Los mercados financieros asiáticos continúan eludiendo el rally de fin de año y de nuevo han cerrado en negativo.

El cierre por mercados ha sido el siguiente, el Hang Seng cayó un -0,6% el ASX -1,3% recogiendo las pérdidas de los días  que ha estado cerrado, el Nikkei en plano con unas pérdidas del 0,2% y el TAIEX -0,4%.

En el lado positivo, si se le puede calificar así, el Shanghái Composite con unas exiguas ganancias del 0,2% que por lo menos le permite salir de mínimos.

Como vengo manteniendo estos últimos días, los inversores no ven un futuro claro y  prefieren mantenerse fuera del mercado, esta posición es comprensible ante el negativo panorama macroeconómico de la región de Asia en el 2.012.

Por un lado cada día es más evidente los problemas de la economía China y el estallido de la burbuja inmobiliaria. Este mes han vuelto a descender los precios de la vivienda un 0,28% y el tercer mes consecutivo que bajan. Algunos analistas mantienen que el año 2012 los precios de la vivienda descenderán un 5%, este descenso hará que muchas empresas de la construcción tengan problemas serios para hacer frente a los costes de financiación y esto supondrá la quiebra de numerosas compañías.

Una segunda consecuencia de estas quiebras será que el número de préstamos incobrables aumente y deterioren la ya precaria situación de los bancos locales chinos, esto posiblemente obligue a Banco Central de China a actuar y tomar medidas regulatorias en el ámbito hipotecario además de aprobar una nueva reducción del coeficiente de reservas.

Una tercera consecuencia es el difícil equilibrio entre una política fiscal y de tipos conservadora con el fin de controlar la inflación y el necesario impulso para estimular la economía evitando la reducción del crecimiento a niveles del 6% que desatarían una profunda crisis económica en China.

El 2012 va a resultar un año lleno incertidumbres y será una prueba para comprobar si realmente la economía China es tan fuerte como parece o más bien se asienta en fundamentos poco estables que precisan de una profunda reforma.

Tampoco ayudo a mejorar el ánimo de los inversores los datos de producción industrial de Japón y Tailandia, en ambos casos fue peor de lo esperado y en el caso de Japón supuso una caída del 2,6% respecto al mes anterior.

Otro factor que lastro a los mercados financieros asiáticos fue el cierre en plano de los mercados financieros norteamericanos. Este cierre del 0,2% se debió al ascenso de los precios del petróleo y por el mal dato de los precios de la vivienda que cayó un 3,4%, estos dos malos datos, no permitieron que le buen dato del Conference Board  sobre la confianza del consumidor repercutiera sobre el mercado.

La apertura de mañana en los mercados financieros asiáticos probablemente será positiva rebotando con el apoyo de posible cierre en positivo de los mercados financieros norteamericanos que de momento parece que van a abrir en verde tal y como vemos en estos momentos los futuro de Chicago.
 
Top