Este artículo pretende recopilar la documentación que prueba la traición del socialismo europeo y en concreto del español a la ciudadanía y a los principios mínimos de su supuesto compromiso social y de defensa de las libertades e instituciones que sustentan la democracia.

Este es el vídeo de que muestra la vergüenza del debate sobre la enmienda 117 y que he subido a mi canal para evitar que desaparezca con el paso del tiempo y que quede constancia vissual de la traición socialista.



Esta traición se sustancia el día 8 de julio de 2015, que será recordado por convertirse en el momento exacto en que el modelo de Democracia Europea y los valores que supuestamente defiende comenzaron a diluirse, gracias a la aprobación en el Parlamento Europeo de la enmienda “117-A” como parte de la “Propuesta Lange” que recomienda la inclusión en el TTIP de una versión edulcorada del Mecanismo de Defensa del Inversor, más conocido como ISDS y que supondrá la sumisión del poder legislativo y judicial a los intereses corporativos.



La aprobación de la enmienda 117 elimina las ya de por si pocas cortapisas de la Comisión Europea, colaboradora necesaria y mano ejecutiva de los auténticos culpables de convertir a nuestra Democracia en una cascara vacía de contenido, el Consejo Europeo.

Esta clara connivencia entre el poder ejecutivo y el corporativo, me lleva a no incluirlo junto a los otros dos pilares esenciales de una democracia que se verán sometidos por las corporaciones mediante el uso del ISDS, en estos momentos, el poder ejecutivo ya es parte del poder corporativo.

Creo que intentar presentar la gravedad de lo ocurrido en la Sesión Plenaria del Parlamento Europeo de manera poco clara, el único efecto que puede provocar en el lector es de confusión y permitir que el cinismo de una parte de la actual clase política continúe vertiendo falsedades con el único objetivo de encubrir a quien representan realmente y no es precisamente a los ciudadanos que son una molestia administrativa necesaria, sino a las grandes corporaciones, que incluyen a los culpables de la actual crisis humanitaria, los bancos y los grandes fondos de inversión.

Sinceramente, la aprobación de la enmienda 117 de la propuesta Lange, era prácticamente un hecho. Escuchando lo que se denominó “Debate sobre el TTIP” en la jornada del día anterior del Pleno del Parlamento Europeo  y que consistió en muchos caso en meros manifiestos autistas, que no pretendían debatir con sus opuestos, sino presentar a sus feligreses o bien una defensa cargada de argumentos de valor o como en el caso de los socialistas, contentar tanto a las corporaciones, al mismo tiempo de enviar un falso mensaje a sus votantes en un intento de transmitir que mantendrían como eje de su voto, los valores “socialistas” de defensa de lo público y de la ciudadanía.

Nuevamente, los socialistas españoles y europeos han traicionado y mentido a sus votantes, prometiendo una cosa y haciendo la contraria. Prometieron que no se incorporaría el ISDS en el TTIP y todos los socialistas españoles, con la excepción de Clara Eugenia Aguilera García que corrigió su voto y se abstuvo de votar a favor del ISDS.

Es especialmente vergonzante el caso de la Socialista Inmaculada Rodríguez-Piñero quien defendía la economía de mercado, llamada por loa antiguos socialistas “capitalismo”, como único motor de creación de empleo y riqueza gracias que permite con las correcciones “que los socialistas promueven en el TTIP” una redistribución de dicha riqueza.

Esta absurda afirmación, nace del mito alimentado por las corporaciones, que de los beneficios de las grandes corporaciones siempre caen unas migajas a los estratos inferiores de la sociedad que conforman la mayoría de la población.

Como podemos ver en Grecia, donde el 10% de la población, posee el 56% de la riqueza total, esas gotas de riqueza han generado un 60% de paro juvenil, una pérdida del 26% del PIB y un estado de emergencia social que hace que uno de cada tres menores se encuentre en riesgo severo de exclusión social.

Estas gotas de riqueza también son visibles en esta España de camareros, en la que uno de cada cuatro menores se encuentra en riesgo de exclusión social y mientras se nos cuenta que creceremos un 4% sobre el PIB, continuamos con más del 50% de los jóvenes en paro y  en términos totales entorno al 24%.

La segunda lindeza que nos regala la Sra Rodríguez-Piñero (me parece importante que su apellido sea compuesto) es que la cooperación regulatoria será un una ventaja para las pequeñas y medianas empresas cuando esto es completamente falso.

Las PYMES se verán acorraladas por una normativa regulatoria hecha a medida de las grandes corporaciones que les permitirá acceder a todos los sectores de la vida económica con  una posición de ventaja que dificultará aún más a las PYMES simplemente el acceso a los mercados nacionales tradicionales y obligaran a modificaciones en su producción que en la mayoría de los casos debido a los altos costes de adaptación convertirán en inaccesible el mercado norteamericanos.

La afirmación de Rodríguez-Piñero es simplemente falsa y traiciona el ideal de respeto a los Derechos Humanos por parte de los socialistas españoles, ya que la inclusión del ISDS, ya sea en su modo actual o la versión edulcorada de la Propuesta de Lange, supone igualar el Tribunal de Arbitraje bajo ISDS al mismo nivel jurídico al Tribunal Internacional de Derechos Humanos. De tal manera que tendrá la misma consideración jurídica las dificultades de una empresa a la hora de introducir un pantalón tejano, que las torturas, persecución y asesinatos políticos. Esto es simplemente una aberración.

Tampoco hay que olvidar que la introducción del ISDS en el TTIP supone detracción del contenido del poder judicial nacional y europeo, lo que supone la destrucción de unos de los pilares  esenciales de una democracia. Sin restar el papel de contrapeso que ejerce frente al poder legislativo y ejecutivo.

Por último remarcar, la infantil afirmación sobre que esta propuesta exigirá a los norteamericanos que respeten los derechos medioambientales y laborales pidiéndoles que firmen los cinco convenios fundamentales de la OIT que hasta ahora se han negado a refrendar. 

La verdad es que no se si reírme o llorar, en cualquier caso, los norteamericanos ya han hecho pública su posición sobre el ISDS afirmando que no están dispuestos a aceptar en el TTIP estos tribunales edulcorados y sobre los convenios de la OIT, no necesitan decir nada, porque es evidente que no tienen la menor intención de firmarlos.



  
En el lado contrario de la supuesta socialista, miembro del PSOE Rodríguez-Piñero nos encontramos con una Lola Sánchez quien intento durante el minuto de su intervención, argumentar contra los supuestos beneficios del TTIP utilizando como base el estudio de Capaldo  



No quiero terminar este artículo de denuncia sobre la posición claramente favorable de los socialistas españoles y parte de los europeos sobre el Mecanismo de Defensa del Inversor bajo normativa ISDS en el TTIP, sin desmontar definitivamente algunos de los argumentos utilizados por lo socialistas para negar su compromiso con el ISDS y con las grandes corporaciones.

Dicho compromiso en defensa de las grandes corporaciones, hace que no existan diferencias substanciales entre socialistas y conservadores, por lo que "la Gran Coalición" actúa como un rodillo en el Parlamento Europeo que obstruye o elimina cualquier peligro que impida la dilución progresiva de la Democracia  en favor del poder corporativo.

Lo primero que han hecho desde el PSOE es negar la mayor afirmando que la enmienda 117 suponía la eliminación de los tribunales de arbitraje privado, sustituyéndose por tribunales públicos y que suponían la eliminación del Mecanismo ISDS. Esta afirmación es absolutamente falsa.

Si bien es cierto que hasta este momento, el ISDS se aplica en tribunales de arbitraje privados, también es cierto que la mera sustitución de los tribunales de arbitraje privados, por públicos no supone dejar de aplicar el ISDS  ya que este mecanismo es un conjunto de normas que se aplican a la hora de dirimir un conflicto entre un Estado y un Inversor extranjero por lo que el hecho de aplicarlas en un tribunal de arbitraje público no cambian los efectos perversos del ISDS.

De esta manera queda desmontado el argumento esencial de los socialistas según el cual, la enmienda 117 elimina el ISDS  ya que nada tiene que ver el marco de aplicación, con el uso de la normativa ISDS que se mantiene incólume.

Si los socialistas hubieran querido eliminar la normativa ISDS dentro del TTIP hubieran aprobado la enmienda 40, donde al mismo tiempo que tiene presente la necesidad de defender a los inversores extranjeros frente a posibles discriminaciones, también considera que la legislación de los países de la Unión Europea y Estados Unidos es más que suficiente para garantizar la seguridad jurídica de las inversiones extranjeras.


Con el fin de evitar que la enmienda 40 fuera votada y por lo tanto quedara al descubierto el apoyo sin fisuras al ISDS por parte de los socialistas, se llegó a la manipulación descarada del Reglamento del Parlamento Europeo por parte del Presidente socialista del Parlamento Sr Martín Schulz votando en primer lugar la enmienda 117 para hacer decaer la enmienda 40.

Segunda aclaración sobre el ISDS; este mecanismo como ya hemos visto es conjunto de normas, pero a diferencia de las normativas jurídicas de los países de la  UE o de Estados Unidos que nacen de iniciativas legislativas que son votadas en cada uno de los parlamentos y que por lo tanto obtienen la legitimidad necesaria para ser aplicadas dentro de un marco democrático.

El ISDS nace de una organización no democrática como es el Banco Mundial y por lo tanto dichas normas carecen de la necesaria legitimidad democrática que otorgan los parlamentos elegidos democraticamente.

En definitiva, se intenta imponer una normativa jurídica ISDS decidida fuera del marco democrático de un parlamento y sin ningún control por parte de la ciudadanía. O dicho de otra manera, se intenta aplicar una normativa jurídica redactada bajo la perspectiva única de las grandes corporaciones internacionales, incluidos los bancos y fondos de inversión principales culpables de la crisis económica.

Para completar el artículo, os dejo una parte del programa de Radio Gramsci titulado" Ni social ni demócrata, la izquierda anti-politica y el imperio del mal" en la que intento explicar de forma breve en que consiste el ISDS.




 
Top