Es curioso la rapidez que se han dado todos los medios de comunicación de llevar a las primeras páginas lo que denominan la “la quiebra de Detroit” pero que en realidad y de momento es la presentación de quiebra por parte de la ciudad de Detroit en el Juzgado del Distrito Este de Michigan, acogiéndose al capítulo 9 de la Ley de quiebras norteamericana.
Quiebra de la ciudad de Detroit USA
Quiebra de la ciudad de Detroit USA


¿Por qué hablo excesiva rapidez?, en primer lugar porque, ¿qué sabemos en España sobre la Ley norteamericana?, absolutamente nada y por ello creo interesante aclarar algunos aspectos sobre la misma que he leído en la prensa internacional.

En segundo lugar, parece que mostrando la quiebra de una ciudad que forma parte de la mayor economía del mundo, nuestros problemas parecen más pequeños. Siento decepcionar a lo que piensan así, porque nuestros problemas son enormes comparados con el guijarro que supone la ciudad de Detroit dentro de la economía norteamericana.

Volviendo a lo que puede suceder con la quiebra de Detroit, en primer lugar, será hoy cuando presenten en el juzgado la “petición de quiebra” y que incluiría la situación financiera de la ciudad y plan de viabilidad para revertir la actual situación en el futuro.

En tercer lugar, el juzgado designará un juez para estudiar el caso. Dicho juez determinará donde se realizará la vista y que probablemente sea fuera del Estado de Michigan.

En cuarto lugar y como es lógico, en el momento que comience a impagar, los acreedores comenzaran a demandar a la ciudad. Dichas demandas además de en los juzgados correspondientes, también podrán analizarse en la vista sobre la quiebra.

Quinto, si bien cierto que la ciudad va a impagar, esto no será aplicable a los bonos garantizados. A diferencia de lo que ocurre en España que cuando la administración no paga las deudas y ya te puedes sentar a esperar que te las paguen cuando tengan dinero o cuando les dé la gana a ellos, en Estado Unidos, los acreedores con bonos garantizados pueden ir contra los activos de la ciudad para garantizar el cobro de la deuda.

Además, la ciudad de Detroit va a continuar con su funcionamiento normal de cara al ciudadano, manteniendo los servicios públicos en funcionamiento y pagando a los funcionarios. Es curioso, que la Ley norteamericana permite en una quiebra el uso del dinero en efectivo sin necesidad de pedir permiso al juzgado y utilizarlo para aquello que consideren prioritario.

Sexto, como la quiebra supone un juicio largo y complejo, las partes probablemente usaran estrategias antagónicas. Por parte de los acreedores pedirán que se anule la petición de quiebra basándose en uno de los criterios sobre los que se debe sustentar una petición de quiebra y que es “la negociación de buena fe”. Esto significa que argumentaran que el  municipio no agotó las vías de negociación con sus deudores.

Como consecuencia de lo anterior, la ciudad deberá demostrar de manera fehaciente que es realmente insolvente.

Por su parte la ciudad de Detroit intentará demostrar por un lado su insolvencia y por otro demostrar que si agotó las vías de negociación con sus acreedores.

Séptimo, todo lo dicho anteriormente puede llevar un tiempo difícil de determinar, lo que hace difícil decir de forma taxativa que la ciudad de Detroit ha quebrado, sino más bien que la ciudad de Detroit ha presentado un expediente de quiebra.

Octavo, el juez puede tomar dos opciones, la quiebra de la ciudad, decisión bastante improbable ya que parece que nadie quiere que suceda eso o que la ciudad presente un plan de viabilidad para poder evitar la bancarrota. En este último caso, el municipio sólo necesitaría que una pequeña parte de los deudores estuvieran de acuerdo con el plan para que se hiciera efectivo.

 Por último os incluyo un documento de la agencia de calificación Stándar & Poor’s titulado “Bancarrota Municipal: Standard & Poors Enfoque y Perspectiva” y que espero que os sirva para comprender mejor lo que significa la quiebra de una ciudad en Estados Unidos.



 
Top