Tras la emisión del programa “El Objetivo” sobre el TTIP (#ObjetivoTTIP), la opinión pública española ha tenido la oportunidad de ver en un medio masivo de comunicación un primer acercamiento sobre lo que es y lo que significa el TTIP.

En este artículo, que por su larga extensión lo diuvidiré al menos en tres parte, dejando un enlace al texto completo en pdf en la última parte, incluiremos críticas a lo dicho en el programa de televisión por los defensores del TTIP, por considerar los argumentos falsos o medias verdades con el único objetivo de presentar ante la opinión pública un Tratado repleto de bondades que nos llevará por el camino de las baldosas de oro al Nirvana de la recuperación económica y del empleo.

Pero este Nirvana del neoliberalismo, quedaría cojo sin la opinión de uno de los principales economistas y Gurús mediáticos nacidos en este nuestro país, Daniel Lacalle.

No olvidemos que Lacalle no sólo es un neoliberal a ultranza, sino que fue el fichaje estrella de uno de los personajes más influyentes de la política, en el ámbito nacional como es Esperanza Aguirre.

Analizaremos el artículo de Lacalle que publica en el medio digital “El Español”,  en defensa del TTIP y titulado “SÍ al TTIP, NO al estancamiento

Por lo que respecta el programa de televisión #ObjetivoTTIP, me centraré en lo dicho por tres personas, el negociador jefe por parte de la UE en el TTIP, Bercero; en González Páramo, Consejero Ejecutivo del BBVA y en Santiago Fisas, Europarlamentario del Partido Popular.

En el caso de Santiago Fisas, Europarlamentario del Partido Popular, no puedo resistirme a hacer un comentario previo. Si bien es cierto que este señor es miembro permanente del Comité de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, es el ejemplo perfecto del prototipo del político defensor del TTIP.



Fisas, muestra un profundo desconocimiento del Tratado Comercial negociado entre la Unión Europea y Estados Unidos, a pesar de haberse tratado una y otra vez en la Comisión de Comercio Internacional, a la que pertenece, además de en todas las Comisiones que existen en el Parlamento Europeo y en múltiples actos externos organizados por diversas fuerzas políticas con representación en dicho Parlamento.

He tenido la oportunidad de ver en directo muchas de las discusiones que han girado en torno al TTIP en el Parlamento, en la Comisión de Comercio, en la Comisión de Asuntos Legales, etc y no recuerdo haber oído la voz de Fisas en ninguna de ellas.


Hay que agradecer al programa “El Objetivo” por haber escogido a Fisas como defensor del TTIP, ya que ha permitido a la opinión pública comprobar una vez más que, en el Partido Popular hay gente absolutamente incapaz, una  especie de “conjura de necios” que por desgracia rigen el destino de este país.

Entrando en materia, el artículo de Lacalle comienza con una ironía simplona, burlándose de la filtración por parte de Greenpeace de 16 documentos de Acceso Restringido, EU Restricted, sobre las negociaciones del TTIP y reduciendo el contenido de los mismos a un mero posicionamiento de las partes.

Si lugar a duda esta visión intencionadamente miope intenta minimizar el valor informativo de los documentos filtrados en un intento de reducir su impacto en la opinión pública.

Si bien es cierto, como dice Lacalle, que en los documentos filtrados, podemos ver las diferentes propuestas de las partes, no deja de ser más cierto que la postura de la Unión Europea era más o menos conocida gracias a filtraciones anteriores, pero la de Estados Unidos era una mera deducción de otros Tratados, tales como el NAFTA o el recientemente firmado TPP.

En estos momentos, ya no son necesarias las deducciones, ahora conocemos en negro sobre blanco las posturas de las partes, eliminando dos argumentos utilizados hasta la saciedad por los defensores del TTIP. El primero, que por cierto repite Fisas, es que al desconocer los contenidos reales de la negociación, es imposible cualquier crítica al TTIP ya que carecería de sentido por basarse en meras intuiciones y supuestos rumores.

El segundo argumento, es el de la necesidad de mantener en secreto las negociaciones con el fin de salvaguardar que la parte norteamericana desconozca las líneas esenciales de negociación de la Unión Europea, ya que esto supondría una desventaja a la hora de negociar.

Este secretismo sobre las estrategias de negociación que se ha usado como argumento para impedir el acceso de la opinión pública a los documentos del TTIP se hunde, como ha demostrado la filtración de Greenpeace al saberse que de los 16 documentos hechos públicos, 7 de ellos eran propuestas consolidadas

Como ya sabemos, las propuestas consolidadas suponen un principio de acuerdo entre las partes y se incluyen las posiciones de ambas en los diferentes puntos del documento. O dicho de manera sencilla, en los documentos consolidados, las partes muestran abiertamente sus posturas, eliminando estrategias ocultas de negociación, con el fin de ultimar un acuerdo definitivo en esa materia en concreto.

De nuevo, nuestro estimado Europarlamentario, Santiago Fisas afirma que la Comisión Europea ha publicado todo y lo que no ha sido publicado es porque aún no es un texto consolidado.

Para que Fisas y otros no sigan con el falso argumento de los documentos consolidados, les dejo el listado de documentos filtrados consolidados.


Además me resulta incomprensible que Lacalle, desprecie las posturas de las partes en la negociación, cuando ha sido precisamente la ocultación de dichas posturas, la justificación para impedir el acceso a los documentos originales del TTIP, aplicando, a mi modo de ver de manera intencionadamente incorrecta, la normativa sobre el uso de documentos clasificados ICUE y por lo tanto preservando el sagrado principio de confidencialidad en las negociaciones comerciales.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Top