Una nueva jornada de pérdidas abre la nueva semana en los mercados financieros internacionales. Este comienzo en rojo era esperado tras el cierre de los mercados financieros norteamericanos en plano y se ha visto reflejado en primer lugar en los mercados financieros asiáticos y posteriormente en los merados financieros europeos con pérdidas aún más profundas.

Para añadir más presión a los mercados, los futuros de Chicago vienen en negativo con lo que es de espera que la apertura de Estados Unidos sea negativa, lo único que podemos esperar que las pérdidas sean menos profundas que en Europa.

Como siempre los mercados son soberanos y con estas pérdidas están indicando que la tardanza en tomar medidas efectivas para solucionar la crisis de la deuda soberana pueden provocar un escenario de recesión que ya se está descontando.

Mercados financieros asiáticos
Los mercados financieros asiáticos no han sido capaces de mantener un tono neutro como hizo Estados Unidos el viernes y han cedido una media del -1,7%. Destacar  la fuerte bajada del Han Seng del 1,44% y las más suaves del Shanghai Composite del 0,6% y el Nikkei del 0,32%.

A este ambiente negativo, se añaden las declaraciones del Vicepresidente chino quien considera que ante un panorama negativo la prioridad de la economía debe se la estimulación de la demanda interna. Argumento ya utilizado en el verano por el FMI respecto a las economías europeas.

El otro componente para mantener el crecimiento, las exportaciones. Este sector fundamental para China, Japón y para otras economías de la zona se está viendo dañado por la crisis de la deuda soberana. Este deterioro ya lo observamos en la economía China aunque esta compenso la disminución de sus exportaciones a los países desarrollados con el aumento a los países de su entorno.

Este este cambio de destino observado en China no se ha producido en Japón. Hoy sea ha conocido que la balanza comercial japonesa ha vuelto a los números negativos que había abandonado durante el verano. El déficit comercial de Japón se sitúa en los $273.8B.

 Este dato se debido al descenso de las exportaciones en un 3,7% y a un aumento de las importaciones en un 17,99%.

El desglose del dato sería una reducción de las exportaciones a Estados Unidos del 2,3%, a Europa del 2,9% y el dato en que diferencia a Japón frente a China, es que la disminución de sus exportaciones a Asia ha sido del 6,6%.

En cuanto a las importaciones, han subido espectacularmente las de gas un 63% y las de petróleo un 33,4%, efecto evidente del desastre de Fukushima.

A esta delicada situación de la economía japonesa añadiremos un Yen en ascenso y en niveles cercanos a la intervención, la última fue a USD/YEN 77; un crecimiento previsto de cuarto trimestre del 0,2%.
La economía japonesa podría llegar a ser una víctima colateral de la crisis de la deuda soberana europea.

Como dato macroeconómico de interés esta semana tenemos el viernes el dato de la inflación en Japón.

Mercados financieros europeos
Mientras la economía internacional deambula a la espera de una futura recesión originada en la crisis de la deuda soberana europea. Los mercados financieros en Europa caen por encima del 2,5% y si Estados Unidos sigue bajando veremos un cierre por encima del 3% de pérdidas.

Mientras este escenario inestable inunda los mercados, los políticos europeos siguen sin hacer nada y continúan postergando a futuras reuniones la implementación de medidas.

Estas reuniones serán el 29 y 30 de noviembre el ECOFIN, el 9 de diciembre la cumbre de Jefes de Estado.

Estoy en el convencimiento que estas nuevas reuniones volverán a decepcionar a los mercados financieros pues como ha ocurrido otras veces se limitaran a emitir comunicados llenos de palabras y sin ninguna medida concreta.

Cada día parece más evidente la incapacidad de los políticos europeos de poner freno a la crisis y que al final serán los mercados y la economía real quienes aporten las soluciones.

Incluso el moderado gobierno  japonés a través de su ministro de fianzas Jun Azumi, ha instado a Alemania  a que tome iniciativas destinadas a impedir el contagio de España e Italia.

Frente a este prudente consejo el BCE ha determinado el máximo de compra semanal de deuda en los mercados secundarios en €20.000M. Con esto parece reforzar la idea que la intervención del BCE sobre la deuda será limitada en la cantidad y tiempo.

El BCE parece no comprender que determinando la cantidad a comprar abre la puerta a los especuladores y colocando a los pies de los caballos la deuda española e Italiana.

La prima de riesgo de España e Italia se mantiene en un equilibrio inestable. En  estos momento la de Italia cotiza a 539.01 pbs con una posibilidad de default del 37,05% y la de España a 469.21pbs, con una posibilidad de default del 33,25.

Resulta evidente que los cambios de gobierno en España, Italia, Grecia ya han sido descontados por los mercados y que ahora lo que esperan es que esos gobiernos comiencen a tomar medidas reales de inmediato que sería la única manera de devolver la confianza a los mercados.

Pero no quiero ser negativo y deseo buscar los pequeños elementos de esperanza que van apareciendo. El primero son las declaraciones del presidente del BCE Draghi instando a las autoridades europeas a que implemente las decisiones ya tomadas en las cumbres europeas de manera urgente. Más en concreto, la puesta en funcionamiento del EFSF y el acuerdo de apalancarlo cuatro o cinco veces más.

También hemos conocido hoy que el miércoles la Comisión Europea propondrá medidas de control de los presupuestos nacionales incluyendo la incorporación en cada una de las constituciones un tope presupuestario. Si los países de la zona euro aceptaran este cambio en las constituciones, es probable que las reticencias de Alemania sobre la creación de los Eurobonos cediesen, ya que tanto las medidas de control como el cambio en las constituciones nacionales reducirían el temor alemán de incumplimiento de los países en los objetivos de ajuste presupuestario.

Incluso Junkers cree que la idea de los Eurobonos no es absurda.

En el plano macroeconómico hemos conocido que el saldo de la balanza de pagos ha sido negativo €2.9B, siendo inferior al anterior que se cifró en €7.2B.

Más preocupante es el crecimiento de Alemania, que según el Bundesbank será del 0,5%/1%, advirtiendo que se puede complicar en los próximos meses ya que es posible una generalización de la crisis de la deuda soberana.

Mercados financieros norteamericanos
Los mercados financieros norteamericanos tras un cierre el viernes en plano, hoy han abierto con fuertes bajadas, que en estos momentos son de un 2%.

Estas bajadas no sólo vienen determinadas por la crisis de la deuda soberana europea sino también por la falta de acuerdo dentro del Supercomite sobre el ajuste de presupuestos a 10 años €1.5B.

Este acuerdo tiene como fecha tope el miércoles, aunque si no se llegara a un acuerdo entrarían en funcionamiento mecanismo que paralizaran la administración permitiendo extenderse en el tiempo las negociaciones. Pero esta extensión en el tiempo no es indefinida y si en los próximos meses no viéramos un acuerdo es muy probable que se volvieran a vivir situaciones similares a las de este verano con el acuerdo de último minuto sobre el techo de endeudamiento de la administración norteamericana.

Unido a esta falta de acuerdo de los políticos norteamericanos, escuchamos voces que avisan sobre la oscura perspectiva de la economía norteamericana como Fisher de la FED o el consejero de la FED Williams que avisa que Estados Unidos mantendrá una tasa de paro por encima del 7% en los próximos años.

Las principales citas macroeconómicas de la semana serán mañana la revisión del PIB de Q3, el miércoles los pedidos duraderos, los gastos personales  y el jueves el índice de la Universidad de Michigan.

En la última sesión el VIX descendió un 7,27% cerrando en 32%, pero no olviden que es muy probable en el clima actual veamos niveles superiores al 45%.
 
Top