#VotaAOtros

Podría parecer que unas simples elecciones municipales en España, nada tuvieran que ver con un Tratado como el TTIP que se negocia entre la Unión Europea y Estados Unidos, o con la recuperación económica española, ya que las competencias de los Ayuntamientos en este aspecto son extremadamente limitadas. Pero en realidad existe un efecto dominó de los resultados en las elecciones municipales y autonómicas que afectará a la política europea y a la gestión publica de la crisis de 2007 que demuestra el agotamiento de los paradigmas neoliberales aplicados a la economía real.

Como la teoría de “los seis grados de separación” también el TTIP proyectaría sus efectos, si se aprobará, sobre nuestros municipios y por lo tanto sobre nuestras vidas y nuestros entorno más cercano.

Es esencial comprender, que votar a los partidos que apoyan la firma del TTIP tendrá consecuencias sobre nuestro día a día y por lo tanto, el voto de cada uno de nosotros determinará el futuro de nuestro municipio, nuestro país y la dirección de la política europea en los próximos lustros.

Contexto

Es evidente que en estos momentos existe la posibilidad de un cambio en las instituciones municipales y autonómicas que podría suponer un giro en las políticas de España y como consecuencia de ello y debido a que España es el cuarto país que más aporta en la Unión Europea y con el peso que dicha aportación le confiere, podría influir de manera esencial en la dirección de las políticas europeas junto a países como Italia, ¿Francia? O Grecia. De hecho, la suma de aportaciones a la UE España, Italia y Francia superaría con creces a las de Alemania.

Probablemente, la visión de la ciudadanía sobre donde descansa el poder real en la Unión Europea sea confusa y piense que ese poder recae en la Comisión Europea y en el Parlamento, pero la realidad es que el poder real de la UE esta en el Consejo Europeo que reúne a todos los jefes de estado de los países miembros.

El Consejo ha tenido la habilidad de de esconderse detrás de la Comisión Europea, evitando que los ciudadanos relacionen con las decisiones que dicho Consejo ha tomado y que ha ordenado a la Comisión que lleve adelante. Estas decisiones, son conocidas por todos, hablamos de las medidas de austeridad o la firma masiva de Acuerdos Comerciales de Libre Comercio que vacían de contenido a la instituciones democráticas de los países, e incluso las del propio Parlamento Europeo.

¿Por qué determinaran las elecciones municipales españolas el rumbo de la política europea y evitarán la firma del TTIP?

De manera muy rápida hemos visto que el órgano esencial de decisión de la Unión Europea es el Consejo Europeo. Este organismo es opaco y mantiene en secreto sus deliberaciones, por lo que esta fuera del control ciudadano y el Parlamento Europeo carece de capacidad de control del mismo. Aún así, el funcionamiento del Consejo exige que todas sus decisiones sean tomadas por unanimidad, de tal manera que cuando una política europea basada en las austeridad y los recortes, la decisión debe ser aprobada por todos los jefes de estado de los países miembros.

Ahora pensemos en que los resultados de las próximas elecciones municipales y autonómicas en España modifican el actual reparto de poder entre los partidos del régimen del 78 demostrando que un cambio en la política española es posible.

Supongamos que el efecto de este cambio se traslada y amplifica en las elecciones nacionales, dando paso a un gobierno, no perteneciente a los partidos del 78. Este cambio supondría que este nuevo gobierno, con nuevos esquemas y un peso del 26% en la Unión Europea podría impedir en el Consejo Europeo decisiones tales como las medidas de austeridad, la cesión de un poder ilegítimo concedido a la Troika para el control de la política países del sur de Europa o la firma del TTIP, etc.

Por lo tanto, cuando introduzcamos nuestro voto el próximo domingo, deberíamos tener en cuenta las consecuencias que tendrá en la política española y europea en los próximos años.

¿Por qué depende de nuestro voto en las municipales y autonómicas la recuperación económica de España?

Frente al discurso de los partidos dominantes en la política española afirmando que son los únicos que pueden asegurar la recuperación económica de España porque son una aval de seguridad jurídica para losa inversores extranjeros y por lo tanto son los únicos capaces de atraer inversión extranjera que reactive la economía de este país.

La realidad es bien distinta, son precisamente partidos como el PP y el PSOE los que generan una inseguridad jurídica evidente en los inversores extranjeros debido a la corrupción generalizada que distorsiona el normal funcionamiento de la economía, destruyendo los equilibrios y beneficios generados por una competencia entre los actores económicos.

Es imposible que una economía funcione cuando los partidos predominantes conceden todas las ventajas a empresas cercanas a los mismos impidiendo la libre competencia entre empresas y generando un clima de inseguridad jurídica que hace huir, literalmente a las inversiones extranjeras productivas de España. Eso si, España debido a la corrupción sistémica, atraé a inversores indeseados tales como “los Fondos Buitre” que tan sólo detraen recursos en sus inversiones especulativas a corto plazo.

Esta inseguridad jurídica generada por los partidos políticos dominantes, ha agudizado el impacto de la crisis de 2007 y tendrá consecuencias futuras si se aprueba el TTIP puesto que la corrupción hará que los inversores extranjeros en España puedan tener un marco jurídico muy potente que les permitirá demandar al estado español por los perjuicios sufridos en concursos públicos, medidas de protección a las empresas afines a dichos partidos etc, etc , a través del Mecanismo de Protección al Inversor, más conocido por sus siglas en inglés, ISDS.

En el caso de España, no necesitamos ni tan siquiera esperar a la aprobación del TTIP, puesto que en estos momentos ya hay 14 demandas en el Tribunal de Arbitraje bajo la norma ISDS como consecuencia de la modificación por parte del actual gobierno de la Ley sobre energías renovables para beneficiar a las compañías eléctricas españolas.

Esta modificación legislativa pude llegar a costar a las arcas públicas unos 10,000 millones de euros, a la que deberíamos sumar los 21,000 millones de euros que el Estado español ha pagado a las eléctricas por “el supuesto déficit tarifario” Como vemos, la protección de los diferentes gobiernos españoles a las compañías eléctricas nos esta costando o nos costará a todos los españoles 31,000 millones de euros.

Las eléctricas tan sólo son un ejemplo de la inseguridad jurídica existente en España y que es percibida por los inversores extranjeros como un país peligroso para invertir. La consecuencia de ello es que si se quiere atraer inversión extranjera que impulse una estabilización economica es fundamental apartar a los partidos que han creado unas reglas de juego económicas basadas en la corrupción y en la especulación, castigando la inversión productiva en la economía real.

Como ya he dicho antes, no sólo nuestro voto determinara la determinará la posibilidad de encontrar un camino real para la búsqueda de medidas que promuevan una estabilidad de la economía que permita iniciar un camino de recuperación, sino también evitará la firma de un Tratado como el TTIP.

Para comprender mejor el efecto del TTIP sobre nuestros municipio y autonomías, desglosaré algunos de sus efectos por apartados.

¿Efectos negativos sobre el empleo del TTIP?

Si bien los municipios no tienen casi capacidad para influir en la creación de empleo, si son los que sufren sus consecuencias de manera más directa.

El TTIP no sólo no creará un millón de puestos de trabajo en la Unión Europea, sino que algunos trabajos establecen que se perderán entorno a 650,000 empleos.

Estas cifras son genéricas, pero lo que no es genérico es que sectores como la agricultura, la ganadería, los pequeños y medianos negocios de los municipios sufrían de manera directa la entrada de las empresas norteamericanas en un mercado local y sin limitación alguna.

La pérdida de empleo en estos sectores no será absorbida por aquellos que se benefician del TTIP ya que al contrario del paradigma neoliberal y como nos esta demostrando la actual crisis económica, los sectores que se expanden durante una crisis son incapaces de absorber la destrucción empleo. Recordemos como llegamos en cifras oficiales en España al 27% de desempleo y que probablemente hoy en día sea aún mayor, si no fuera por la emigración de los jóvenes, el retorno de extranjeros a sus países y el cocinado de datos por parte del gobierno.

La propia Comisión Europea reconoce que la creación de empleo del TTIP es de 7/1000 muy inferior a la generación natural del mercado laboral que es de 37/1000.


Otra característica del TTIP es que se basa en la oferta y en en la demanda, por lo que desde un primer momento el modelo falla. Este fallo inicial se intenta compensar mediante la reducción de los costes laborales, os salarios con el fin de mejorar la competitividad de los productos de exportación.


¿Destrucción de las explotaciones agrícolas familiares?

El modelo productivo agrícola que existe en España y en Europa se basa en explotaciones pequeñas y familiares, mientras que en Estados Unidos lo que prima son las explotaciones agrícolas de gran tamaño y concentradas en unas pocas manos.

Sirva como ejemplo que en Europa existen 13 millones de explotaciones agrícolas, mientras que en Estados Unidos tan sólo son 2 millones y con una extensión media de 50 Hectáreas .

Creo que es evidente que si se firma el TTIP, Europa y España en concreta será la gran perdedora en el sector agrícola viendo desaparecer miles de pequeñas explotaciones y agravando la despoblación del campo español.
¿Desaparición de la pequeñas y medianas explotaciones ganaderas?

En el caso de las explotaciones ganaderas sucedería lo mismo que en las explotaciones agrarias y añadiríamos que además los norteamericanos jugarían con las cartas marcadas.

Este sector se verá especialmente castigado una vez más como ya sucedió cuando España entró en la Unión Europea y nuevamente será castigado si se firma el TTIP.

No sólo influirá el tamaño de las explotaciones, sino que los ganaderos españoles jugarán con desventaja a la hora de aplicar normativas en uno u otro lado del atlántico.

En el sector de la carne, como ya estamos comprobando con Canadá, a la hora de aplicar lo que la Comisión Europea denomina “Reconocimiento Normativo Mutuo” permite importar carne canadiense a la que se le administrado hormonas, promotores del crecimiento, etc, substancias prohibidas en la Unión Europea, con la única limitación que en los 90 días anteriores al sacrificio de la res, no se le suministren hormonas del crecimiento.

Esta realidad, nos muestra que los ganaderos de carne no podrán competir con los norteamericanos simplemente porque juegan en dos campos distintas, con distintas normas.

Esta diferencia de normativa es aplicable también al sector de la leche, ya que los americanos utilizan hormonas como la Somatropina para el aumento artificial de la producción de leche y que en Europa están prohibidas.

En el caso de la ganadería, la Comisión Europea en vez de buscar que los norteamericanos utilicen los altos estándares de la Unión Europea que priman la protección a la salud humana y animal, miran hacia otro lado y crean un campo de juego donde los ganaderos españoles no podrán ganar nunca y verán reducido su sector a meramente testimonial.

¿Impacto negativo del TTIP sobre la salud humana?

No quiero alargarme en los diversos puntos y dejo a los lectores investiguen sobre las diferencias entre el numero de plaguicidas o substancias químicas que están permitidas en Estados Unidos, mientras que en Europa están prohibidas debido a sus efectos cancerígenos, etc y de como el nivel de trazas de dichas substancias en los alimentos son en su mayoría consideradas tóxicas en Europa.

Tan sólo voy a poner un ejemplo sobre el impacto sobre la salud humana del TTIP y es en referencia al uso de antibióticos de engorde en en la ganadería.

Desde el año 2006 se prohibió en Europa el uso de antibióticos para engorde y crecimiento de animales para combatir la resistencia que los humanos hemos adquirido como consecuencia del uso masivo de antibióticos a través de la ingestión para nuestra alimentación de dichos animales.

Para que nos hagamos una idea de las consecuencias del uso de antibióticos de engorde en los animale usados para la alimentación, al año, en Europa mueren 25,000 personas por resistencia a los antibióticos y supone un gasto anual de 1,500 millones de euros.

Si se firma el TTIP y como ya hemos visto, el sector ganadero y agropecuario en España en general se reduce substancialmente, la predominancia de los productos traídos de Estados Unidos a los que se les aplicará “el Principio de Reconocimiento Mutuo” llenaran nuestros supermercados y provocaran de nuevo en las generaciones nacidas después 2006 y libres del problema de la intolerancia a los antibióticos, dicha intolerancia volviendo a las tasas actuales de mortalidad que podrían haberse evitado.

¿El TTIP cederá definitivamente los servicios públicos municipales y autonómicos a las empresas privadas?
Los servicios públicos pagados con el dinero de todos los ciudadanos y que han permitido a los municipios mejorar la calidad de vida de sus vecinos, si se aprueba el TTIP hará que aquellos que hayan sido privatizados no puedan nunca volver a ser públicos de tal manera que una vez pagados con el dinero de todos, serán las empresas privadas las que se beneficien y los vecinos los que paguemos el sobrecoste de dichos servicios a través de los impuestos.

Sólo pondré un ejemplo que acaba de suceder en Cantabria con el Hospital de Referencia Marques de Valdecilla. Estoy seguro que cada uno de los que lean este artículo encontraran un ejemplo en su municipio o Comunidad Autónoma.

El Hospital Valdecilla ha sido reconstruido íntegramente, por lo que es un hospital nuevo y cuyo coste final ha sido de algo más de 400 millones de euros.

La obra del Hospital fue presupuestada en un principio en 205 millones de euros y la obra debería haber terminado en 2007, pero como es habitual en este país, la obra ha costado el doble y se ha inaugurado en el año 2015.

El dinero público gastado en la obra ha sido de 300 millones de euros, no queriendo el actual gobierno aportar los últimos 100 millones. La consecuencia de esto es que el gobierno autonómico del mismo signo que el central, llegó a un acuerdo con FCC que a cambio de esos 100 millones de euros, la constructora gestionaría los servicios “no sanitarios” durante los próximo 20 años y por un importe a pagar por parte del gobierno de Cantabria de 900 millones de euros.

Como se puede ver, si realizamos un calculo en vasto, los cántabros pagaran con sus impuestos el equivalente a otro hospital de Valdecilla a FCC y además, si el TTIP se aprueba, nunca se recuperaran la gestión pública de dichos servicios, engordando aún más si cabe los beneficios de esta constructora.

Conclusión

Espero que este artículo ayude a comprender el autentico alcance del voto en estas elecciones municipales y autonómicas y que tengan presente que el PP, Ciudadanos, UPyD, PNV, CIU son partidos favorables a la firma del TTIP y que el PSOE mantiene una posición poco clara y que depende de donde sople el viento.

Desde Economía Ciudadana promovemos que se vote, pero a aquellas formaciones que no esten a favor del TTIP, de la corrupción y que permitan un desarrollo de la economía real y una defensa de os derechos y libertades de los ciudadanos españoles.

VOTA PERO VOTA A OTROS


Como añadido, os dejo el último programa grabado en Radio Gramsci y que amplía la información sobre la inseguridad jurídica en España.

 
Top