Mama, ¿Por qué los pobres no pagan impuestos?

Imagen de la campaña de Educo sobre la exclusión social infantilEste peculiar título para un artículo “Mama, ¿Por qué los pobres no quieren pagar impuestos?“  nace de la reflexión sobre la noticia acerca de la economía sumergida en España y que según el estudio del sindicato de técnicos de hacienda GESTHA supone el 24,6% del PIB, unos 253.000 millones de euros.

Lo primero que he pensado al leer el enorme porcentaje que supone la economía española y la lastimera queja de los técnicos de hacienda que se quejan de la diminución de inspecciones encaminadas a reducir este fraude es que si cualquiera se limita a leer la noticia tal y como la repiten los distintos medios, diría, si se inspeccionara y persiguiera de manera masiva esta economía sumergida, seguramente el Estado obtendría los ingresos necesarios  para no subir los impuestos y tomar medidas económicas que ayudaran a salir de la crisis en la que se encuentra nuestro país.

De hecho, me imagino a un preadolescente que lea el titular u oiga la noticia, preguntando a su madre, “mama, ¿por qué los pagan impuestos?”.

Antes de continuar, quiero dejar claro que comprendo perfectamente los abusos laborales que se cometen en la economía sumergida, aunque he de decir que cada día se parecen más a los que se cometen en las empresas “legales” y que hacen trabajar más horas a sus trabajadores a cambio del sueldo mínimo profesional.

Estimación OCDE de la economía sumergida en España en 2013


Lo segundo que me llama la atención y que posiblemente sea casualidad, es que la noticia y el estudio del sindicato GESTHA coinciden con los globos sonsa enviados por el gobierno para una subida del IVA. Pero más aún me resulta más  llamativo que lo anterior, que coincida con la publicación del estudio  realizado por Save the Children sobre la pobreza infantil en España y que expone de manera clara y directa como la crisis económica a expuesto  a la exclusión social a 2.826.549 niños.

Estos dos primeros punto me crean la sensación que la noticia sobre la economía sumergida intenta provocar entre los ciudadanos un sentimiento de culpa muy similar al Síndrome de Estocolmo, haciéndoles creer que parte de la culpa de la crisis económica actual procede de los sectores más desprotegidos de la sociedad, lo cual es radicalmente falso.

Creer que porque Pepe “el manitas” que está en paro es un problema porque le arregla un grifo a su vecina y cobra en “negro” para poder llegar a fin de mes, hace que la economía española se hunda irremediablemente es falso.

Voy a poner algunos ejemplos sacados del estudio de la OCDE al que se refieren los medios de comunicación y que usa el estudio de GESTHA como referencia.

El estudio de la OCDE muestra que entre los años 2003 al 2013, España tan sólo está por encima de la media de los países de la Unión Europea (EU27) en impacto sobre el PIB en dos años, el 2012 y el 2013, en el primer caso dos décimas y en el segundo tres décimas por encima de la media.

Evolución en España de la economía sumergida entre 2003 y 2013


La explicación de este aumento se puede encontrar, no sólo en el espectacular aumento del desempleo y en la precariedad laboral, sino en el deterioro constate del nivel de cobertura de protección social. 

En noviembre de 2011 era del 69,20%, noviembre de 2012 64,29% y el último dato oficial que existe, el de noviembre de 2013, 61,43%. Parece razonable, que ante la pérdida del 7,77% de cobertura, estas personas busquen modos alternativos para poder sobrevivir y es realmente meritorio, que una situación económica tan extrema, tan sólo haya repercutido en el aumento de la economía sumergida entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

El estudio de la GESTHA hace hincapié en dos causas más que justifiquen este alto porcentaje de economía sumergida, la subida de impuestos y el aumento del IVA.

Me gustaría recordar a los técnicos de hacienda que al referirse a la subida de impuestos deberían especificar a quién ha afectado esta subida. A lo que me refiero, es que la subida de impuestos no la ha soportado las clases más altas, las grandes empresas o el sector financiero, sino que se han cebado sobre la clase media y trabajadora o sus equivalentes empresariales, la pequeña y la mediana empresa.

Porcentaje de millonarios en España


Sirva de ejemplo el estudio de 2013 sobre el reparto de la riqueza realizado por Credit Suisse en el que se señala que ya señalaba que en España el número de menores de 16 años en riesgo de exclusión social era del 26% y que al menos tres millones de personas, vivían con ingresos inferiores a 307 euros. 

El estudio de Save the Children sobre España establece que los ingresos que marcan el umbral de la pobreza son de 14.784 euros, 1.232 euros al mes para una familia compuesta por dos hijos y los progenitores.
Porcentaje del aumento en el número de millonarios

En el otro lado de la balanza, Credit Suisse calcula que el número de millonarios en España es del 1%, ocupando España el séptimo puesto en aumento del número de millonarios.

Este pequeño grupo de privilegiados poseen una riqueza equivalente al 16%, pero si esto nos parece escandaloso, más escandaloso les debería suponer a los técnicos de hacienda que el dinero de empresas y ciudadanos españoles ascienda al 25% del PIB, aproximadamente la misma cantidad que se supone mueve la economía sumergida.

Peso de los multimillonarios sobre el PIB de España

Puede, que este pequeño grupo de privilegiados, asesorados  por equipos de economistas y especialistas en hacienda para pagar los menores impuestos posibles, sean verdaderamente el problema de la evasión fiscal.

Acudiendo a la reflexión del millonario Warren Bufette sobre lo irracional que le resultaba que él pagara menos impuestos que su secretaria.

Otro ejemplo es el del sistema financiero, que a través de leyes favorecedoras han conseguido quedar prácticamente exentos del pago de impuestos.

Debo recordar a los técnicos de hacienda que a finales del año pasado y para ser vigente este año, el gobierno aprobó medidas fiscales para la banca  que les permite dejar de pagar impuestos por valor de 33.000 millones de euros.

Y precisamente esta medida es la que me lleva al otro argumento de GESTHA, el IVA. 

Hace un tiempo expliqué que además de permitir a la banca desgravar las pérdidas provocadas por los activos tóxicos a través de los DTA, Activos Fiscales Diferidos, parte de estos DTA los ha convertido en lo que habitualmente se denominan Créditos Fiscales, pero que de Guindos y Montoro con el fin de ocultar su auténtica naturaleza han rebautizado como “crédito exigible frente a la Administración tributaria”.

La cantidad convertida en crédito exigible frente a la Administración tributaria ha sido de 33.000 millones de 
euros y que directamente se pueden restar de los impuestos a pagar a hacienda, no sólo del impuesto de sociedades, sino de cualquier impuesto estatal y aquí entramos en el asunto del IVA aprovechando un ejemplo real que puse en un artículo ya publicado sobre la explicación de los créditos fiscales.

Ejemplo con cifras reales, el BBVA tiene DTA por valor de 9.255 millones de euros, si sólo los puede aplicar al Impuesto de Sociedades, que en 2012 fue de 667 millones de euros, tardaría unos cuantos años en liquidar los DTA, pero si se aplicaran al conjunto de impuestos que paga 667 millones de euros por el Impuesto de Sociedades, 253 millones por IVA, 314 millones en cotizaciones sociales y 107 millones por otros impuestos. Entonces eliminaría el pago de los 1.341 millones que pagó en 2012. Como se puede comprobar en el ejemplo, la  transformación supone que la banca dejará de pagar impuestos, tanto directos como indirectos al Estado superando incluso las condiciones de cualquier empresa en un paraíso fiscal, ya que pagarían 0 euros y encima con el apoyo legal del gobierno.

Ahora pregunto, quién pone en peligro la economía española, Pepe “el chapuzas” que no hace factura para no declarar el ingreso y el IVA o un privilegiado como el BBVA, que de manera legal queda exento del pago de 253 millones de euros de IVA gracias a que mediante los “créditos exigibles frente a la Administración tributaria” puede tanto eliminar el impuesto de sociedades sobre el beneficio y cualquier impuesto estatal, como es el caso del IVA.

Mi única conclusión es que un país donde un solo niño pasa hambre es un país repúgnate y aún más repugnante, cuando se señala a los padres de esos niños con el dedo de la culpabilidad.
 
Top