Aunque resulte casi anecdótico comentar la aprobación del “RDL de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo indebidas”, gracias a la abstención de los parlamentarios socialista, debo hacer una mínima referencia a lo ocurrido en la Sesión Plenaria del pasado martes, del Congreso de los Diputados, ya que el Grupo socialista perdió una ocasión de oro, para demostrar que las acusaciones de mantener un doble discurso, ya no su línea de actuación.

Tan sólo tenían que haber hecho una cosa, rechazar el RDL y tramitarlo como proyecto de Ley, fórmula que al menos permitiría la presentación de enmiendas y un debate en profundidad del mismo.

En primer lugar, comentar la penosa y decepcionante intervención de Margarita Robles, parlamentaria del PSOE que supuestamente se rebelaba contra la estructura del partido votando en contra de la investidura de Rajoy, pero que en su discurso para justificar la abstención del PSOE, en defensa/no defensa del RDL, ha caído en errores, contradicciones y en argumentos fuera de lugar.

El error más garrafal de su discurso, en el aspecto jurídico, fue al afirmar que el PSOE hará un control exhaustivo de la Ley 1/2013, control que no parece tan exhaustivo ya que la jueza Margarita Robles parece no conocer que la “Disposición adicional cuarta” ha sido declarada opuesta a la Directiva 93/13 y como consecuencia de ello queda derogada y sin efecto alguno en los procesos de ejecución hipotecaria.

Si este es el control en defensa de los consumidores que va a hacer el PSOE, mejor que no hagan nada, que ni se muevan.

En segundo lugar, no parece muy adecuado utilizar el discurso del miedo y la contradicción, para justificar la abstención. Me explico, Robles por un lado afirma que el RDL necesita muchas mejoras, mejoras que se podían haber conseguido si el RDL se hubiera tramitado como Proyecto de Ley.

Por otro lado, Robles defiende que el RDL respeta “la Tutela Judicial Efectiva”, pero envía un aviso claro a los consumidores, las demandas en los juzgados son largas y además, los abogados que defiendan al consumidor, pueden cobrarles de más, quedándose además de las costas judiciales, con los intereses. Este mensaje de desconfianza hacia los abogados y los jueces, lo que pretende es crear un miedo en los consumidores, con el único fin de que acepten el mecanismo extrajudicial engendrado por el gobierno  y que de momento, sólo parece ser beneficioso para la banca, eximiéndola de toda responsabilidad y protegiéndola mediante la amenaza de las costas judiciales.

La desventaja de la doble moral es que tiene un recorrido muy corto, si Robles y los diputados del PSOE realmente hubieran querido defender a los consumidores hubieran votado en contra del RDL, pudiendo mejorar como Ley todos aquellos aspectos en los que están en contra o creen que pueden ser mejorados. Por desgracia, parece que prima más la sumisión de los parlamentarios del PSOE con el objetivo de ganar tiempo para resolver sus problemas internos, que la defensa progresista de los intereses de los ciudadanos.

El discurso de los congresistas del PSOE es de una doble moral que seguramente provocará entre sus militantes una vergüenza difícil en muchos casos de ocultar.

En cuanto al resto de formaciones políticas, nada especial que comentar, Ciudadanos intenta hacernos creer que la realidad es un espejismo y que los espejismos de su discurso son realidad. El gobierno repitiendo el mismo discurso que dieron el día que anunciaron la promulgación del RDL y el resto de los votos favorables, diciendo Si, pero no en algunas cosas.

Un último hecho anecdótico de la votación, si vemos los documentos que se incluyen al final de este artículo, nos daremos cuenta que votaron en contra del RDL 88 diputados, mientras que los votos a favor de tramitar como Proyecto de Ley, fueron 89. La diferencia se explica, por lo menos creo que es la explicación, por un error en el voto telemático del que fuera ministro del interior, Fernández Díaz, ya que voto “Sí” al RDL y también voto “Sí” al Proyecto de Ley, lo cual es una contradicción.

Probablemente, Fernández Díaz, tan acostumbrado a decir SI a todo lo que le ordenan desde Génova, hace que la inercia de esta costumbre persista en las votaciones y tienda a identificar RDL y Ley como una propuesta del Gobierno.

Dos recomendaciones a Fernández Díaz, primera, que se entere sobre lo que va a votar y segunda, que pida un cursillo de reciclaje para el uso del voto telemático.

Para aquellos que quieran escuchar individualmente las intervenciones de los diferentes portavoces de los grupos parlamentarios, pueden hacerlo pinchando en los nombres que aparecen debajo de este párrafo.








 
Top