Europa avanza inexorablemente hacia la destrucción del estado social y de derecho

Evolución del desempleo juvenil desde 1990 a 2013 en la Unión EuropeaCreo que a nadie le sorprenderá el título de este artículo “Europa avanza hacia la destrucción del estado social y de derecho”  puesto que refleja un hecho cotidiano en la vida de los ciudadanos europeos y de manera más evidente entre los ciudadanos de la Europa de la periferia.


En España observamos que la destrucción del Estado de derecho es inversamente proporcional al endeudamiento de las administraciones públicas y privadas. Cuanto más crece la deuda, más aumentan los recortes sociales.

Lo realmente llamativo de este crecimiento constante de la deuda española no es producto de una política proactiva de inversión con el fin de reactivar el tejido económico real, sino que simplemente sirve para mantener un modus vivendi de una clase política que es incapaz de cumplir función alguna y de una banca seca de liquidez e incapaz de cumplir su labor de proteger los activos de los depositarios e implementar mecanismos que permitan un flujo contante de crédito y liquidez que permita a la economía real financiarse, al mismo tiempo de permitir  el impulso necesario para estimular el consumo interno,  motor fundamental de crecimiento y signo de salud de una economía.

España está dominada por dos furias, la de un sistema político que ha olvidado de donde nace su legitimidad, optando por plegarse ante el poder económico financiero con el único objetivo de mantener sus privilegios por encima de cualquier otra cosa.

El sistema financiero devora a los ciudadanosPor otro lado, el sistema financiero  que retroalimenta la generación de deuda para hipotecar una nación y de ese modo ejercer un férreo control sobre las decisiones políticas.

Hablamos de un sistema financiero basado en el beneficio a corto plazo y que al igual que Saturno, está devorándose a sus hijos y absorbiendo hasta su última gota de sangre. 

Ante este panorama desolador de los poderes que gobiernan esta sociedad no  sería de extrañar que al igual que el mito de Saturno, uno de  sus hijos terminara acabando con su era de poder.

Pero dejemos los mitos a un lado y centrémonos en la destrucción del Estado social y de derecho y en los síntomas que van apareciendo desde 2008. Los síntomas más evidentes son los recortes básicos en educación, sanidad, prestaciones sociales y recortes varios en cada una de las áreas que tienen relación con la protección de los ciudadanos, estos son sólo los síntomas evidentes y que todos  podemos percibir, pero hay otros más sutiles y no menos relevantes que nos muestran la tendencia del poder hacia la eliminación de los derechos fundamentales.

El primer síntoma sutil o también podríamos decir que el subconsciente ha delatado la verdadera naturaleza de lo que hay tras cada recorte, no nace en España, sino en Grecia, donde el Centro de Planificación y Estudios Económicos de Grecia, ante el acuciante nivel de desempleo de los menores de 24 años propone una medida que enlaza con el constante deseo de reducir los costes laborales unitarios por el lado de los trabajadores. La medida es sencilla, simplemente que los menores de 24 años y los desempleados trabajen sin cobrar un sueldo durante un año. En términos prácticos esto supone la eliminación del salario base, caballo de batalla de los economistas neoliberales más recalcitrantes.

Si bien la medida en sí misma raya la paranoia, no hay que arrinconarla, porque es sin lugar a dudas un aviso a navegantes que muestra la tendencia de las futuras medidas que pueden pretender tomar en ciertos países de la periferia, como España ante el próximo colapso económico provocado nuevamente por el sistema financiero europeo.

Esta medida propuesta por Centro de Planificación y Estudios Económicos de Grecia no ha tenido repercusión fuera de los medios locales, sí que le ha dedicado un breve comentario la excelente web económica ZeroHedge y ha equiparado esta medida como un pasó hacia la esclavitud.

Esta afirmación de ZeroHedge que en principio cualquiera respaldaría desde mi punto de vista es incorrecta porque está basada en la utópica idea de que la guerra civil americana fue motivada  por un ideal de igualdad y de defensa de los derechos más básicos del ser humano, cuando la realidad es que fue un choque entre dos modelos productivos, el del ser con unos altos costes de producción y el del norte con una mayor eficiencia de dichos costes.

El sur basaba su producción en una mano de obra esclava, dicha mano de obra suponía una inversión en la compra y un cuidado que obligaba a su dueño a alimentar, a cuidar la salud y evitar que el esclavo sufriera daños paro no perder su inversión.

El norte en cambio, no necesitaba cuidar a proteger a su mano de obra, ya que si un trabajador enfermaba era ineficiente o quedaba incapacitado por un accidente laboral, simplemente lo cambiaba por otro sin coste alguno.

Esta diferencia de costes entre el norte y el sur es el verdadero motivo de la guerra civil y esto me lleva a aseverar que tras la lección aprendida por el capitalismo en la guerra civil norteamericana, siempre se ha desechado un modelo esclavista o cercano al esclavismo, pero al mismo tiempo, se ha buscado reproducir el modelo de salarios mínimos  para reducir los costes laborales y aumentar los beneficios empresariales.

Sin necesidad de entrar en ejemplos de los países emergentes o del tercer mundo,  tenemos ejemplos varios y actuales en Europa. El primero y que más se acerca a la medida propuesta en Grecia, son los minijobs en Alemania. Los minijobs se basan en dos elementos prioritarios, en primero de ellos es falsear los datos de desempleo de Alemania, permitiendo que las cifras oficiales nos hablen de menos de tres millones de parados. La realidad es que los minijobs sacan de las listas más del doble de los parados contabilizados y que alcanzarían los siete millones de alemanes que trabajan en minijobs.


En España, esta reducción de costes laborales se ha manifestado con la precariedad del empleo, de tal manera que las empresas sólo contratan temporalmente, evitando realizar una correcta planificación de recursos.

Un segundo ejemplo made in Spain, es la congelación del salario base que supone de facto una perdida efectiva de capacidad adquisitiva y un posible paso previo para su reducción o eliminación.

Evolución de la deuda de España por sectores en millones de euros

Otro síntoma de esta pérdida progresiva del estado de bienestar es el uso del dinero de los ciudadanos por parte de los bancos como propio y exento de consecuencias en el caso de una mala gestión.

No voy a entrar en la preferentes, la deuda subordinada o la manipulación del Euribor, sino en la línea argumentativa de modificar el estatuto (sagrado anteriormente) del depositante como alguien que deja en custodia su dinero y que como contraprestación el banco le cobra una comisión de mantenimiento.

Evolución de la deuda de España por sectores porcentaje sobre el PIB

Esta idea simple, que diferencia de manera nítida entre el ahorrador que deposita las rentas de su trabajo en un banco y el accionista que invierte en el banco o el acreedor  que presta dinero al banco quiere ser deformada y modificada, convirtiendo al depositante en un acreedor del banco y por lo tanto someterle al orden de prelación a la hora de recuperar su dinero o aplicarle una quita en el caso de que la institución bancaria este en problemas para con eso dinero inyectarlo en la institución y rescatarla.

Este sistema ya se intentó en Chipre,  pero ante la reacción unánime contraria a la medida quedó apartada, pero  ahora vuelve de nuevo con fuerza ante el problema de liquidez de HSBC que se niega a devolver el dinero a sus clientes.

Porque digo que vuelve con fuerza, simplemente porque los Estados tienen la caja vacía y carecen de la capacidad de responder ante nuevas crisis financieras, por lo tanto y ante la negativa de Alemania de crear nuevo dinero por miedo  la inflación. De nuevo la única alternativa que aplicaran los políticos para el nuevo rescate financiero, será vaciar las cuentas de los ciudadanos y entregar ese dinero a la banca para que haga frente a sus compromisos con los prestamistas internacionales.

Un último síntoma del cambio del orden mundial económico proviene del Tratado Transatlántico que impulsará Alemania mediante la participación de su representante en la Unión Europea, el Presidente de la Comisión Barroso y de Estados Unidos , el Presidente Obama en la cuarta ronda de negociación en Bruselas de TTIP.

Este Tratado Transatlántico supondrá la destrucción definitiva del estado de derecho en favor de las corporaciones empresariales y financieras, permitiendo crear el marco legislativo adecuado para el nuevo orden económico.

Los síntomas descritos en este artículo me llevan a pensar, quizás por primera vez, en la importancia de las próximas elecciones al Parlamento Europeo y como el resultado de las mismas determinará si, la sociedad está dispuesta a sacrificar sus derechos en favor de la supuesta resolución de una crisis financiera  que ha absorbido los recursos necesarios para haber evitado el contagio a la economía real o si no estamos dispuestos este nuevo orden económico impuesto por un cúmulo de políticos corruptos  y corporaciones ávidas de acumular el mayor número de recursos existentes. 

La decisión en esta ocasión no está en “otro”, sino en nosotros mismos, después intentar revertir este nuevo escenario mundial, constará sangre, sudor y lágrimas. Se consciente de las consecuencias para que tu voto sea responsable.
 
Top