denominada en yuanes. Esta inversión de Japón en deuda china tienen tres ventajas, la primera la diversificación del riesgo, la segunda la mejora de relaciones entre los dos países y la tercera, como consecuencia de las dos anteriores el aumento de las exportaciones japonesas hacia China con el fin de compensar la disminución de las mismas hacia los países europeos.

 El año 2012 será el que nos muestre las consecuencias reales de la crisis de la deuda soberana europea en la economía mundial y los dos países a vigilar son China y Japón, segunda y tercera economías del mundo. China el evidente descenso en el crecimiento y Japón además de un débil crecimiento, por su enorme deuda soberana.

Finalmente, desear a todos mis lectores unas Felices Fiestas Navideñas y que la paz, la prosperidad reine en sus casas y sus familias.

Un cordial saludo,
GA.
 
Top