Carta abierta de un ciudadano al Comisario de Comercio Karel De Gucht sobre la consulta ciudadana sobre la protección a la inversión del Tratado Transatlántico TTIP

Logotipo de la Comisión de Comercio de la Unión Europea

Open letter from a citizen to the Trade Commissioner Karel De Gucht on the public consultation on the investment protection treaty Transatlantic TTIP

Esta carta la he enviada hoy a través de correo electrónico a  John Clancy persona de contacto incluida en la nota de prensa de la Comisión de Comercio de la Unión Europea.

Estimado Señor  Karel De Gucht:

Me dirijo a usted como un ciudadano común de la Unión Europea y que desea en primer lugar felicitarle por la iniciativa que ha tenido su departamento abriendo un proceso de consulta a los ciudadanos de la Unión Europea sobre un apartado concreto del Tratado Transatlántico, la parte correspondiente a “la protección de la Inversión.

También deseo que este modo de actuar sea una constante en su departamento y muestre que la trasparencia en las instituciones europeas no sólo es positiva, sino que debiera ser obligatoria.

Una vez dicho lo anterior, quiera hacer una serie de reflexiones y propuestas de actuación que espero sean leídas y evaluadas adecuadamente.

En primer lugar y como resulta evidente, esta carta la escribo en español, mi lengua materna y que es cooficial al inglés y a otras lenguas de los países miembros y por lo tanto me resulta sorprendente que un comunicado de prensa que anuncia la posibilidad de hacer propuestas a los ciudadanos europeos, se escriba exclusivamente en inglés.

Aunque resulte obvio decirlo, muchos ciudadanos de la Unión Europea no hablan dicho idioma y por lo tanto quedan excluidos automáticamente de la consulta ciudadana, simplemente porque no hablan inglés. 

Creo que este detalle del idioma es importante y supone un comienzo excluyente en la consulta ciudadana sobre el Tratado Transatlántico que deja entrever, como mínimo una falta de tacto importante.

En segundo lugar, en el comunicado de prensa se explica brevemente las razones por las cuales se abre el proceso de consulta ciudadana y enlaza con el comunicado de prensa del 20 de diciembre de 2013, donde se deja claro por parte de la Unión Europea no está dispuesta a que la “protección al inversor” suponga una limitación en las decisiones políticas de los gobiernos, mediante el uso de estratagemas legales que invaliden leyes y que además deriven  estas invalidaciones de tribunales internacionales de arbitraje fuera del ámbito de los países firmantes.

Con el fin de que la situación descrita anteriormente no se produzca su Departamento ha decidido hacer una consulta a la ciudadanía dotada de textos explicativos elaborados de manera clara y sencilla por el Departamento de Comercio con el fin de que aquellas personas sin conocimientos técnicos puedan informarse.

Si bien creo que la idea de crear textos sencillos al alcance de cualquiera es excelente, permítame hacerle alguna sugerencia.

En mi caso personal, que soy mayor de 18 años y tengo una capacidad razonable para comprender un texto, no necesito de manera prioritaria que alguien escriba un texto que probablemente busque incidir en los puntos que más le interesan para dirigir mi opinión en un sentido determinado. 

Como ya le he comentado, soy capaz de leer por mí mismo y comprender lo que leo, por lo tanto me parece una falta de respeto, que entre la documentación que se aporta en la consulta ciudadana no se incluya el texto original de la propuesta europea, el texto original de la propuesta norteamericana y los documentos anexos originales de defensa por  ambas partes sus respectivos puntos de vista.

Lógicamente esto supone incluir también la documentación original que describa cuales son las posiciones de las partes en este momento y en qué aspectos ha habido un acercamiento y en cuáles no.

Quiero insistir en que nadie tiene el derecho de determinar que debo pensar y por lo tanto, la única manera en que este proceso de consulta sea verdaderamente trasparente, será cuando tenga acceso a toda la documentación original.

En el caso de que no sea así, me llevaría a pensar que lo único que pretende el Departamento de Comercio y usted es manipularme con el fin de usar la consulta ciudadana como excusa frente a la delegación norteamericana a fin de no tratar este asunto en la cuarta ronda de negociación en marzo.

Resulta curioso, que la consulta ciudadana comience en el mismo mes que se reúnen por cuarta vez  para la negociación del Tratado Transatlántico (TTIP). 

Otra cosa que podía pensar, es detrás de esta consulta ciudadana, sólo existe un objetivo que es el miedo a perder el poder político frente a las amenazas de demandas de las grandes compañías.

En este sentido, es llamativo que tan sólo se centren tan sólo en lo que repercute al poder político, mientras que otros aspectos como los derechos intelectuales, el medio ambiente o el sistema financiero, ven con buenos ojos que la coletilla que conocemos gracias a la filtración del documento de las líneas maestras marcadas a los negociadores comunitarios y que rezaba de la manera siguiente:” (se refieren a las legislaciones nacionales) siempre que, al hacerlo, no anulan o menoscaban las ventajas resultantes del Acuerdo”

También me llama la atención, que toda la información que se aporte sobre la consulta ciudadana se gestione a través de la página dedicada al Tratado Transatlántico y que tiene como único fin realizar una campaña de apoyo a la firma del Tratado, como ya sabemos gracias a otro documento filtrado en el que se explicaba claramente que la estrategia de comunicación estaba enfocada única y exclusivamente en realzar las bondades del Tratado y tratar de neutralizar las acciones contrarias al mismo.

Le sugeriría, que se creara una página exclusiva e independiente para esta consulta ciudadana para evitar las sospechas de manipulación.

Por último pedirle, que esta muestra de transparencia en la consulta ciudadana en el apartado de “protección al inversor”, se traslade al resto de capítulos del Tratado Transatlántico y que se pueda acceder libremente a la documentación original con el fin de conocer el auténtico alcance del mismo y evitar que se repita  el vergonzoso espectáculo ocurrido con el Tratado Transpacífico al publicar dos apartados Wikileaks mostrando no sólo la falta de transparencia en las negociaciones (cosa que sucede también en el Tratado Transatlántico) sino la falta de talante democrático que supone la ocultación de las repercusiones que dicha negociación va a tener sobre los ciudadanos, sus libertades y el medio ambiente.

Esperando que esta carta sirva para mejorar las condiciones de trasparencia, libertad informativa dela consulta ciudadana propuesta por usted sobre el apartado de “protección al inversor”  del Tratado Transatlántico. Atentamente,
xxx
 
Top