Votación sobre el debate del TTIP en el Parlamento Europeo

El TTIP en las últimas 24 horas se ha convertido para el Grupo Socialista Europeo en un elemento de crisis interna que rompe de manera excepcional, el férreo control que ejerce la dirección socialista europea sobre sus diputados y que les ha permitido hasta este momento el uso de un doble lenguaje. Por un lado los sonidos de sus portavoces tanto en el Parlamento Europeo, como en las diferentes Comisiones, aboga  por una Europa social, donde los derechos sociales, laborales y medioambientales deben prevalecer por encima de los intereses comerciales y por otro lado, la realidad de las votaciones, nos indican todo lo contrario, votando de espaldas a la ciudadanía en favor de los intereses de las grandes corporaciones junto al Grupo Popular de la Eurocámara.


Lo que ha ocurrido hoy en la Sesión Plenaria del Parlamento Europeo dentro del Grupo Socialista, no es más que la consecuencia de las continuas contradicciones ideológicas a las que sus miembros se exponen de manera continuada en su actividad cotidiana dentro del Parlamento Europeo.

Esta tensión constante, subió un grado más en la Sesión Plenaria del Parlamento el martes, con la suspensión de votación de la propuesta de resolución sobre el TTIP de Bernd Lange, ante el temor de poder perder dicha votación y dar una imagen de profundo disenso dentro del Grupo Socialista y enviar una señal clara de oposición al TTIP y en concreto al Mecanismo de Defensa del Inversor ISDS a la opinión pública y al gobierno norteamericano encabezado por Obama.

Como un conjunto de fichas de dominó cayendo en cascada, hoy miércoles y como consecuencia de la decisión de ayer, Socialistas y Populares con el fin de ocultar la cada vez mayor oposición al TTIP a la opinión pública,  el Presidente del Parlamento Europeo Martin Schulz, utilizando de nuevo la acrobacia reglamentaria del artículo 152 y provocando el debate más encendido que probablemente haya existido en el Parlamento Europeo.

El agrio intercambio de opiniones entre los detractores y defensores del TTIP se puede ver en castellano en el vídeo que incluyo justo debajo.


El encendido debate en la Eurocámara sobre el TTIP y la inclusión del Mecanismo ISDS demuestra como la presión ciudadana y la cada vez mayor información sobre el TTIP ponen a algunos parlamentarios socialistas en la tesitura de oponerse al Tratado o se continuar traicionando a sus votantes y con ello verse abocados a una futura desaparición como ha ocurrido con el partido Socialista griego.

La argumentación utilizada por quienes apoyaban   que no se debatiera sobre el TTIP se basaba en que carecía de lógica agotar el debate parlamentario sobre el TTIP este asunto en la sesión de hoy e impidiendo dicho debate cuando se presentará de nuevo la Resolución de Lange. Esta justificación infantil, lo que demuestra, es el temor de la Gran Coalición, Socialistas y Populares a que se abra un debate público en los medios de comunicación de masas sobre el TTIP, que les obligue por la presión ciudadana a sacar de las sombras el proceso opaco de negociación del TTIP y la luz de la transparencia impida su aprobación como ya ocurrió con al ACTA.

Para las corporaciones y para sus representantes en el Parlamento Europeo es esencial que el proceso negociador del TTIP continué siendo opaco y se evite poder conocer el autentico alcance del Tratado en la vida cotidiana de la ciudadanía. 

El acceso a los documentos del TTIP, mostraría que todos los temores de los opositores del mismo en lo relativo a la pérdida de derechos sociales, laborales, medioambientales, no sólo no son parte de una teoría conspirativa, sino que son una realidad palpable.

Postponement of the debate on TTIP

Este segundo vídeo se ve la votación para posponer el debate público sobre el TTIP y que fue pospuestro por tan solo dos cotos de diferencia.



El tercer vídeo, asistimos a la rueda de prensa posterior a posponer el debate del TTIP en la Eurocámara, como una buena obra de teatro en tres actos, nos permite escuchar las poco creíbles explicaciones del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, aunque si que destacaría dos elementos de esta rueda de prensa; el primero, la obsesión con evitar mostrar a la opinión pública y a los Estados Unidos, la ruptura del consenso entorno al TTIP y la creciente oposición al mismo dentro del Parlamento Europeo y en la sociedad civil en general.

El segundo punto, se refiere a una intervención de Lange en la que de manera abierta reconoce que las aclaraciones o precisiones que quería incluir en su Resolución fue sugerida por la Asociación Empresarial Europea que se agrupa entorno al lobby "Business Europe". 

Este reconocimiento de Lange de la influencia directa sobre sus decisiones del lobby empresarial Business Europe y el desprecio a la oposición de la sociedad civil, nos muestra claramente que el Parlamento Europeo, el Grupo Popular, el Liberal y los Socialistas no actúan como representantes de la soberanía ciudadana que les ha elegido para defender sus intereses, sino en favor de las grandes corporaciones que mueven sus hilos en los despachos del Parlamento y no en las sesiones plenarias, que es donde se deben tomar decisiones que afectan a la vida de los ciudadanos europeos.




El TTIP, es sin lugar a dudas el espacio de debate y decisión que determinará si queremos destruir todos los avances sociales, medioambientales y laborales conseguidos en Europa por lo ciudadanos, o caer en manos de las corporaciones y de su neoliberalismo subsidiado con os impuestos de los ciudadanos que promete ser "la última esperanza" para salir de la crisis sistémica económica (por cierta, provocada por los mismos que nos prometen la salvación) en la que esta Europa, a cambio de ceder el poder a las corporaciones y disolver las democracias europeas. 

En definitiva, como Judas, tendremos que elegir entre las 30 monedas de plata del TTIP o la libertad y la democracia que tanto le ha costado conseguir a la ciudadanía europea.

 
Top