La aprobación del segundo recate a Grecia parece no haber provocado el efecto balsámico que se preveía en los mercados financieros internacionales que siguen reflejando un alto grado de incertidumbre tanto sobre la efectividad de las medidas tomadas por Europa, como la posibilidad de una recuperación de la economía mundial en el corto plazo. En este sentido los datos macroeconómicos no dan señales de recuperación y los malos datos del PMI (por debajo de 50) conocidos ayer no ayudaron a la mejora de la perspectiva sobre la economía mundial.

Los mercados financieros asiáticos siguieron tanto las caídas de Europa, y Estados Unidos, aunque este último lo hizo de manera más moderada. La caída media de los mercados financieros asiáticos ha sido del -0,6%, aunque se ddieron dos excepciones, el Nikkei y el Shanghái Composite chino.

Por mercados, El Kosspi cerró con unas pérdidas del -1,03%, el ASX  -0,16%, el Hang Seng -0,78% y el Sensex -0,1%. En el lado de las ganancias el Nikkei avanzaba 039% y el Hang Seng  cerraba con ganancias del 0,25% después de un comienzo de sesión en negativo.

En los mercados financieros asiáticos no sólo están determinados por la inestable situación de Europa, sino que también se dan problemas locales que influyen en negativo en el ánimo de los inversores.

Un ejemplo de estos problemas locales es la inestable situación política de Australia donde está en juego el liderazgo del partido que apoyó al actual primer ministro y un posible cambio del actual gobierno.

Tampoco es de desdeñar la situación creada por la crisis con Irán, dicho país es el principal proveedor de petróleo de las más importantes economías de Asia como son India, Japón y China.  Un problema de suministro en cualquiera de estos tres países acercaría más a la economía mundial a un periodo de recesión. Es importante señalar que Japón no podría poner en marcha de inmediato sus centrales nucleares, en estos momentos se encuentran apagadas. India al igual que China cada vez han dado mayor protagonismo al petróleo frente a otras fuentes de energía y un problema de suministro afectaría de manera directa a su producción y que se trasladaría de inmediato a las cifras de crecimiento que disminuirían.

Algunos analistas mantienen que la actual escalada de precios del petróleo es más un temor infundado que un problema de suministro, pero les recordaría lo que sucedió cuando se interrumpió el suministro el Libia y en ese caso su producción no suponía un problema grave.

La pregunta es ¿será capaz el resto de productores de asegurar el suministro a tres gigantes que cada día aumentan su dependencia y volumen del petróleo como China, India o Japón? La repuesta la conoceremos en las próximas semanas a medida que se vaya desarrollando la crisis con Irán.

Otro fenómeno local y que muestra la desconfianza en la resolución de la actual crisis es el significativo aumento en Asia (sin contar Japón) de la emisión de bonos denominados en dólares, yen y euros por parte de las empresas en busca de liquidez y crédito. El año pasado las emisiones fueron por un valor de $6.000M, mientras que en lo que llevamos de 2012 ya se han emitido bonos por valor de $14.900M.

Parece que políticas como la reducción de reservas en China o la política más agresiva del BOJ en Japón no están creando la confianza necesaria para luchar con las sucesivas reducciones tanto de la M1, como de la M2. Parece evidente que las empresas están convencidas que la crisis del crédito llegará a Asia y prefieren obtener excedentes de liquidez cuando aún es posible antes que el mercado del crédito se contraiga.

A este clima tampoco ayuda la decisión del Banco Central de China de suspender por segunda vez sus operaciones que permiten liquidez al mercado. Parece que esta decisión está basada en la política de mantener la liquidez al límite de las necesidades del mercado y en espera de la liberación de fondos que será efectiva mañana. Esta inyección producto de la reducción de reservas de 0.5 supondrá $63.500M de liquidez para los mercados, aunque me temo que su repercusión sobre el crédito será más bien limitada y mayoritariamente será utilizada para las propis necesidades de las entidades financieras.

O las recomendaciones del Banco Mundial a China en las que pide una profunda reforma del sistema financiero, en entre otras reformas, con el fin de evitar una caída drástica en su crecimiento y entrar en lo que los economistas denominan 'middle-income trap'.

Los mercados financieros norteamericanos han comenzado la sesión con pérdidas, en estos momentos el Down se deja un -0,43%, el S&P -0,38% y el Nasdaq -0,27%,habrá que ver cómo se desarrolla la jornada bursátil en Estados Unidos y como interpretan los datos macroeconómicos que hemos conocido hoy para saber cómo abrirán los mercados financieros asiáticos en el último día de la semana.
 
Top