La Carta enviada por 12 países a la Comisión Europea pidiendo medidas que mejoren las perspectivas de crecimiento frente al énfasis hasta el momento en los ajustes fiscales.

El texto original en ingles esta después de la traducción al castellano.

Carta conjunta del Primer Ministro, David Cameron, el primer ministro Mark Rutte, El primer ministro, Mario Monti, el primer ministro, Andrus Ansip, primer ministro Valdis Dombrovskis, el primer ministro Jyrki Katainen, Primer Ministro Enda Kenny, primer ministro Petr Nečas, el primer ministro Iveta Radičová, el primer ministro Mariano Rajoy, el primer El ministro, Fredrik Reinfeldt, y el primer ministro, Donald Tusk,
Herman van Rompuy
El presidente del Consejo Europeo
José Manuel Barroso,
El presidente de la Comisión Europea
20 de febrero 2012

UN PLAN PARA EL CRECIMIENTO EN EUROPA
Nos reunimos en Bruselas, en un momento peligroso para las economías de toda Europa. El crecimiento se ha estancado.

El desempleo está aumentando. Los ciudadanos y las empresas se enfrentan a sus más duras condiciones de
años. Como muchos de nuestros competidores principales economías creciendo de manera constante desde la penumbra de la reciente crisis mundial, la turbulencia del mercado financiero y la carga de la deuda hace que el camino hacia la la recuperación en Europa mucho más difícil de escalar.

Europa cuenta con muchos recursos económicos fundamentales. Pero la crisis que estamos enfrentando es también una crisisde crecimiento. Los esfuerzos que cada uno de nosotros estamos tomando para poner nuestras finanzas nacionales sobre una base sostenible pie de igualdad son esenciales. Sin ellos, no vamos a sentar las bases para una fuerte y duradera la recuperación económica. Pero la acción también es necesaria para modernizar nuestras economías, generar una mayor la competitividad y corregir los desequilibrios macroeconómicos. Tenemos que restablecer la confianza, entre los ciudadanos, empresas y mercados financieros, en la capacidad de Europa para crecer con fuerza y sostenible en el futuro y mantener su cuota de la prosperidad mundial.

Hemos discutido estos temas cuando nos reunimos por última vez. Es justo que las discutimos de nuevo Edificio sobre las conclusiones a las que previamente han llegado, ha llegado el momento de mostrar liderazgo y tomar decisiones audaces que entregará los resultados que nuestros pueblos están exigiendo. Damos la bienvenida a las medidas adoptadas, a nivel nacional como a nivel europeo, para hacer frente a este desafío y buscar hacia adelante para acordar nuevas medidas concretas en nuestra próxima reunión, con la acción se centró en ocho prioridades claras para fortalecer el crecimiento.

En primer lugar, debemos llevar el mercado único a su próxima etapa de desarrollo, mediante el fortalecimiento de gobernabilidad y elevar los niveles de ejecución. Informe de la Comisión de junio de Consejo Europeo debe establecer acciones claras y detalladas necesarias para mejorar la aplicación y reforzar la aplicación.

Acción debe comenzar en el sector de los servicios. Actualmente, los servicios representan casi cuatro quintas partes de nuestra  economía y, sin embargo es mucho lo que hay que hacer para abrir los mercados de servicios en la escala de que se necesita. Debemos actuar con urgencia, a nivel nacional como a nivel europeo, para eliminar las restricciones que obstaculizan el acceso y la competencia y elevar los niveles de ejecución y la ejecución para lograr el reconocimiento mutuo en el mercado único. Esperamos con interés
el informe de la Comisión sobre los resultados de las pruebas de rendimiento sectoriales y un llamamiento a la Comisión para cumplir con su obligación en virtud de la Directiva de servicios que informe detalladamente sobre la los esfuerzos para abrir los mercados de servicios y para hacer recomendaciones de medidas adicionales, si necesarias en la legislación, para cumplir con el mercado interior de servicios.

En segundo lugar, debemos intensificar nuestros esfuerzos para crear un mercado único verdaderamente digital para el año 2015. La economía digital se está expandiendo rápidamente, pero transfronterizas de el comercio sigue siendo baja y es la creatividad sofocado por una compleja red de los diferentes regímenes nacionales de derecho de autor. Es necesario actuar en el Nivel de la UE para ofrecer a las empresas y los consumidores con los medios y la confianza para el comercio en línea, mediante la simplificación de las licencias, la creación de un marco eficaz para los derechos de autor, proporcionando una sistema seguro y asequible para transfronteriza en línea los pagos en línea, el establecimiento de disputa mecanismos de resolución para transfronteriza en línea transacciones y que modifican el marco de la UE para las firmas digitales. Debemos basarnos en las recientes propuestas de la Comisión, sin la reapertura del comercio electrónico Directiva, para crear un sistema que equilibra los intereses de los consumidores, empresas y titulares de derechos, y estimula la innovación, la actividad creadora y el crecimiento.

También debemos continuar nuestros esfuerzos para construir una moderna infraestructura para proporcionar una mejor banda ancha cobertura y recogida y ampliar y promover la administración electrónica servicios para simplificar la puesta en marcha y el funcionamiento de las empresas y ayudar a la movilidad de los trabajadores.

En tercer lugar, debemos cumplir con nuestro compromiso de establecer una verdadera, eficiente y eficaz el mercado interior de la energía para el año 2014. Todos los Estados miembros deben aplicar plenamente la Tercera Paquete de Energía, con rapidez y en el reconocimiento de los plazos acordados. Energía de interconexión debe ser mejorado para ayudar a garantizar la seguridad del suministro. Medidas urgentes también se necesita, a nivel nacional y en su caso, en conjunto, para eliminar las barreras de planificación y regulación a la inversión en infraestructura para liberar el potencial del mercado único y el apoyo el crecimiento verde y un lowemissions economía. Esperamos con interés a la de la Comisión próxima comunicación sobre el funcionamiento del mercado interior, que debe incluir una evaluación del grado de liberalización y apertura del mercado energético en los Estados miembros.

Nos comprometemos también a lograr avances concretos hacia el desarrollo de un único europeo Área de Transporte y el establecimiento del Fondo para conectar Europa.

En cuarto lugar, debemos redoblar nuestro compromiso con la innovación mediante la creación de la Unión Europea Área de Investigación, creando el mejor entorno posible para los empresarios y los innovadores a
comercializar sus ideas y crear puestos de trabajo, y poner demandled innovación en el centro de investigación de Europa y la estrategia de desarrollo. También hay que actuar con decisión para mejorar la oportunidades de inversión para nuevas empresas innovadoras, crecimiento rápido las empresas y los pequeños las empresas, mediante la creación de una efectiva EUwide régimen de capital de riesgo que permite a los de riesgo los fondos de capital para operar en un paneuropea base, la evaluación de una propuesta de riesgo de la UE de capital en el esquema de construcción FEI y otras instituciones financieras, en cooperación con operadores nacionales, y acordar una nueva  EUwide programa, el modelo de la Pequeña Empresa Innovación esquema de investigación, para promover un uso más eficaz de precomercial
público adquisiciones para apoyar a las empresas innovadoras y de alta tecnología. Las reformas para crear un sistema eficaz y businessfriendly sistema de protección de la propiedad intelectual sigue siendo una prioridad muy alta.

En quinto lugar, necesitamos una acción decisiva para entregar mercados mundiales abiertos. Este año debemos concluir acuerdos de libre comercio con la India, Canadá, los países de la zona oriental y un número de socios de la ASEAN. También hay que reforzar las relaciones comerciales con los países de la vecinos del sur. Un nuevo impulso se debe dar a las negociaciones comerciales con estratégica socios como el Mercosur y Japón, con las negociaciones con Japón puso en marcha antes de la el verano, siempre hay un progreso en el alcance y la ambición de un acuerdo de libre comercio. La ofertas que se encuentran actualmente sobre la mesa podría añadir € 90 mil millones al PIB de la UE.

Pero debemos ir más allá también. Necesitamos dar un impulso político en la profundización económica integración con los EE.UU., examinar todas las opciones incluyendo la de un acuerdo de libre comercio, buscad para profundizar las relaciones comerciales y de inversión con Rusia, tras su adhesión a la OMC; y poner en marcha una consideración estratégica de nuestra relación comercial y de inversión con China, con el fin de fortalecer nuestros lazos económicos y reforzar el compromiso de rulesbased comercio. Reconociendo los beneficios que aportan los mercados abiertos, debemos continuar nuestros esfuerzos para fortalecer el sistema multilateral, en particular mediante el Programa de Doha para el Desarrollo, luchar por los acuerdos multilaterales y plurilaterales en áreas y sectores prioritarios, y se resisten a el proteccionismo y buscar una mayor acceso a los mercados para nuestras empresas en terceros países. Por encima de todo, Se debe rechazar la tentación de buscar selfdefeating proteccionismo en nuestras relaciones comerciales.

En sexto lugar, que necesitamos para sostener y hacer más ambicioso nuestro programa para reducir la carga de la Reglamento de la UE. Damos la bienvenida a los compromisos asumidos por las instituciones para reducir las cargas en las pequeñas empresas, pero instamos a seguir avanzando y más rápido a través de las instituciones de la UE, mientras que mantener la integridad del mercado único y más amplios objetivos de la Unión. Debemos evaluar el alcance de nuevos y ambiciosos objetivos sectoriales de la UE y acepta nuevas medidas tangibles para llevar beneficios a la industria. También debe hacer una declaración muy clara y visible de nuestra intención para apoyar a las microempresas y solicitar a la Comisión a presentar propuestas detalladas para lograr esto, incluyendo las posibles modificaciones de la legislación vigente. También pedimos a la Comisión de publicar un informe anual de identificar y explicar el valor neto total de negocio de las propuestas de regulación emitida en el año anterior. En séptimo lugar, tenemos que actuar a nivel nacional y, respetando las competencias nacionales, de manera colectiva a los promover el buen funcionamiento de los mercados de trabajo que ofrecen oportunidades de empleo y, fundamentalmente, promover mayores niveles de participación en el mercado de trabajo entre los jóvenes, las mujeres y los trabajadores mayores. Especial atención debe darse a los grupos vulnerables que han sido en ausencia del mercado laboral durante largos períodos. Debemos fomentar la movilidad de los trabajadores para crear un
mercado de trabajo europeo más integrado y abierto, por ejemplo, avanzar en la adquisición de y la preservación de los derechos de pensión complementaria para los trabajadores migratorios, respetando al mismo tiempo el papel de los interlocutores sociales. También hay que tomar nuevas medidas para reducir el número de profesiones reguladas en Europa, a través de la introducción de una nueva proporcionalidad dura
prueba establecidos en la legislación. En este contexto, pedimos a la Comisión que convoque sin demora un nuevo foro para la evaluación mutua de las prácticas nacionales para ayudar a identificar y llevar abajo injustificadas barreras regulatorias, examinar las alternativas a la regulación que garanticen alta las normas profesionales y evaluar el alcance de una mayor armonización de las normas para facilitar la reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales.

Por último, debemos tomar medidas para construir un servicio robusto, financieros dinámicos y competitivos
sector que crea puestos de trabajo y ofrece un apoyo vital a los ciudadanos y las empresas. Implícito garantías para rescatar a los bancos, siempre que distorsionan el mercado único, debe reducirse.

Los bancos, no los contribuyentes, debe ser responsable de sufragar los costes de los riesgos que asumen.
Además de continuar la igualdad de condiciones a nivel mundial, que deben comprometerse de manera irrevocable a la internacional normas obligatorias para el capital, la liquidez y el apalancamiento sin dilución, asegurándose de que la Unión Europea se adhiere a la legislación de Basilea 3 normas para garantizar la estabilidad financiera y cumplir con la financiación las necesidades de nuestras economías. Los bancos deben estar en posesión de los niveles adecuados y las formas de capital de acuerdo con los criterios internacionales, sin discriminación entre privado y público valores de renta variable. También hacemos un llamamiento para la aplicación rigurosa de los principios del G-20 en el sector bancario remuneración de acuerdo con la legislación comunitaria vigente.

Cada uno de nosotros reconoce que el plan que proponemos requiere de un liderazgo político y resistente decisiones. Sin embargo, las apuestas son altas y la acción en muchas de estas áreas es desde hace mucho tiempo. Con audaz y efectiva acción y una firme voluntad política podemos recuperar el dinamismo de Europa y poner nuestras economías vuelvan a la senda de la recuperación económica. Le instamos y la Unión Europea Consejo para responder al llamado de nuestros pueblos para la reforma y para ayudar a restaurar la confianza en Capacidad de Europa para conseguir un crecimiento fuerte y sostenible.

Estamos copia de esta carta a sus colegas en el Consejo Europeo.
David Cameron, primer ministro del Reino Unido
Mark Rutte, el Primer Ministro de los Países Bajos
Mario Monti, el Primer Ministro de Italia
Andrus Ansip, primer ministro de Estonia
Valdis Dombrovskis, el Primer Ministro de Letonia
Jyrki Katainen, el Primer Ministro de Finlandia
Enda Kenny, Primer Ministro, República de Irlanda
Petr Nečas, el Primer Ministro de la República Checa
Iveta Radičová, el primer ministro de Eslovaquia
Mariano Rajoy, el Primer Ministro de España
Fredrik Reinfeldt, Primer Ministro de Suecia
Donald Tusk, primer ministro de Polonia

Texto original:

Joint letter from Prime Minister David Cameron, Prime Minister Mark Rutte,
Prime Minister Mario Monti, Prime Minister Andrus Ansip, Prime Minister Valdis
Dombrovskis, Prime Minister Jyrki Katainen, Taoiseach Enda Kenny, Prime Minister
Petr Nečas, Prime Minister Iveta Radičová, Prime Minister Mariano Rajoy, Prime
Minister Fredrik Reinfeldt, and Prime Minister Donald Tusk
Herman van Rompuy
President of the European Council
José Manuel Barroso
President of the European Commission
20 February 2012
A PLAN FOR GROWTH IN EUROPE
We meet in Brussels at a perilous moment for economies across Europe. Growth has stalled. Unemployment is rising. Citizens and businesses are facing their toughest conditions for years. As many of our major competitor economies grow steadily out of the gloom of the recent global crisis, financial market turbulence and the burden of debt renders the path to recovery in Europe much harder to climb.

Europe has many fundamental economic assets. But the crisis we are facing is also a crisis of growth. The efforts that each of us are taking to put our national finances on a sustainable footing are essential. Without them, we will not lay the foundations for strong and lasting economic recovery. But action is also needed to modernise our economies, build greater competitiveness and correct macroeconomic imbalances. We need to restore confidence, among citizens, businesses and financial markets, in Europe’s ability to grow strongly and sustainably in the future and to maintain its share of global prosperity.

We discussed these issues when we last met. It is right that we discuss them again. Building on the conclusions we have previously reached, it is now time to show leadership and take bold decisions which will deliver the results that our people are demanding. We welcome the steps being taken, nationally and at the European level, to address this challenge and look forward to agreeing further concrete steps at our next meeting, with action focused on eight  clear priorities to strengthen growth.

First, we must bring the single market to its next stage of development, by reinforcing governance and raising standards of implementation. The Commission’s report to the June  European Council should set out clear and detailed actions needed to enhance implementation and strengthen enforcement. Action should start in the services sector. Services now account for almost four fifths of our economy and yet there is much that needs to be done to open up services markets on the scale  that is needed. We must act with urgency, nationally and at the European level, to remove the restrictions that hinder access and competition and to raise standards of implementation and enforcement to achieve mutual recognition across the single market. We look forward to the Commission report on the outcome of sectoral performance checks and call on the Commission to fulfil its obligation under the services directive to report comprehensively on
efforts to open up services markets and to make recommendations for additional measures, if necessary in legislation, to fulfil the internal market in services.

Second, we must step up our efforts to create a truly digital single market by 2015. The digital economy is expanding rapidly but cross border trade remains low and creativity is stifled by a complex web of differing national copyright regimes. Action is needed at the EU level to provide businesses and consumers with the means and the confidence to trade online, by simplifying licensing, building an efficient framework for copyright, providing a secure and affordable system for crossborder online payments, establishing online dispute resolution mechanisms for crossborder online transactions and amending the EU framework for digital signatures. We should build on the recent proposals of the Commission, without reopening the ecommerce directive, to create a system that balances the interests of consumers, businesses and rights holders, and spurs innovation, creative activity and growth.

We must also continue our efforts to build modern infrastructure to provide better broadband coverage and takeup and extend and promote egovernment services to simplify the start up and running of businesses and aid the mobility of workers.

Third, we must deliver on our commitment to establish a genuine, efficient and effective internal market in energy by 2014. All member States should implement fully the Third Energy Package, swiftly and in recognition of agreed deadlines. Energy interconnection should be enhanced to help underpin security of supply. Urgent action is also needed, nationally and where appropriate collectively, to remove planning and regulatory barriers to investment in infrastructure to release the potential of the single market and support
green growth and a lowemissions economy. We look forward to the Commission’s forthcoming communication on the functioning of the internal market, which should include an assessment of the degree of liberalisation and energy market opening in member States. We also commit to making concrete progress towards the development of a Single European Transport Area and establishing the Connecting Europe Facility.

Fourth, we must redouble our commitment to innovation by establishing the European Research Area, creating the best possible environment for entrepreneurs and innovators to commercialise their ideas and create jobs, and putting demandled innovation at the heart of Europe’s research and development strategy. We must also act decisively to improve investment opportunities for innovative startups, fastgrowing companies and small businesses, by creating an effective EUwide venture capital regime which allows venture capital funds to operate on a panEuropean basis, assessing a proposal for an EU venture capital scheme building on the EIF and other financial institutions in cooperation with national operators, and agreeing a new EUwide programme, modelled on the Small Business Innovation Research scheme, to promote more effective use of precommercial public procurement to support innovative and high tech businesses. Reforms to create an effective and businessfriendly system of intellectual property protection remain a very high priority.

Fifth, we need decisive action to deliver open global markets. This year we should conclude free trade agreements with India, Canada, countries of the Eastern neighbourhood and a number of ASEAN partners. We should also reinforce trade relations with countries in the southern neighbourhood. Fresh impetus should be given to trade negotiations with strategic partners such as Mercosur and Japan, with negotiations with Japan launched before the summer, provided there is progress on the scope and ambition of a free trade agreement. The deals that are currently on the table could add €90 billion to EU GDP.But we must go further too. We need to inject political momentum into deepening economic integration with the US, examining all options including that of a free trade agreement; seek to deepen trade and investment relations with Russia, following its accession to the WTO; and launch a strategic consideration of our trade and investment relationship with China, with a view to strengthening our economic ties and reinforcing commitment to rulesbased trade. Recognising the benefits that open markets bring, we should continue our efforts to strengthen the multilateral system, including through the Doha Development Agenda, strive for multilateral and plurilateral agreements in priority areas and sectors, and resist protectionism and seek greater market access for our businesses in third countries. Above all, we must reject the temptation to seek selfdefeating protectionism in our trade relations.

Sixth, we need to sustain and make more ambitious our programme to reduce the burden of EU regulation. We welcome the commitments made by the institutions to reduce burdens on small businesses but urge further and faster progress across the EU institutions while maintaining the integrity of the single market and the Union’s wider objectives. We should assess the scope for ambitious new EU sectoral targets and agree new steps to bring tangible benefits to industry. We should also make a very clear and visible statement of our intention to support microenterprises and ask the Commission to present detailed proposals to achievethis, including possible amendments to existing legislation. We also ask the Commission to publish an annual statement identifying and explaining the total net cost to business of regulatory proposals issued in the preceding year.

Seventh, we must act nationally and, respecting national competences, collectively to promote well functioning labour markets which deliver employment opportunities and, crucially, promote higher levels of labour market participation among young people, women and older workers. Special attention should also be given to vulnerable groups that have been absent from the labour market for long periods. We should foster labour mobility to create a more integrated and open European labour market, for example by advancing the acquisition and preservation of supplementary pension rights for migrating workers, while respecting the role of the social partners. We should also take further action to reduce the number of regulated professions in Europe, through the introduction of a tough new proportionality test set out in legislation. In this context, we ask the Commission to convene without delay a new forum for the mutual evaluation of national practices to help identify and bring down unjustified regulatory barriers, examine alternatives to regulation which ensure high professional standards and assess the scope for further alignment of standards to facilitate mutual recognition of professional qualifications.

Finally, we must take steps to build a robust, dynamic and competitive financial services sector that creates jobs and provides vital support to citizens and businesses. Implicit guarantees to always rescue banks, which distort the single market, should be reduced. Banks, not taxpayers, should be responsible for bearing the costs of the risks they take.

While pursuing a level playing field globally, we should commit irrevocably to international binding standards for capital, liquidity and leverage with no dilution, ensuring that EU legislation adheres to Basel 3 standards to ensure financial stability and meet the financing needs of our economies. Banks should be required to hold appropriate levels and forms of capital in line with international criteria, without discrimination between private and public equities. We also call for rigorous implementation of the G20 principles on banking sector
remuneration in line with existing EU legislation. Each of us recognises that the plan we propose requires leadership and tough political decisions. But the stakes are high and action in many of these areas is long overdue. With bold and effective action and strong political will we can recover Europe’s dynamism and put our economies back on the path to economic recovery. We urge you and the European Council to answer our peoples’ call for reform and to help restore their confidence in Europe’s ability to deliver strong and sustainable growth.

We are copying this letter to colleagues on the European Council.
David Cameron, Prime Minister of the United Kingdom
Mark Rutte, Prime Minister of the Netherlands
Mario Monti, Prime Minister of Italy
Andrus Ansip, Prime Minister of Estonia
Valdis Dombrovskis, Prime Minister of Latvia
Jyrki Katainen, Prime Minister of Finland
Enda Kenny, Taoiseach, Republic of Ireland
Petr Nečas, Prime Minister of the Czech Republic
Iveta Radičová, Prime Minister of Slovakia
Mariano Rajoy, Prime Minister of Spain
Fredrik Reinfeldt, Prime Minister of Sweden
Donald Tusk, Prime Minister of Poland
 
Top