Carta a la trabajadora alemana amiga del diputado socialista Antonio Miguel Carmona

Ante la continuada estrategia de la confusión por parte de muchos políticos de intentar hacernos creer que la deuda de España no es con los bancos franceses o alemanes, sino con los ciudadanos que tienen depositado su dinero en dichos bancos. Para denunciar la falsedad de esta argumentación,  me ha parecido interesante usar el ejemplo que utiliza de manera reiterada en las tertulias televisivas en las que participa el diputado socialista Antonio Miguel Carmona, de la trabajadora alemana que vive en Dusseldorf, trabaja en Burger King y cobrando 1.000€  al mes es capaz de ahorrar 100€ y depositarlos en una libreta de ahorro de Deutsche Bank.

Según palabras del propio Antonio Miguel Carmona, economista, político y profesor Universitario, este ejemplo lo suele usar habitualmente en sus clases de economía en la Universidad para que sus alumnos comprendan donde nace la obligación del pago del 100% de la  deuda contraída por España, ya que en caso contrario, el impago de la deuda, supondría que la trabajadora del ejemplo perdería injustamente los ahorros que provienen del duro trabajo.

Este ejemplo para defender el pago de la deuda española, en apariencia inocente y fácil de entender, pretende transmitir un mensaje claro a los televidentes que le escuchan, si no pagamos la deuda de España, estaremos robando a los trabajadores los ahorros que con tanto esfuerza han guardado.

Lo indígnate de este ejemplo, no es tan sólo que sea mentira, como muy bien sabe Carmona, sino que lo transmite una y otra vez en programas de máxima audiencia como “La Sexta Noche" en cada ocasión que se pone en duda la legitimidad de la deuda.

Estas ideas no sólo son falsas, sino que son una perversión de lo que realmente ha ocurrido, ya que la trabajadora alemana jamás invirtió en España y en cualquier caso, no serían los deudores los ciudadanos españoles, sino los bancos españoles.

Otro elemento de teatralidad que añade Carmona es el salario. Me gustaría saber ¿cómo una trabajadora alemana que vive en Dusseldorf y conociendo el alto nivel de vida de Alemania, es capaz de ahorrar 100€ al mes? Lo más probable es que esa trabajadora no llegue a fin de mes y su marido trabaje en un trabajo de mier..., que allí lo llaman minijob simplemente para poder quedarse a cero todos lo meses.

Espero que este artículo en formato de “carta” ayude a comprender aquellos ciudadanos españoles que  aún creen en la legitimidad del pago del 100% de la deuda española, que al menos una parte de dicha deuda es ilegítima ya que no ha sido generada ni por los ciudadanos, ni por el Estado español.

video


Estimada amiga alemana de Carmona:

Probablemente te sorprenda o quizás te moleste que un desconocido se dirija a ti y por ello te pido disculpas por mi atrevimiento, pero al saber de tu temor a perder los ahorros que con tanto esfuerzo has guardado en tu banco por el posible impago de parte de la deuda de España a través de tu amigo el Diputado socialista Antonio Miguel Carmona, he decidido intentar explicarte que la realidad de la deuda española es muy diferente a la que te cuenta tu amigo Carmona o los políticos de tu país como Angela Merkel.

Antes de intentar explicarte porque los ciudadanos españoles nada tiene que ver con una parte de la deuda de España, quiero tranquilizarte sobre tus ahorros y decirte que en principio no están en peligro ya que tanto tu banco el Deutsche Bank u otras entidades financieras afectadas por los supuestos activos tóxicos están cobrando puntualmente sus inversiones gracias a que el Estado español ha inyectado directa o indirectamente dinero público a toda la banca española para que pague sus deudas y ha socializado sus pérdidas.

La inyección directa la ha realizado a través del rescate bancario financiado por la Unión Europea e indirectamente a través de la creación de una figura fiscal que permite a la banca no rescatada por la Unión Europea de transmitir las pérdidas de los supuestos  activos tóxicos quedando eximida del pago de cualquier impuesto estatal como es el IVA, Impuesto de Sociedades, etc.

Esta figura fiscal que en otros países se conoce como Créditos Fiscal, en España hemos decidido rebautizarla par que nadie sepa qué es y la hemos llamado “créditos exigibles frente a la Administración tributaria”.

Espero que esta aclaración previa te tranquilice y haga que desparezca el miedo a que puedas perder tus ahorros depositados en Deutsche Bank.

Una vez aclarado que no vas a perder tus ahorros por culpa de las deudas de España con los bancos alemanes, me gustaría explicarte porque no tiene nada que ver la deuda española  con tus ahorros y que los ciudadanos españoles que por culpa de la actual crisis económica han perdido su empleo y su vivienda tampoco son culpables de las deudas de la banca española.

Estoy seguro que estas dos afirmaciones te habrán hecho poner el grito en cielo e inmediatamente habrás pensado que estoy completamente loco y que además intento engañarte, pero en realidad y aunque te resulte escandaloso, ni estoy loco, ni te voy a mentir, sino todo lo contrario, voy a mostrarte la auténtica realidad que de manera interesada esconden los políticos de tu país y los del mío.

Tienes que tener en cuenta que por desgracia  vivimos en una Democracia formal en la que los políticos se mueven por intereses propios y desdeñan el bien común. De hecho, los políticos obedecen las directrices que les marcan los grandes capitales financieros y las corporaciones. Son precisamente estos poderes los que han ocultado la auténtica realidad de una economía basada en el sector en la ingeniería financiera y en el beneficio a corto plazo, frente a la economía real productiva y a con un beneficio sostenible a largo plazo.

Espero que me perdones por alargarme en las explicaciones previas, me imagino que ya tienes ganas de que vaya explicando. 

La comienzo de esta historia se remonta a antes de la actual crisis económica y las economías europeas crecían sin problemas y el desempleo era considerado como un problema marginal. En aquel entonces en España se decidió liberalizar el suelo como medida para impulsar en crecimiento económico y poder alcanzar a otras economías más poderosas tradicionalmente de Europa.

Gracias a esta liberalización el sector de la construcción comenzó a crecer de forma desmedida y los bancos decidieron que este era el escenario ideal para llenarse los bolsillos concediendo hipotecas masivamente para la compra de viviendas.

La estrategia de la banca fue la siguiente; como el dinero real que tenían de los ahorradores era muy poco, optaron por crear dinero de manera masiva, el problema era que para crearlo tenían que cumplir una única condición y esta era que los ciudadanos pidieran hipotecas al banco.

Este extraño privilegio que tenían los bancos lo habían utilizado de forma moderada antes de la actual crisis y sobre todo habían promovido de manera intencionada la mentira  de que los fondos para la concesión préstamos hipotecarios provenían del dinero que los ahorradores  depositaban en las cuentas de su banco.

De hecho así lo explicaban los préstamos en las Universidades. Una persona pedía prestado un dinero al banco y el banco usaba el dinero de sus clientes para conceder ese crédito, de tal manera que el impago del crédito afectaba directamente al conjunto de los ahorradores y usuarios de la entidad bancaria.

Este mecanismo que te he explicado es absolutamente falso y aunque ya algunos sabían que el dinero de los préstamos no provenía de los fondos depositados por los clientes de los bancos, sino del privilegio concedido a la banca privada de crear dinero  contable y no real, hasta que el Banco de Inglaterra no lo explico de a través de un informe oficial, se mantuvo esta mentira.

También tengo que decirte que a día de hoy y después de la publicación del informe muchas personas siguen creyendo la mentira de que los préstamos provienen de los depósitos de los ahorradores, sin ir más lejos, tu amigo, el Diputado socialista Carmona aun cuando es conocedor de la realidad y sabe perfectamente que son los bancos los que crean el dinero,  sigue transmitiendo una y otra vez la ficción de que proviene de los clientes de los bancos.

Ahora te preguntarás y eso ¿cómo puede ser?  y ¿Cómo me puede afectar?.

El mecanismo de creación del dinero es sencillo, consiste en que un ciudadano, por ejemplo el Sr. Pérez, con un trabajo estable y decidido a afrontar una inversión segura como era la compra de una vivienda, se acerque a su banco y pida un préstamo hipotecario.

En el momento que al Sr. Pérez se le concede el préstamo hipotecario el banco crea el dinero en su contabilidad como un pasivo, convirtiéndolo en activo en el momento que el Sr. Pérez paga su vivienda.

Este dinero creado de la nada, a lo largo de su vida irá absorbiendo dinero real producto del trabajo del Sr. Pérez y al final su existencia se habrá transformado de dinero meramente contable a dinero real procedente de la economía real.

Como verás, los bancos tienen la capacidad de crear dinero contable, ficticio y de convertirlo a través de la fuerza de trabajo en la economía productiva del Sr. Pérez en dinero real.

Para que te hagas una idea de la magnitud de creación de dinero del sistema financiero, tan sólo el 9,2% del dinero es real y creado por el Banco Central Europeo, el resto, el 90,8% es dinero creado por el sistema financiero.

Hasta el momento verás que no aparece por ningún lado tu banco, el Deutsche Bank. Tranquila, ahora te explico cómo llega a participar en todo este entramado.

El  Sr. Pérez ya es dueño de su casa y el banco en los próximos 25 años transformara un dinero contable en real, pero claro ¿quién espera 25 años?, desde luego un banco no. Como el dinero de la hipoteca del Sr. Pérez es sólo contable, el banco decide usar un producto financiero llamado “cedulas hipotecarias” en España y que en inglés se conoce como “covered bonds”.

Este cedulas lo que hacen es coger la hipoteca del Sr. Pérez y de otros muchos señores Pérez y la convierten en el aval para el banco del activo financiero denominado “cedula hipotecaria”. Todo esto sin conocimiento del Sr. Pérez.

Una vez una vez que ha agrupado créditos hipotecarios por valor, por ejemplo de 1.000 Millones de euros en el mercado internacional en participaciones unitarias, de por ejemplo de 10 millones de euros. Justamente en ese momento es donde tu banco entra en escena, ya sea directamente o bien a través de alguna gestora de fondos y compra 10 participaciones por valor de 100 millones de euros.

Tu banco, Deutsche Bank, es un inversor feliz ya que ha invertido en cedulas hipotecarias con la máxima nota de las agencia de calificación internacional y además aunque el banco tuviera problemas, sería el primer acreedor en cobrar, vamos un negocio redondo.

El problema surge a raíz del comienzo de la actual crisis económica y cuando cientos de señores Sr. Pérez no pueden hacer frente a los pagos de su hipoteca y provocando una caída en picado de los precios de las viviendas inflados por la burbuja inmobiliaria generada por la banca española.

Este contratiempo para tu banco, el Deutsche Bank, nace esas maravillosas viviendas que servían de aval de las cedulas hipotecarias valen la mitad y por lo tanto si el bancó que las emitió tiene problemas el Deutsche Bank como máximo recuperaría el 50% de su inversión.

Ante esta situación el Deutsche Bank y otros bancos alemanes e internacionales conscientes que las hipotecas que avalan las cedulas hipotecarias no se basan en dinero real, sino en dinero creado por los bancos españoles y por lo tanto si quiebran los bancos españoles no habría liquidez suficiente para pagarles, comienzan a presionar a sus gobiernos para que rescaten a la banca española con el fin de poder recuperar el dinero que habían invertido en activos sanos y que se habían convertido en tóxicos.

Justo en el momento en que interviene la Unión Europea rescatando a la banca española se asegura el retorno de las inversiones a tu banco, el Deutsche Bank y al resto de los bancos internacionales proporcionado a los bancos quebrados liquidez suficiente para devolver una parte de esos activos y convirtiendo la deuda privada de los bancos en deuda pública del Estado español, socializando sus pérdidas.

Como verás, tu banco, Deutsche Bank consiguió de esta manera asegurar el retorno de la inversión que hizo en activos tóxicos de la banca española.

Espero que aunque  un poco larga la explicación de cómo tu banco ha asegurado recuperar su inversión en España y por lo tanto tus ahorros no corren ningún peligro.

Por último, querida ciudadana alemana quiero ser totalmente honesto contigo y avisarte de un posible peligro que nace en tu propio banco, el Deutsche Bank. Que el banco haya asegurado la recuperación en España de sus inversiones no significa que terminan sus problemas ya que al igual que los bancos españoles, los bancos alemanes crean dinero de la nada mediante el artificio contable que te he contado y por lo tanto están en expuestos a que inversiones especulativas realizadas por la entidad y la escasa liquidez de la misma pueda llevar a tu banco a una situación delicada.

Esta hipotética situación delicada de falta de liquidez, puede hacer que tu banco cambié su visión sobre tus ahorros y transforme la figura del ahorrador, como depositario, a acreedor del banco y por lo tanto el banco podría repartir sus pérdidas entre todos sus acreedores y podrías perder una parte o todos tus ahorros depositados.

Este aviso te lo hago para que seas consciente de lo que puede pasar si seguimos permitiendo que la economía financiera prevalezca sobre la economía real y al mismo tiempo par que tengas la seguridad que los que te robarían el dinero no serían los ciudadanos españoles, sino tú propio banco.

Creo que más o menos habré podido solucionar tus dudas querida amiga y que cuando hables con tu amigo Carmona por lo menos pongas en tela de juicio lo que te cuenta sobre la economía española y sobre la banca.

Un fuerte abrazo de un desconocido que desea que las falsedades de los políticos alemanes y españoles no afecten a la unión entre nuestros pueblos.
@citizeneconomy

 
Top