Si ya asistimos la semana pasada a una bajada media superior al  -3%, el comienzo de semana no ha comenzado mucho mejor y la bajada media de los mercados financieros asiáticos ha sido del -2,9%.

Esta bajada de los mercados financieros asiáticos está determinada no sólo por el continuo deterioro de Europa, sino por también por la muerte de Kim Jong que abre un periodo de incertidumbre en la sucesión del líder norcoreano y haciendo patentes las luchas intestinas por ocupar los puestos de relevancia en el nuevo régimen, en principio comandado por el hijo pequeño de Kim Jong.

Este aumento de la tensión  política en Corea del Norte ha tenido su reflejo en los mercados financieros asiáticos, destacando las pérdidas del Kospi que llegó a caer un -4,9%, el nivel más bajo desde mediados de noviembre, aunque no llegó a cerrar en lo mínimos de la sesión, moderando sus pérdidas y cerrando con unas pérdidas del 3,4%.

La incertidumbre en la sucesión de Corea del Norte no sólo afectó al mercado financiero de Corea del Sur, sino que contagió al resto de mercados financieros asiáticos. El Nikkei cerró con unas pérdidas del -14,3%, el ASX cayó un -2,4%, el Han Seng -1,2% el Sensex 0,7% y con menores pérdidas el Shanghái Composite -0,3%.

El primer efecto de la muerte de Kim Jong sobre la economía real son las declaraciones de Standard &  Poor’s  quien reconoce que el aumento de los riesgos de seguridad en Corea del Sur podría afectar al mercado financieros y como consecuencia a su calidad crediticia.

Otro efecto inmediato sobre la economía de Corea del Sur ha sido la depreciación del won frente al dólar, esta apreciación del dólar también afecto a monedas como el Yen.

En el plano político, el Primer ministro japonés ha anunciado que el país está preparado para hacer frente a cualquier tipo de amenaza, incluida la militar y Estados Unidos ha respondido al aumento de la tensión en la zona asegurando que la seguridad de Corea del Sur esta garantizada.

De momento China, principal aliado de Corea del Norte,  no se ha pronunciado a propósito de la situación de tensión en la zona.

Otro asunto que me gustaría  destacar es el cambio de actitud de las autoridades chinas acerca de la inversión por parte de las empresas chinas en el extranjero con el fin de diversificar los riesgos. Este cambio permitirá el aumento de estas inversiones en el extranjero, aunque este cambio cuenta con reticencias de ciertos sectores, que ven en esta medida un riesgo de salida excesiva de capital del país en un momento donde las inversiones domésticas son fundamentales para mantener un crecimiento sostenible que compense las disminución de las exportaciones y la creciente desinversión de capitales extranjeros en el gigante asiático.

A propósito de los datos macroeconómicos de la semana destacar en Japón mañana martes el índice de confianza industrial y la balanza comercial el miércoles-. También serán interesantes el informe del BOJ tras los dos días que tendrán de reunión.
 
Top