Una nueva jornada de pérdidas recorre los mercados financieros internacionales La desconfianza en Italia con un y tambaleante apoyo de los partidos políticos al nuevo Primer ministro Monti; las declaraciones en Grecia del principal partido de la oposición Samaras, no hacen que sea un clima propicio para la mejora de la confianza de los inversores y la reducción de la aversión al riesgo existente.

Si esto no fuera poco, de nuevo la presión sobre la deuda soberana de Italia y España, más la noticia que la semana pasada el BCE compró la mitad de deuda que la anterior, vuelven a poner la salud de la financiación de las cuentas públicas en una delicada situación.

Europa tiene que decidir y actuar si no quiere caer en una nueva recesión y como consecuencia de ello en un desmembramiento de la zona euro y un peligroso aumento del nacionalismo.

Mercados financieros asiáticos
Los mercados financieros asiáticos se mecen por la marea europea y en la jornada de hoy el descenso medio ha sido del -0,8%. El Kospi cayó un -1,3%, el Han Seng un -1,1% y el Nikkei el -0,8%, el resto de los índices bursátiles sufrieron suaves bajadas.

Los mercados financieros asiáticos se mantienen a la expectativa de lo que suceda en Europa y de la interpretación que realicen los mercados financieros norteamericanos.

Esta actitud pasiva de Asia puede ser un problema en el medio plazo ya que como se ha podido comprobar, la crisis de la deuda soberana europea es de carácter global por lo que necesita soluciones globales independientemente de las medidas que la propia Zona Euro tome.

Asia y el conjunto de países emergentes deberán intervenir con la mayor premura posible aportando la liquidez necesaria sino quieren que la recesión sobrevuele sus economías. En estos momentos, mantenerse al margen no sirve más que para hacer aún más profunda crisis actual y adelantar la entrada en recesión de Europa.

Mercados financieros europeos
Los mercados financieros europeos han abierto a la baja tal y como se preveía. Este descenso continuado de los mercados financieros se prolongara y agudizara con el paso del tiempo y la falta de medidas por parte de las instituciones europeas.

Europa trata de nadar y guardar la ropa y esto es francamente difícil, sino imposible. Por un lado las instituciones europeas no se deciden a tomar medidas de calado con carácter inmediato por miedo a que esto suponga la ruptura de la zona euro, pero cada vez resulta más evidente que si no se toman medidas la zona euro desparecerá irremediablemente.

Desde mi punto de vista, la actual situación ha avanzado un escalón más y ya no serían suficientes las medidas aprobadas, sino que además habría que añadir un cambio en el funcionamiento del modelo político.

Tal y como se ha expresado la Canciller alemana Merkel, es el momento de fortalecer Europa y con ello avanzar hacia una mayor cohesión económica y política. Esta posición podría ser una adecuada respuesta a la crisis siempre y cuando se abordara el auténtico origen de la actual crisis de la deuda soberana  europea. En mi opinión este problema es el funcionamiento del actual modelo político que permite que un pequeño número de partidos acapare la mayor parte del poder haciendo que el mecanismo democrático se oxide por falta de representatividad real de los auténticos deseos de sus representados.

En muchos países de la Unión Europea hemos asistido al gasto desmedido de los gobiernos avalados por la seguridad de que si no volvían a ser reelegidos ellos lo sería una oposición que mantendría los mismos criterios de gasto.

Los partidos políticos no sólo han obviado a los mercados financieros, sino a sus ciudadanos. Esto tiene como consecuencia que para conseguir un verdadero aval de la política de ajustes, será necesario poner en cuarentena los gastos de los gobernantes y de los partidos políticos que son una herida abierta en la mayoría de los estados europeos.

La actual situación económica exige un verdadero esfuerzo nacional, que sólo se obtendrá si los políticos son los primeros en ajustar sus gastos, siendo ejemplo de comedimiento. En el caso de que esto no sea así asistiremos a tiempos convulsos y no sólo en el plano económico sino en el político.

Espero que la reflexión del párrafo anterior no sea más que eso una reflexión, más aun que este análisis sea absolutamente erróneo, pero lo que sí sé que es, un aviso a navegantes.

Dejando el terreno de la reflexión volvamos a la cruda realidad, Italia en esto momentos mantienen una prima de riesgo en aumento y ha legado a 602.50 pbs con una posibilidad de default del 40,49%. Esta aumento de la prima de riesgo avala la tesis de las enromes dificultades a las que se ha enfrentar Monti.

El nuevo primer ministro italiano no sólo se enfrenta a la ya conocida oposición de la Liga Norte, sino que se añade la presión por parte del anterior Primer Ministro Berlusconi para que hombre de su confianza formen parte del gobierno y más en concreto el anterior Ministro de Justicia. Resulta evidente que Berlusconi no está dispuesto a desaparecer de la vida pública italiana y que aún está en disposición de continuar peleando.

La consecuencia de esta actitud de Berlusconi hace francamente difícil la creación de un gobierno estable por parte de Monti y lo más probable es que se vea abocado a convocar elecciones antes de poder actuar y llevar adelante las medidas de ajuste necesarias para infundir nuevamente confianza en los mercados.

En definitiva, probablemente asistimos en el corto plazo a la caída de Monti y la convocatoria de elecciones.

A esta rebelión de los partidos políticos italianos frente a las medidas de ajuste se ha unido el partido de la oposición griega Nueva Democracia, dirigido por Samaras, quien ha declarado que no piensa apoyar las medidas de ajuste propuestas por la Unión Europea para la liberación del sexto tramo de ayuda.

Resulta evidente que Samara sabe perfectamente que la Unión Europea no puede no liberar el sexto tramo y está dispuesto a presionar para adelantar las elecciones. Samaras ha conseguido eliminar el escoyo de Papandreu en primera instancia y continuara su ascenso al poder siendo su siguiente objetivo Papademos, la Unión Europea y una quita de la deuda de al menos el 80%.

Ante este clima no es sorprendente la propuesta de CDU alemán a la canciller Merkel para que habilite mecanismos que permitan al país que lo desea abandonar la Unión Europea, eso sí sin necesidad de abandonar el euro. Este mecanismo que podría ser válido para Italia, no parece viable para Grecia.

A su vez Merkel pide que se habiliten mecanismo para aplicar sanciones inmediatas a aquellos países que incumplan de manera sistemática los planes de ajuste y estabilización.

Si las la crisis de la deuda soberana europea no estuviera ya bastante complicada, en la jornada de hoy asistimos a máximos en la prima de riesgo de España, en estos momento la prima de riesgo española está en 486.19 pbs con una posibilidad de default del 34,31% y el bono a 10 años por encima del 6%. Además la subasta del Tesoro español si bien ha sido capaza de colocar €3.158M ha tenido que pagar por ello un 5,32%, frente al anterior 3,856%.

Europa tienen que buscar la salida que provoque menores pérdidas si quiere seguir adelante y hablamos de salida de miembros de la Unión Europea, multas inmediatas, ajustes en el gasto, mayor apalancamiento del EFSF, actuaciones directas del BCE, etc.

Mercados financieros norteamericanos
En un ambiente determinado por la noticias de Europa, los acontecimientos domésticos no están influyendo en los mercados financieros norteamericanos, quienes tienen la vista en una única dirección Europa.

En el terreno macroeconómico  hoy conoceremos la encuesta manufacturera de Nueva York, las ventas al por menor con una moderación en el crecimiento y el índice de precios a la producción.
Es claro que el cierre de los merados financieros norteamericanos dependerá de las noticias que reciban de Europa y de la interpretación que de ellas hagan los inversores, pero en cualquier caso es previsible que el cierre sea bastante negativo.

En la jornada de ayer el VIX cerró al alza un 3,63%, llegando al nivel de 31,13%.
 
Top