Mercados Financieros


Tras cerrar la semana pasada en negativo por primera vez este año, los mercados financieros asiáticos se han unido a la celebración del plan de ajuste aprobado el domingo por Grecia y han subido un promedio del 0,8% en esta primera jornada de la semana.

Por mercados los cierres fueron los siguientes, el Nikkei cerró con unas ganancias del 0,58%, el Kospi 0,60%, el ASX 0,94%. Las ganancias del Hang Seng fueron del 0,50% y Shanghái Composite terminó plano.

Los beneficiarios de estas subidas fueron los valores más expuestos a las exportaciones europeas y por ello a las consecuencias de la crisis de la deuda soberana. A este factor general habría que unir dos datos locales, el primero en el caso de Japón que inexplicablemente no dio importancia a la contracción de su economía por encima de lo esperado.

La economía japonesa se contrajo un 2,3%, frente a la previsión de una contracción más moderada del 1,6%/1,8% y demuestra la debilidad de la economía japonesa muy expuesta a la crisis de la deuda soberana europea, la enorme deuda pública de su administración y una expansión mínima de la demanda interna del 0,3%. Hay que tener en cuenta que la demanda interna en Japón supone el 50% del PIB.

El segundo dato local se refiere a China y ha determinado el cierre plano de su mercado financiero, me refiero a la noticia del endurecimiento por de las medidas destinadas a la contención de la especulación inmobiliaria por parte del gobierno central chino.

El gobierno central chino mantiene su política de enfriamiento del sector inmobiliario evitando los créditos incobrables que propiciaron una escalada imparable de los precios de la vivienda y un endeudamiento de los gobierno locales inaceptable. Con el fin de parar esta espiral el gobierno central dio ordenen a los bancos para que estudiaran de forma exhaustiva los créditos a conceder y que tuvieran muy presente el nivel de riesgo. En conclusión, el gobierno busca una estabilidad a largo plazo en el mercado inmobiliario y unos precios sostenibles en el corto plazo.

Esta política choca con las necesidades de los gobiernos locales que tenían en los bienes raíces su principal fuente de financiación. La disminución del mercado inmobiliario ha llevado a algunos gobiernos locales a buscar fórmulas que les permitan incentivar de nuevo este mercado sorteando las directrices del gobierno central. Uno de los últimos intentos ha sido el de la ciudad de Huwu que anunció subvenciones a los compradores de viviendas y recorte de impuestos a la compra de vivienda. Esta iniciativa fue anulada por el gobierno central declarando que ambas medidas quedan pospuestas.

Esta situación llevó a la caída de las empresas de bienes raíces y llevó a un cierre en plano a pesar de las ganancias de otros sectores. Es probable que las empresas de bienes raíces pasen momentos de dificultad al menos hasta el segundo semestre de este año en el que se prevé que el gobierno chino rebaje la presión sobre el sector.

Otra noticia sobre la economía China que hemos conocido hoy y que ha pasado un tanto desapercibida se refiere a la masa monetaria M2 y M1. Ambos datos muestran una liquidez por debajo de lo esperado, creciendo la M2 12,4% anual y la M1 un 3,1%. Para ver estos niveles de crecimiento habría que remontarse al 2.001. Esta disminución de la liquidez es consecuencia de las políticas de contención de China que ha hecho disminuir la oferta/demanda de préstamos hasta una cifra no vista desde 2003,  CNY738 bn.
 
Top