Tras la continuación del rally alcista de los mercados financieros y norteamericanos y con un cierre medio del 4%, los mercados financieros asiáticos no han dudado en sumarse a esta vulta a la renta variable y han subido una media del 4,4%.

Esta media no se cumplió en dos de los más importantes mercados financieros asiáticos, China y Japón, en el caso del mercado financieros chino la subida fue del 2,29% y en el caso del Nikkei se moderó hasta el 1,93%.

Pero ayer a parte de las que reforzaron la subida de los mercados financieros europeos y que fueron decisivas para las alzas de los mercados asiáticos, también conocimos noticias regionales en cierta medida supusieron un freno a las alzas.

Estaríamos hablando del PMI manufacturero de China que como ya dijimos ayer se esperaba que estuviera por debajo de 50, pero el dato fue que ya de por si se preveía que mostraría el comienzo de la contracción de la economía China, fue peor de lo previsto y retrocedió hata 47.7 desde 51 del mes de octubre. Este nivel es el más bajo desde 2.008.

Cabría destacar dentro del PMI la bajada del componente de nuevos pedidos que llegaría a 45, cifra que no alcanzaba desde 2.008.

Ante estos malos datos del futuro de la economía China, el gobierno de Pekin se sacó un conejo del sombrero que sorprendió a los mercados y bajo un 0,5% el coeficiente de caja, lo que supone una reducción del mismo en un 20%. Esto llevado a cifras supondrá la liberación de $61.000M, dotando a la banca de la tan deseada liquidez y al mismo tiempo les aumentar los créditos a conceder.

Esta medida lo que explicita es el cambio de política del gigante asiático dando mayor prioridad al crecimiento frente a la inflación. Ante la compleja situación internacional y ante las malas cifras macroeconómicas que se avecinan, el gobierno chino intenta compensar los temores de los inversores abriendo la mano del crédito y a la liquidez.

A pesar de esta medida tomada por el gobierno chino y la barra de liquidez aportada en Europa, este rally alcista no tendrá mucho recorrido sino se va acompañado de medidas creíbles para solucionar la crisis de la deuda soberana europea y esto depende de los políticos europeos y no de los países de fuera de la Zona Euro.

Aunque si se toman estas decisiones políticas adecuadas, Asia jugara un papel fundamental en la recuperación de la economía europea y como consecuencia de estos de la recuperación mundial.
 
Top