Tras la jornada de ayer de pérdidas en los mercados financieros asiáticos, hoy se podía esperar que se diera un rebote técnico debido a los atractivos precios de algunos valores, pero al final hemos asistido a un cierre plano del conjunto de los mercados financieros asiáticos que no han sido capaces de rebotar.

Este cierre en plano ha tenido la excepción del Nikkei con pérdidas del 1,8%, estas pérdidas se explican por haber estado cerrado en la jornada de ayer. El resto de los mercados financieros asiáticos subieron ligeramente, el Kospi un 0,7%, el Hang Seng un 0,4%  y el mercado financiero chino un 0,2%.

En estos momentos resulta evidente que podemos dejar de hablar de posible contagio de los mercados asiáticos por la crisis de la deuda soberana europea, ya que se está convirtiendo en una realidad que en primer lugar está afectando a los mercados financieros de valores y siendo sus próximas víctimas la deuda soberana asiática y la economía real.

Por qué habló de afectación de la deuda soberana asiática. Hoy hemos conocido que el FMI ha advertido  a Japón sobre sus dudas acerca de la sostenibilidad fiscal del país y sus consecuencias sobre la emisión de bonos y el correspondiente aumento de la prima de riesgo. No olvidemos que el endeudamiento de Japón es el doble de su producción anual.

Ante una debilidad tan evidente de las finanzas públicas japonesas y la repercusión en sus exportaciones a los países desarrollados, Japón puede ser la primera víctima de la crisis de la deuda soberana europea fuera de Europa.

A esta perspectiva complicada se añade la advertencia de Fitch a Japón sobre lo complicado del escenario mundial y el consecuente deterioro que puede retroalimentar a economías como la japonesa.

Ante la compleja situación un alto cargo del gobierno chino ha declarado si fuera necesario se tomarían medidas expansivas y como consecuencia de ello la lucha contra la inflación pasaría a segundo plano.

China aunque en menor manera que Japón también está siendo afectada por la cris de la deuda europea. Ya en último informe del Banco Mundial las previsiones de crecimiento tanto para este año como para el 2.012, en el primer caso del 10,4% al 9,1% y en el segundo al 8,4%.

Los primeros afectados por este descenso del crecimiento han sido las exportaciones a  los países desarrollados y las primeras víctimas reales son las exportaciones de bajo valor añadido que están sufriendo fuertes recortes en el empleo.

Por ultimo recordar que crecimientos inferiores al 6% en la economía China harían estallar la burbuja inmobiliaria que daría el golpe definitivo a la economía provocando una recesión dura y larga en el tiempo.

 
Top