En la jornada de hoy los mercados financieros asiáticos han rebotado al alza y esta palabra “rebotar” la utilizo simplemente por dar una explicación a la pequeña subida reflejada al cierre del mercado. La subida media de los mercados financieros asiáticos ha sido del 0,4%.

El Kopsi coreano después de una bajada el día anterior del -3,4% ha cerrado con una subida de un 0,9% y lo miso podemos decir del Nikkei con un alza del 0,5%.

En el lado negativo el ASX cayó un -0,2% y el Shanghái Composite un -0,1%.

Resulta evidente que los inversores de renta variable en los mercados financieros asiáticos se ven influidos por el vacío de poder existente en Corea del Norte que podría suponer un factor más de desestabilización de la zona. A esto habrá que añadir que muchos de los grandes inversores han dado por terminado el año y prefieren estar a la expectativa del desarrollo de los acontecimientos esperando al comienzo del 2012 para reiniciar sus actividades.

En el análisis de hoy me analizar tres asuntos que pueden influir a corto plazo en los mercados financieros asiáticos. El primero de ellos es la fortaleza del Yen y la necesidad de diversificación por parte del gobierno japonés para la diversificación del riesgo y la estimulación del crecimiento.

El segundo un tema que tratamos ayer respecto a la apertura por parte del gobierno chino a la inversión en el extranjero de particulares y empresas.

Y el tercero, el preocupante crecimiento de Australia basado en el desequilibrio entre diferentes sectores económicos.

Comenzando por el primer asunto. En los últimos meses asistimos al fortalecimiento constante del Yen frente al dólar, esta fortaleza está  provocando problemas en el ya escaso crecimiento de la economía japonesa y obliga al gobierno a japonés a emitir cantidades ingentes de deuda para contener la constante apreciación del Yen. La última cifra que se maneja en de ¥67.000B, a esta cifra supone un record histórico superando a los ¥40.000B del año 2.004.

Como ya se ha mantenido desde estas líneas, este aumento de la deuda soberana japonesa, que ya de por si es una de las mayores del mundo podría suponer una situación de peligro si los tipos de interés de vieran afectados a corto plazo por una contracción de la economía japonesa y podríamos asistir al segundo capítulo de la crisis de la deuda soberana europea trasladado a un nuevo escenario como es Asia.

Para intentar diversificar el riesgo soberano y buscar el incremento de las exportaciones. Como escenifica esta diversificación del riesgo, simplemente buscando alternativas a las inversiones en dólares. Para ello el gobierno japonés está estudiando la posibilidad de invertir en deuda en yuanes y ha comenzado a negociar con el gobierno chino esta posibilidad que además permite una mejora de las relaciones entre ambos gobiernos en un momento político delicado como es el actual, además permitiría a la economía japonesa tener una mayor relevancia dentro del mercado chino.

Para el mercado chino también resulta interesante esta inversión pues internacionaliza su deuda soberana a través de inversores extranjeros.

El segundo tema de análisis es la apertura de inversiones denominadas en dólares tanto para particulares, como para empresas. El gobierno chino, considera necesaria una mayor diversificación del riesgo por parte de sus empresas y a su vez abre la puerta a que sus ciudadanos puedan invertir en el extranjero.

Por lo que respecta a la inversión empresarial en el extranjero hasta el momento se ha visto limitada por las cortapisas de las normas impuestas por el QDII, estas cortapisas hacen que cada inversión de cierta entidad tenga que pasar por la aprobación gubernamental lo cual hace que  este método no haya sido muy atractivo para la mayoría de empresas. La posibilidad de reformas y flexibilización del flujo de capitales permitiría diversificar los riesgos al mercado financiero chino, además de reducir tensiones sobre el yuan.

El segundo aspecto de este cambio de política sobre la inversión de capitales en el extranjero, es el aumento de hasta $50.000 de inversión en divisas por persona particular. Esta medida busca evitar la acumulación de divisas por parte de los ciudadanos chinos además de permitir un jugoso negocio doméstico a los bancos de inversión que tendría un triple beneficio. Por un lado la presencia de la banca de inversión china aumentaría a nivel internacional, por otro lado los ciudadanos se cubrirán frente a la baja del yuan y además aflorarían divisas fuera del control gubernamental.

En cualquier caso estas reformas siempre contarían con un cortafuego que evitara una salida incontrolada de capitales, permitiendo a través de este cuello de botella el control sobre los flujos de capital al gobierno.

Por último comentar la noticia sobre futuras bajadas de interés por parte del RBA australiano. Según el RBA estas bajadas se basan en el temor de verse contagiados por la crisis de la deuda soberana europea y  no por una reducción real en el crecimiento económico. Más aun, Australia crece a un nivel del 4,25%.

Este crecimiento elevado en un entorno de crisis económica ha mostrado un problema estructural dentro de la economía australiana. Este problema es el excesivo peso de la minería en el PIB, el 30%, mientras que el resto de sectores como el manufacturero se encuentra con serios problemas, que se agudizan con un dólar australiano fuerte que impide que un sector como el manufacturero pueda despegar además de provocar un aumento del  desempleo.

Esta situación de Australia con un crecimiento en falso ya que la industria minera esta excesivamente expuesta a los vaivenes del mercado puede producir a lo largo del 2.012 situaciones complicadas que incremente el riesgo de crisis en el área asiática. 
 
Top