Moody's mantiene en Baa3 la deuda soberana española

Moody se une al informe de Standar and Poor's de ayer reevaluando en este caso la situación de la económia de España y de su deuda soberana. Moody parece haber optado por establecer el método de la zanahoria y el burro manteniendo la calificación de Baa3 (la zanahoria), a un escalón del bono basura y con perspectiva negativa (el palo). 

La base de la Agencia de calificación Moody para mantener la nota de Baa3 se basa en los esfuerzos del gobierno destinados a reducir el déficit promoviendo intensos recortes en educación, sanidad, masa salarial de los funcionarios del estado, más futuros recortes que aún no se han explicitado. 

Por otro lado también considera que la futura compra de deuda soberana por parte del BCE más los fondos procedentes EFSF para sanear la banca española  pueden permitir al gobierno español aliviar la presión existente tanto sobre la deuda soberana y sus costes, como sanear el sistema financiero obteniendo este una mejora del crédito y por lo tanto un mejor accesos a los mercados privados de deuda.

Desde mi punto de vista los argumentos de Moody's no son más que la zanahoria que mantenga la ficción de la obtención de los resultados deseados por los prestamistas internacionales de asegurar el pago de la deuda, pero que no servirán de nada ni  a la economía real, ni a la deuda soberana, ni a la banca de España.

La afirmación anterior puede resultar un tanto excesiva en principio, pero no es más que la realidad. Si observamos a las economías periféricas afectadas por los rescates,  no han sido capaces ni de crear riqueza, ni empleo, de tal manera que lo único que han conseguido es contraer aun más la economía y esto ha terminado provocando su paso directo a la calificación de bonos basura. 

Y ¿por qué no se mantiene la promesa de las agencias de calificación de mantener en un nivel razonable la deuda soberana? La respuesta es sencilla, si se deteriora la economía real, aumenta la inseguridad economica del país por lo que los inversores exigirán un mayor pago de intereses para comprar dicha deuda.

La razón  de porque no servirá de nada la compra del BCE de deuda soberana es sencilla. Si el BCE compra deuda soberana española conseguirá en el corto plazo reducir los costes de financiación, pero al cabo de un tiempo como ya han avisado todas las agencias de calificación, si esta compra se mantiene de forma indefinida mostrará la incapacidad del gobierno en regular su déficit, no pudiendo retomar el camino de la búsqueda de liquidez en los mercados, lo cual es un mal negocio para los prestamistas internacionales y por lo tanto supondrá una degradación de la deuda soberana, que a su vez tendría como consecuencia que el único prestamista capaz de cubrir las necesidades de liquidez del gobierno español sería el BCE y que si dejara de hacerlo, supondría la caída libre de la deuda soberana española que provocaría el resquebrajamiento de la economía de la Unión Europea.

Tampoco ayudará a los bancos, porque se acomodaran a una financiación pública que les alejará de los mercados privados de deuda, no sólo por el coste, sino por la dificultad que supondrá encontrar inversores que se arriesguen teniendo en cuenta que la soberana de dichos bancos esta en el grado de bono basura.

Como se puede ver, las medidas que tanto alaba Moody's y las demás agencias de calificación, sólo llevarán a España a un circulo vicioso de contracción de la economía y dependencia adictiva del crédito de la Unión Europea y del BCE.

Como es lógico Moody establece um "pero" con la perspectiva negativa, de tal manera que se cubre si las medidas que esta tomando el gobierno español no fueran lo suficientemente profundas, llevadas hasta el final y que además sus efectos fueran los que la agencia de calificación prevee, entonces se replantearía una nueva bajada de la deuda soberana española. Lo que en mi pueblo se dice "nadar y guardar la ropa.

Últimamente la lectura de notas como la emitida hoy por Moody me retraten a la época  del Oráculo de Delfos, donde todas las respuestas siempre tenían dos interpretaciones y por lo tanto, siempre acertaban.

Nota de prensa de la Agencia de Calificación Moody's

Londres, 16 de octubre 2012 - Moody 's Investors ha confirmado hoy el Reino de España la calificación de Baa3 bonos del gobierno y asignó una perspectiva negativa para la calificación. Además, Moody ha confirmado a corto plazo la calificación de España a (P) Prime-3. La acción de hoy de calificación concluye la revisión para posible baja adicional de la calificación de España que Moody se había iniciado el 13 de junio de 2012.

La decisión de confirmar el Reino de calificaciones soberanas de España refleja los siguientes acontecimientos positivos desde junio:

1.) Moody su valoración de que el riesgo de que el mercado español de acceso soberano perdedor ha sido sustancialmente reducida por la disposición del Banco Central Europeo (BCE) para realizar compras directas de bonos del gobierno español para contener la volatilidad de precios. La agencia de calificación considera que España es probable que solicitar una línea de crédito preventiva del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM). Esto a su vez debería contribuir a sostener la demanda de bonos del gobierno español, al permitir que el BCE ponga en funcionamiento sus transacciones monetarias simples (OMT) Programa de las compras en el mercado secundario. Entrada en un programa de manejo ambientalmente racional de precaución no lleva de por sí a una rebaja, siempre y cuando la agencia de calificación considera que el gobierno pueda mantener el acceso a los mercados privados de capital.

2.) La evidencia del compromiso continuo del Gobierno español para poner en práctica las medidas de reforma fiscal y estructural que se necesitan para estabilizar su trayectoria de la deuda, como lo indica el paquete de medidas fiscales anunciadas en julio, los cambios en el marco institucional de las finanzas de los gobiernos regionales y , más recientemente, el anuncio de nuevas reformas estructurales que se ejecutarán en los próximos meses. En este sentido, Moody considera la supervisión externa de la implementación del gobierno español de sus planes que acompañan a una línea de crédito de precaución ESM es un factor positivo. El caso de la agencia de calificación de base supone que el Gobierno español va a tener éxito en reducir gradualmente su déficit presupuestario y detener el aumento de la carga de su deuda.

3.) El progreso continuo hacia la reestructuración del sector bancario español y la mejora de la solvencia de los bancos afectados, que debería ayudar a restaurar la confianza del mercado en el sistema bancario de España en su conjunto.

En resumen, Moody cree que la combinación de la zona del euro y el apoyo del BCE y los esfuerzos del gobierno español debería permitir al gobierno a mantener el acceso al mercado de capitales a tasas razonables, siempre que con el tiempo necesario para estabilizar la deuda pública en los próximos años. En opinión de Moody, el mantenimiento del acceso al mercado es crítica, porque el riesgo de que alguna forma de reparto de las cargas se impondrán a los tenedores de bonos es significativo para los países que dependen en su totalidad o en gran medida, sobre los controles oficiales financiación del sector durante un período prolongado de tiempo.

La perspectiva de la calificación negativa refleja la evaluación de Moody de que los riesgos para su escenario base son altos y sesgado a la baja. En particular, la posición crediticia de España se vería negativamente afectado por la falta de progreso en la colocación de las finanzas públicas del país sobre una base sostenible. Aplicación de medidas de choque de la zona del euro también podría tener repercusiones negativas en la calificación de España, por ejemplo, en la ausencia de avances concretos en la reforma de la zona del euro, las instituciones fiscales, económicos y regulatorios. La posibilidad de que Grecia sale de la zona del euro sigue constituyendo un riesgo importante evento para todos los estados miembros más débiles de la zona del euro. Si cualquiera de estos factores conducen la agencia de calificación a la conclusión de que el gobierno español había perdido tampoco, o era muy probable que pierda el acceso a los mercados privados, a continuación, Moody lo más probable es aplicar una rebaja, potencialmente de muescas múltiples.

Además de la confirmación de las calificaciones soberanas de España, la agencia de calificación ha confirmado hoy también las calificaciones Baa3/Prime-3 del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria o FROB) y asignó una perspectiva negativa. Bono local y en moneda extranjera de España y techos de depósitos mantendrán sin variación en A3.

FUNDAMENTOS DE LAS CALIFICACIONES

JUSTIFICACIÓN DE LA CONFIRMACIÓN DE LA CALIFICACIÓN Baa3

La decisión de Moody para confirmar Baa3 calificación soberana de España es impulsado principalmente por los desarrollos en el marco de la política de la zona del euro desde mediados de junio (cuando Moody inició su revisión de las calificaciones de España), que apoyan la capacidad del Gobierno español para refinanciar vencimientos de deuda con los inversores privados. En concreto, Moody cree que el gobierno probablemente le pedirá una Línea de Crédito Condiciones Enhanced de la ESM, como requisito previo para el BCE activación de su programa OMT en relación a la deuda pública española. Moody cree que la disposición del BCE a actuar para contener la volatilidad de los rendimientos de los bonos españoles se reduce el riesgo de pérdida de acceso al mercado para el soberano español en el futuro previsible. La agencia de calificación coloca a sólo un peso limitado en la capacidad de una instalación ESM tope - el tamaño de lo que, por sí solo, es insuficiente para respaldar la emisión de deuda por un largo período - para mantener la confianza de los inversores. Puntos de vista de Moody positivamente (i) la vigilancia estricta y oportuna ejecución de los programas de España que acompañaría a un programa de ESM, y (ii) la posible participación del Fondo Monetario Internacional (FMI), que proporcionan una evaluación independiente de la ejecución del programa. Moody esperaría más fáciles condiciones de financiación para continuar a trascender a otros prestatarios españoles, lo que podría aliviar la actual escasez de crédito disponible que está obstaculizando el crecimiento económico.

El segundo conductor subyacente del anuncio de hoy es una prueba del compromiso del Gobierno español para poner en práctica las medidas de reforma fiscal y estructural que se necesitan para revertir la trayectoria de la deuda. En última instancia, la capacidad del Gobierno español para refinanciar vencimientos de deuda dependerá de la credibilidad de sus esfuerzos para reducir su abultado déficit fiscal y revertir la trayectoria de aumento de la deuda pública. El gobierno ha tomado importantes medidas fiscales desde que llegó al poder, incluidas las reformas estructurales en las áreas de salud y educación, así como medidas para reducir la masa salarial del sector público y las mejoras en el marco presupuestario para las regiones. El panorama económico desfavorable constituye el riesgo más significativo para los objetivos fiscales del gobierno y Moody sigue esperando algo, aunque relativamente limitado, la desviación de los planes de déficit presupuestario. Sin embargo, la expectativa central de la agencia de calificación es que el gobierno tendrá éxito en reducir gradualmente el déficit presupuestario en los próximos años y comenzar el proceso de estabilización y finalmente revertir la trayectoria de la deuda.

El tercer piloto de la confirmación de las calificaciones de España es de los progresos realizados en la reestructuración y recapitalización del sistema bancario. Mientras que por debajo de las propias estimaciones de la agencia de calificación de un déficit de capital de 100 euros millones de dólares para el sistema, los más de 50 euros millones las necesidades de capital derivadas de las pruebas de tensión independientes recientes mejorará la solvencia de los bancos afectados y debería ayudar a restaurar la confianza del mercado en España, bancario sistema como un todo.

JUSTIFICACIÓN DE LA PERSPECTIVA NEGATIVA

La perspectiva negativa sobre la calificación de Baa3 confirmado de España refleja la opinión de Moody de que los riesgos para su escenario base son altos y sesgado a la baja. Los riesgos para las perspectivas económicas en España son significativos, con las reiteradas revisiones a la baja de las previsiones de crecimiento del país durante el año pasado. Otras revisiones a la baja podría tener importantes repercusiones negativas para la capacidad del gobierno para poner sus finanzas públicas en una senda sostenible y revertir la trayectoria de la deuda. Moody expectativa básica actual es la reanudación del crecimiento en 2014, basado principalmente en la expectativa de un crecimiento renovado en centrales españolas mercados de la UE y por lo tanto de las exportaciones continuó positivo. Fundamentalmente, las previsiones fiscales de Moody de una reducción gradual del déficit presupuestario del gobierno general (de alrededor del 4,5% del PIB en 2014) se basan en la expectativa de una recuperación gradual y moderada en el crecimiento económico. Si el crecimiento parece probable que se debilite aún más, Moody sería necesario volver a evaluar la capacidad del gobierno para alcanzar sus objetivos fiscales.

Además, el gobierno central sigue dependiendo de los gobiernos regionales a contribuir con su parte de la consolidación fiscal necesaria. A pesar de las medidas para mejorar el control central sobre las regiones y el progreso de las regiones en la implementación de las medidas importantes para contener el gasto, Moody todavía espera alguna desviación de los objetivos a nivel regional fiscales en su conjunto. Si las medidas adoptadas resultan menos eficaces de lo previsto, Moody sería reevaluar las consecuencias para el programa del gobierno central.

Moody observa que el entorno europeo más amplio sigue siendo frágil. OMT anuncio del BCE ha comprado tiempo para que las autoridades de la zona euro para impulsar las reformas más amplias financieros, fiscales y económicos que se necesitan para hacer frente a las fallas institucionales que condujeron a la crisis y evitar nuevas crisis en el sistema financiero. Sin embargo, existe una notable incertidumbre en torno a los límites de la voluntad del BCE de emprender operaciones de compra de deuda a gran escala. Por otra parte, mientras que el progreso sigue avanzando, el camino futuro de la política sigue siendo muy incierto. Por ejemplo, mientras que la propuesta del euro en toda la Union Banking es un paso potencialmente importante hacia la integración de la regulación financiera, las continuas tensiones evidentes entre los Estados Miembros tienen el potencial de reducir sustancialmente el proceso. Además, la posible salida de Grecia de la zona euro sigue siendo un riesgo y una fuente adicional de contagio.

En general, la evaluación de Moody parte del supuesto de que el Gobierno español seguirá siendo capaz de refinanciar su deuda con vencimiento a precios asequibles. Si alguno de los factores antes mencionados conducen la agencia de calificación a la conclusión de que el gobierno español había perdido tampoco, o era muy probable que pierda el acceso a los mercados privados, a continuación, Moody tendría que reevaluar su calificación de deuda.

¿QUÉ PUEDE CAMBIAR LOS VALORES ARRIBA / ABAJO

Moody rebaja calificación sería de España si las expectativas actuales con respecto a la zona del euro y el apoyo del BCE tuviera que no se materializan, o si el gobierno español no han aplicado las medidas de reforma necesarias fiscales y de otro tipo.

En vista de las perspectivas negativas en la actualidad la calificación soberana de España, ningún movimiento alza en las calificaciones es probable que en el corto plazo. Sin embargo, Moody consideraríamos regresar la perspectiva de la calificación de España a estable si el ritmo y la fortaleza de la recuperación económica del país iban a superar las expectativas actuales de Moody.
-->
 
Top