OXI NO GRECIA
OXI NO GRECIA


La actual situación posición del gobierno griego negociando unas condiciones de pago de la deuda pública frente al BCE, FMI, Bancos Centrales Europeos y Gobiernos nacionales, lo menos indignas posibles, ha generado un movimiento defensivo por parte de Grecia convocando un referéndum  y de enrocamiento por  parte de los acreedores institucionales que parece abocarnos a analizar la situación de manera profunda y desechando los análisis manipulados de los medios de comunicación de masas, de las instituciones supranacionales o de los representantes de los gobiernos europeos que mueven la boca al dictado del sistema financiero.

Resulta increíble, a la vez de decepcionante, que después de ocho años de crisis económica sistémica y del afloramiento de las razones reales de dicha crisis, gobiernos como el de España o el FMI, junto a sus palmeros de los medios de comunicación de masas mantengan el mismo discurso que en 2008 y culpen o bien a los ciudadanos de vivir por encima de sus posibilidades o como es el caso de Grecia, culpar al gasto público o a la mala gestión de los políticos griegos (apoyados por los gobiernos europeos) de la deuda impagable que acumulan los estados europeos del sur, expuestos al escarnio público y los del norte, oculto bajo el manto del Banco Central Europeo, la Unión Europea y el FMI.

En esta especie de embudo que se encuentran las negociaciones entre Grecia y “las instituciones que han avalado” los rescates llegan al absurdo en sus exigencias buscando el impago con el único objetivo de obligar al actual gobierno griego a convocar elecciones para que un partido sumiso vuelva al poder, permitiendo “de  momento) mantener la ficción  de la deuda y evitar por todos los medios que la opinión pública conozca en profundidad el fracasado modelo económico fiduciario, orgullo de los neoliberales.

Por lo tanto, la primera conclusión evidente, es era casi imposible que las negociaciones entre Grecia y las instituciones que han avalado los rescates pudieran llegar a un acuerdo, ya que este dependía de la sumisión absoluta del actual gobierno o en su defecto de un cambio de poder.

He querido remarcar en negrita, “instituciones que han avalado” porque es imprescindible aclarar, que la Unión Europea o el FMI NO HAN APORTADO DINERO EN EFECTIVO, SINO AVALES DE RESPALDO A LAS EMISIONES DE DEUDA PUBLICA POR PARTE DEL ESTADO GRIEGO O PARE SER UTILIZADOS POR LOS BANCOS PRIVADOS GRIEGOS CON EL FIN DE OBTENER LIQUIDEZ DEL BANCO CENTRAL EUROPEO. Por lo tanto es falso que Grecia deba dinero a España o a cualquier otro país o institución, ya que España no ha aportado ni un céntimo de euro.

Lo que es cierto, es que si Grecia no paga, los prestamistas internacionales exigirán el pago del dinero a los avalistas; pero hasta que ocurra eso, no se puede hablar de impago a los socios comunitarios.
Un elemento que me ha llamado la atención en la manipulación del  mensaje a la opinión pública europea en referencia a las negociaciones europeas es el uso del término “Acreedores” reduciendo la exposición pública de instituciones como el FMI o el BCE

El uso de la palabra Acreedores intenta transmitir a la opinión pública que los prestamistas institucionales son idénticos al individual, aunque en realidad no tiene nada que ver, ya que los primeros crean dinero de la nada, mediante la generación de deuda y bajo la promesa de un pago futuro, los segundos utilizan el dinero efectivo procedente de la economía real.

Al igual que sucede con la creación del dinero por parte de los bancos, sólo cuando Grecia pide el rescate es cuando se crea dinero que antes no existía.

Mientras que los “acreedores” crean dinero de la nada, los deudores, devuelven el dinero, más los intereses de lo obtenido en la economía real. Esta creación de dinero mediante la deuda, ahoga la economía real, evitando la distribución de la riqueza a través de la inversión y los ingresos salariales, generando un efecto de acumulación de riqueza entre las elites internacionales.

Este sistema fiduciario tal y como se regula en este momento, es muy similar al timo de la estampita, sólo que los “timadores” son el BCE como colaborador necesario y el sistema financiero como generador de la “estafa” (presuntamente).

La mecánica de la generación de deuda “de la nada” ya nos permite intuir que parte de la deuda griega, al igual que la de otros muchos países, es artificial y por lo tanto ilegítima.

Una segunda conclusión sería que los ciudadanos griegos y en general europeos, no tienen ninguna culpa del estallido de la crisis económica. Los verdaderos culpables son la banca y los fondos de inversión con el beneplácito de los Bancos Centrales y la connivencia de los políticos.

Otro elemento central en la crisis griega y de los países del sur de Europa es Alemania, el supuesto gran perjudicado por el futuro posible impago  de Grecia.

Desde mi punto de vista, Alemania es la gran beneficiada de la crisis griega y de la estructura ad hoc de la Unión Europea.

En primer lugar, Alemania está financiando su deuda con intereses negativos ya que ha conseguido gracias al modelo económico del Euro, que los inversores internacionales la consideren un valor refugio.

Cada crisis del sur de Europa hace que la deuda Alamana cada vez tenga que pagar menos intereses.
En segundo lugar, el modelo de crecimiento impuesto por Alemania a la Unión Europea mediante la reducción de valor de los ingresos laborales y una apuesta única por las exportaciones ha supuesto la desindustrialización del sur de Europa, evitando una competencia in terna y directa sobre productos con alto valor añadido y como consecuencia de ello economía débiles, basadas el en sectores de bajo valor añadido y por lo tanto excesivamente expuestas a los vaivenes de los mercados.

El caso de Grecia es evidente y se refleja en el aumento de la deuda pública desde 2.005, 100% del PIB, hasta la actualidad que ronda un 178% sobre el PIB. Mientras que el crecimiento del PIB ha sido inversamente proporcional, reduciéndose un 26%.

Si tomamos como referencia el 2005, hasta el cierre de 2014, observamos que mientras Alemania ha aumentado en 600.000 millones de euros su PIB, en Grecia desde su punto máximo, ha perdido 60.000 millones de euros.

Un dato curioso que no quiero dejar de pasar por alto y creo que puede darnos pistas sobre la economía griega y alemana. En 2005 la deuda pública per cápita en Alemania era 18.637 euros, en Grecia de 18.000 euros. Cada ciudadano alemán debía 637 euros más que los ciudadanos griegos.

En 2014 la deuda per cápita alemana es de 26.294 euros y la griega es de 28.867 euros, los griegos deben 2573 euros más por habitante que los alemanes, tan sólo un 10% más que resulta asombroso cuando se supone que la potencia de la economía alemana es muy superior a la de la griega. Lo dejo ahí para que cada uno saque sus propias conclusiones.

En tercer lugar, ¿quién está rescatando a quién? Lo que nos transmiten los medios de comunicación es que la política económica alemana es la correcta y que los griegos son los “malos”, pero a veces, las cosas no son como parecen, ni las oportunidades se reparten de la misma manera.

El gobierno griego en 2014, ha adquirido compromisos para respaldar a la banca griega por valor de 39.809 millones de euros y se le ha obligado a garantizar estos compromisos por un valor de 51.110 millones de euros, superior al valor de respaldo a los bancos y esto sin contar los avales e instrumentos financieros de respaldo al sistema financiero del gobierno y que sumaron en 2014 la friolera de 17.381 millones de euros.

Ahora comparemos los mismo conceptos en el caso de la “supuesta víctima” y excelente gestora de su economía, Alemania. Los compromisos de respaldo del gobierno alemán s u banca fueron en 2014 de 238.471 millones de euros, mientras que las garantías exigidas fueron de 22.574 millones de euros. 
Con respaldo seis veces superior a la banca alemana con respecto a Grecia por parte del gobierno alemán, los depósitos exigidos como garantía son menores en un 50% de los exigidos a Grecia.

La pregunta sería, si Alemania que ha rescatado a toda su banca sin control alguno y gracias a destruir el tejido productivo de los países del sur de Europa y a un bajo coste de financiación de los inversores por ser considerado una inversión refugio, sufriera como consecuencia de la rebelión griega un desequilibrio económica ¿quién la rescataría?

Alemania es un gigante con los pies de barro y que en 2014 necesitó apoyar con avales e instrumentos financieros a su banca por un monto de 208.303 millones de euros, que sumado al resto de ayudas supone un 25% del PIB, me lleva a pensar que realmente los que vivieron por encima de sus posibilidades, no fueron los griegos, sino Alemania.

Por último y no menos importante, los rescates a Grecia han sido gestionados por un seudoparaguas llamado la Troika  que no sólo carece de entidad jurídica alguna y falta de legitimidad, sino que ha incumplido la legislación europea de forma sistemática, por lo que la mayoría de sus actos podrían ser considerados como ilegales dentro del marco jurídico de la Unión Europea y por lo tanto inválidos y sin efecto.

Recomiendo a los lectores que le dediquen unos minutos al vídeo que incluyo debajo que les aclarará meridianamente porque mantengo la ilegalidad de las medias tomadas por la UE y la Troika como consecuencia de los rescates y de las medidas de austeridad que han provocado que de manera sistemática y consciente los gobiernos hayan incumplido el Derecho Comunitario.




Para finalizar este articulo incluyo mi última colaboración en Radio Gramsci en un programa titulado “No al terrorismo financiero de la UE” junto a Davis Serquera y Antonio Muñoz Ballesta, donde se añaden más argumentos y datos sobre la situación en Grecia. 




Otros artículos sobre Grecia de interés en este blog:

"Varoufakis a través del espejo"

"El dilema de Grecia “Camina o Revienta”

"El Rescate Financiero de la Banca Alemana y el próximo estallido de la burbuja de la “Deuda Soberana”

"Las seis vergüenzas sobre Grecia que nunca le contará el economista Daniel Lacalle/Llamas"

"¿Se acerca un nuevo Colapso de la economía mundial en 2015?"
 
Top