Balanza comercial China

En la última jornada de la semana los mercados financieros asiáticos han caído una media del 1% debido a la preocupación sobre las negociaciones con Grecia y por la fuerte caída de las importaciones en China que muestran que la demanda interna sigue siendo muy débil.

Las mayores pérdidas las sufrió el Hang Seng con una caída del -1,08%, seguido por el Kospi con pérdidas del -1,04%, también se sumó  a las pérdidas el ASX con una caída del 0,88% y con un menor retroceso el Nikkei que cerró con un -0,48%. El Shanghái Composite consiguió cerrar en positivo por la mínima con una subida del 0,10%.

Como positivo decir que el Shanghái Composite está consiguiendo mantenerse por encima de la barrera psicológica de los 2.300 puntos.

Los datos de China siguen preocupando a los mercados financieros, haciendo que aumente la incertidumbre en el panorama económico internacional. En la jonda de ayer conocimos la inesperada subida del IPC de China empujado por la subida de los alimentos y hoy hemos conocido que las importaciones de China han caído un 15,3%, sumándose al dato ya conocido del descenso de las exportaciones en su cifra anual de un 0,5%.

Estos datos no sólo nos muestran una disminución del superávit en la balanza comercial que las estimaciones calculan en $10.6M, sino que demuestra que los efecto de la crisis de la deuda soberana europea son cada vez más patentes sobre el consumo y en concreto sobre las clases medias. No me cansaré de decir que sin estimulación del consumo interno no es posible una recuperación económica sostenible.

Cualquier medida económica que se tome, por ejemplo inyectar cantidades ingentes de liquidez, carecerá de sentido sin un consumo interno fuerte, más aún la aplicación de medidas macroeconómicas pueden provocar una escalada imparable de la inflación.

Esta opinión no sólo es mía, sino que la comparte el FMI y advierte que el crecimiento de China podría reducirse a la mita y si esto ocurriera tendría dos consecuencias inmediatas, la primera el estallido de la burbuja inmobiliaria y la segundo el efecto dominó sobre el resto de las economías de la zona de Asia y como consecuencia de ello en el resto del mundo.

Cambiando de país  India cada vez se ve más acorralada por su `política conservadora y en muchos casos constrictiva. Como muestra de ello la producción industrial tan sólo creció un 1,8%, muy lejos de la del mes de noviembre del 5,9% y también de las estimaciones de un crecimiento del 3,8%.

Esta disminución está encabezada por el sector minero que se ha visto perjudicado por las medidas restrictivas a la exportación del gobierno indio, Tras conocer el dato hemos sabido que el RBI de momento piensa mantener los tipos de interés, aunque para poder predecir si esta política puede cambiar tendremos que esperar al martes para conocer las cifras de inflación.

Como todas las semanas, deseo a mis lectores que disfruten el fin de semana y se carguen de energía para enfrentar la semana que viene con unos mercados dependientes de las negociaciones de Grecia y su ya casi seguro default. Un saludo a todo el mundo y gracias por informarse de los mercados financieros en mi blog.
 
Top